Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Takeshi Tabuchi: el biólogo es subestimado en el Perú, pero es imprescindible frente al coronavirus
martes, 5 de mayo de 2020 | 10:33 AM
Takeshi Tabuchi: el biólogo es subestimado en el Perú, pero es imprescindible frente al coronavirus

Por: Milagros Tsukayama

Una de las varias competencias de los biólogos es el desarrollo y aplicación de pruebas moleculares, hoy esenciales para el diagnóstico del COVID-19. Pese a su importancia, la carrera de biología ha sido subvalorada en el Perú y muchos talentos han encontrado mejores condiciones para crecer profesionalmente en el extranjero. Este ha sido el caso de Takeshi Tabuchi Yagui, biólogo, genetista y biotecnólogo nikkei, quien conversó con Perú Shimpo sobre su experiencia como doctorando en Okinawa y cómo le ha afectado el actual estado de emergencia en Japón.

¿Podrías contarnos sobre tu experiencia académica?

Soy bachiller en Genética y Biotecnología por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Fui parte del laboratorio de Microbiología y Biotecnología Microbiana de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UNMSM, en donde desarrollé mi tesis de titulación y trabajé en simultáneo en un proyecto de investigación financiado por el FINCyT/CONCYTEC (Fondo para la Innovación, la Ciencia y la Tecnología/Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica).

Tras graduarme, viajé a Okinawa para realizar una pasantía en la unidad de Microbiología y Bioquímica de Metabolitos Secundarios del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa (OIST, por sus siglas en inglés), en donde posteriormente me desempeñé como técnico de investigación por 2 años. En la actualidad, estoy haciendo un doctorado (PhD) en biología molecular y biología sintética en la unidad de Química e Ingeniería de Ácidos Nucleicos de dicha casa de estudios. Por ahora, tengo 2 publicaciones en revistas indexadas: como primer autor en la Revista Peruana de Biología (2015) y como coautor en el ACS (American Chemical Society) Chemical Biology (2019).

¿Qué te motivó a viajar a Okinawa? 

Llegué a Okinawa en el 2014 para hacer una pasantía en OIST y ahora estoy haciendo mi PhD ahí. 

Cuando estabas en Perú, ¿mantenías vínculos con tus orígenes?

Por parte de madre, soy de Nakagusuku-son y por parte de padre, de Ehime-ken y Hiroshima-ken. Aunque mi participación ha sido bastante limitada en el kenjinkai y sonjinkai cuando vivía en Perú, fui miembro de diversos grupos musicales relacionados a Okinawa como K-chiashi, Okinawa Champuru y Akisamiyo. También, participé activamente en los movimientos juveniles de AOP y ocasionalmente de APJ.

Sobre la carrera de biología, ¿cómo es vista en el Perú?

La carrera de biología en general está infravalorada en el Perú. Si a eso le sumas el gran atraso tecnológico que tiene en comparación con países más desarrollados, es complicado desenvolverse como científico investigador en el Perú. Afortunadamente, en tiempos recientes, se ha visto un aumento de los incentivos a la investigación por parte de organismos gubernamentales como el CONCYTEC. Por otro lado, un problema que tenemos los biólogos en el Perú es ser relegados constantemente y desplazados de los puestos por profesionales de otras áreas, cuando en realidad, estos deberían ser ocupados por biólogos debido a nuestra especialidad y expertise. 

Frente a esta pandemia que requiere más profesionales en salud, ¿cuál es la importancia de los biólogos?

Hace poco, por ejemplo, se abrieron de emergencia algunas plazas en el Ministerio de Salud (MINSA) por la reciente pandemia del COVID-19, pero sólo se convocaron a médicos, enfermeras, tecnólogos médicos y químico-farmacéuticos, a pesar de que las famosas pruebas moleculares o PCR para detectar el nuevo coronavirus son, de hecho, especialidad de los biólogos moleculares. En situaciones como esta pandemia, la labor del biólogo es de vital importancia. La mayoría de los estudios relacionados al nuevo coronavirus (su estructura, su genoma, los modelos de infección, etc.), así como los proyectos destinados a la creación de las diversas pruebas de detección, descubrimiento de nuevos fármacos y el desarrollo de vacunas, han sido y están siendo realizados principalmente por biólogos y bioquímicos.

¿Cómo tu localidad vive el estado de emergencia que rige en todo Japón desde el 16 de abril?

Yo vivo dentro del campus del OIST, ubicado en Onna-son, que está aislado de la ciudad. Acá se nos ha indicado que nos quedemos en casa.

¿Hubo cambios en tu rutina laboral?

Luego de que el primer ministro Abe Shinzo declarara el estado de emergencia nacional, OIST ha reducido las actividades dentro de las instalaciones y ha restringido el acceso. Ahora solo permite el ingreso a personal esencial, personal de proyectos relacionados al COVID-19 y de experimentos de largo plazo que requieran atención constante. El resto, estamos forzados a trabajar desde casa. El personal administrativo, los científicos teoréticos y los computacionales no han tenido muchos problemas en hacer el cambio. Pero científicos experimentales como yo, esta situación nos ha afectado mucho, ya que gran parte de nuestro trabajo consiste en realizar experimentos en el laboratorio.

¿Qué opinas sobre las medidas adoptadas por Japón en cuanto al coronavirus? 

En Japón, se han cerrado locales públicos y escuelas, así como también se han cancelado todo tipo de eventos. El estado de emergencia nacional recién se declaró a mediados de abril y, a mi parecer, esta decisión fue tomada demasiado tarde. Al igual que en otros países, se insta a mantener distanciamiento social y a quedarse en casa, pero acá no está realmente penado por ley el no acatar dichas medidas. Algo positivo es que el uso de mascarillas en público ya es de por sí una costumbre cotidiana de la población japonesa.

Debido a que no soy experto en salud pública o médico epidemiólogo, no me compete dar recomendaciones específicas. Considero que toda medida que reduzca el riesgo de contraer la enfermedad o de contagiar a otros es buena, siempre y cuando no genere otro tipo de riesgo o problema. No crean todo lo que ven en internet y las publicaciones de redes sociales y grupos de chat, que mayormente desinforman a la gente y ponen en riesgo la salud de todos al difundir información falsa. Ni mucho menos compartan información sin antes verificar que ésta sea verdadera. Debemos quedarnos en casa y seguir las recomendaciones de las autoridades competentes.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso