Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Diana Arakaki Miyashiro de Mario\'s Restaurante
«Si se trabaja como en Japón, se gana como en Japón»
sábado, 25 de mayo de 2013 | 4:24 PM
Diana Arakaki Miyashiro de Mario\\\'s Restaurante
Galeria Imagenes

Por Christian Hiyane Yzena

Ser constantes, siempre seguir adelante y tener fe en lo que haces. Esas parecen ser las máximas que han orientado siempre la vida de Diana Karina Arakaki Miyashiro (44).  Esas parecen también haber sido las bases sobre las cuales se fue armando su negocio, el restaurante \"Mario\'s\" en pleno corazón del distrito de Los Olivos.

Además las cosas nunca le fueron fáciles. Quizás la vida le puso más de un obstáculo que supo esquivar a punto de más esfuerzo y perseverancia. Lo que Mario\'s tiene, solo es el reflejo de lo que una persona puede llegar a tener si ama lo que hace. Y Diana nunca renunció a la idea del trabajo propio. Sin depender de nadie.

En Japón
En 1989, cuando trabajar en Japón estaba de moda y muchos hicieron hasta lo imposible por tentar la posibilidad de embarcarse a Tokio, Diana andaba por el año y medio de estudios de la carrera de computación e informática en Cibertec.  Para nadie era un secreto que ese instituto era lo mejor en sistemas.

Pero pudo más la idea del trabajo bien remunerado y la novedad de dejar el país, entonces sumido en una grave crisis económica y a merced de Sendero Luminoso. Así decide tentar suerte y luego de preparar todos sus documentos y sus maletas, viaja a Japón acompañada de dos de sus primas y mejores amigas de la hacienda San Agustín: Nancy y Roxana Yogui.

En junio de ese año, llegan al aeropuerto de Narita. Vivió en la zona de Ota, prefectura de Gunma. Ingresó a trabajar a la Sanyo, una enorme fábrica de ensamblaje de máquinas de aire acondicionado, que se caracterizaba por la gran población de extranjeros laborando, entre peruanos y brasileños.

«Poner mi propio negocio era lo que me motivaba a seguir adelante. Me rondaba la cabeza en todo momento. Cada vasito o juego de vidrio que veía, si me parecía simpático, la adquiría y la guardaba hasta mi regreso a Lima. Era parte de mi deseo, de mi sueño», recuerda la peruana que creció en El Porvenir, La Victoria. Después de trabajar por espacio de un año, decide mudarse a la ciudad de Ueda, en Nagano.

Otra fábrica de autopartes de automóviles le esperaba. Allí, entre el frío y la nieve, estuvo dos años. Hasta que llegó a la prefectura de Aichi y se enroló en la Okazaki, una de las empresas más conocidas de la zona. Permaneció por casi cinco años. Sin embargo, el amor tocó las puertas de su corazón. El culpable: un chico al que conoció cuando estudiaba en el Colegio La Victoria. Se llamaba Mario Moromizato.

De vuelta al Perú
Después de tres años de noviazgo, Diana decide casarse con Mario -de allí el nombre del restaurante- en Lima. Fue una ceremonia matrimonial a todo dar. Era 1994. La pareja se hace cargo de un negocio familiar, una próspera panadería en el distrito de El Agustino. Todo marchaba bien hasta que ambos decidieron tentar suerte en Panamá.

La experiencia les sirvió de mucho, aunque no fue como lo pensaron. Deciden regresar al Perú pero la panadería ya no era el negocio de ambos pues Mario lo vendió antes de viajar a Centroamérica. Optan entonces por regresar a Japón, exactamente a la ciudad de Hamamatsu. Ingresan a la Atsumi Tek, otra fábrica más de autopartes de la marca Honda.

En el 2003 Diana volvió a Lima para dar a luz a su hija Emily (10). Ya tenía a su primogénito, Yasuaki, hoy de 17 años. Pero un día después de pisar tierra peruana, una llamada desde Japón la conminaba a volver: Mario estaba internado en una clínica y a punto de ser operado inevitablemente.

Con ocho meses de gestación y asumiendo el riesgo de alguna emergencia en pleno vuelo, Diana regresa a Japón. Estuvo presente en la delicada intervención quirúrgica de su esposo y una semana después, a través de una cesárea, trae al mundo a Emily, la niña de sus ojos.

Después de todo la vida quiso que naciera en el Japón y que de alguna manera fuera la fuente de energía de Mario para seguir adelante. Ocho meses y por distintos motivos, vuelve al Perú. Esta vez a cumplir con sus sueños: el negocio administrado por ella misma.       

Sorpresas te da la vida
En el 2004, Diana se entera de un concurso por la concesión de un puesto o sanguchería en el Parque de Las Leyendas. Se hace de ella y firma un contrato de tres años. Fue en el 2006, un año antes de que venza el mismo, que abre en Los Olivos, el que vendría a ser el sueño de su vida: el restaurante Mario\'s. Cinco meses le tomó ir arreglando todo, mover vitrinas, equiparlo. Puso todas sus esperanzas en él. Invirtió con su esposo lo que trajo de Japón pero con añadidos que tenía que ver con el sistema de trabajo, nada menos.

«La responsabilidad, la puntualidad. He trabajado como si estuviese en Nihon. Con orden, porque si trabajas como Japón, vas a ganar como Japón», dice convencida. El restaurante abre sus puertas todos los días a las 8 de la mañana y no para hasta las 2:00 de la mañana del día siguiente. Tiene doce colaboradores a su mando en dos turnos.

Mario\'s fue evolucionando con el tiempo. Un año después de que abriera sus puertas, las utilidades se fueron viendo. Tampoco fue inmediato. A Diana le fue tan bien, que decidió inaugurar dos puntos más: en la Av. Perú, distrito de San Martín de Porres y en Alfredo Mendiola, también en Los Olivos.

Lamentablemente no tuvo gente de confianza de su entorno que la pudiese apoyar y ambos proyectos no tuvieron éxito. Sin embargo, fue una gran lección. Una experiencia que supo valorar, que le hizo sumar y restar y la terminó fortaleciendo. De allí colocó todas sus expectativas en la primera tienda.

Arakaki Miyashiro es una mujer dinámica. No se duerme en sus laureles. Los chicharrones que vende son muy solicitados así como las hamburguesas que ella misma elabora. Logró además contactarse con gente de la televisión y obtener canjes en un programa de Frecuencia Latina, Canal 2.

En una de las paredes del restaurante, distintas estrellas de la televisión y la música del Perú tienen entre sus manos al popular sanguchito, la mascota del negocio. Desde Lucía de La Cruz, Los Hermanos Yaipén, Manolo Rojas, Karin Dejo, Susan León, Guillermo Rossini, Deysi Ontaneda, Nicole Pillman, entre otros.  

Hoy piensa en inaugurar una selecta carta de alimentos sanos. No quiere desentonar con la época actual, sobretodo ahora que el Congreso de la República tiene en sus manos la famosa Ley de Alimentos Saludables. Simplemente, Diana está en todas.

Datos
-El restaurante Mario\'s está ubicado en la Av. Carlos Izaguirre No 538 Los Olivos.
-Teléfono: 522-8765

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso