Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Un cardenal con corazón y pantalones
Bodas de Plata episcopales
lunes, 8 de julio de 2013 | 6:37 PM
Un cardenal con corazón y pantalones

Por Padre Manuel Tamayo

No hace falta explicar el título del artículo. Todos saben a quién me refiero y qué es lo que quiero decir.

Cuando terminé segundo de media empezaba el año 1963 y en las vacaciones de verano asistí con unos amigos al estadio nacional para ver los partidos del campeonato sudamericano de basket, que se realizaban en Lima. No me perdí ninguno. Frente la zona norte habían construido una galería enorme que cerraba el estadio por la mitad, como si fuera un coliseo. Juan Luis Cipriani era el capitán de la selección peruana que quedó en primer lugar junto a Brasil; destacaban en ese equipo Ricardo, Enrique y Raúl Duarte, Pipo Potestad, El pulpo Sangio, Saldarriaga y otros que no recuerdo. Juan Luis era el más bajo de todos, jugaba con unos anteojos que intentaba sujetar con trozos de esparadrapo sin mucho éxito porque era muy difícil librarse de algún manotazo que hacía que  los anteojos volaran por los aires y se perdieran lejos de su dueño. Era fácil ver al ciego, que así llamaban a Juan Luis, buscando los lentes por la cancha para seguir jugando.

Creo que fue la única selección de basket del Perú que destacó a nivel internacional, además casi todos los jugadores estaban alrededor de los dos metros de altura, con excepción de Juan Luis y de algún otro que eran más bajos. Los partidos fueron muy reñidos; participaban, entre otros países sudamericanos, Brasil, Argentina y Uruguay que eran los más potentes. A mi me impresionó mucho cuando Perú le ganó a Argentina, que era el favorito, en el último minuto con una canasta de Cipriani que volteó el score mientras sonaba la chicharra. Todo el estadio se puso de pie para aplaudirlo y el famoso poeta peruano Nicomedes Santa Cruz, que no quiso perderse ese partido, lo llevó en hombros  por toda la cancha, con la algarabía entusiasmante de las tribunas.

El campeonato se realizó en el verano. Yo estaba en mis vacaciones escolares. En abril entré en tercero de media y a los pocos días de empezar las clases, un compañero me invita a una charla con Cipriani en una residencia de Miraflores. Asistí con un grupo de compañeros de tercero de media de La Recoleta. Nos hicieron pasar a una sala y Juan Luis nos habló de ser auténticos cristianos. Para nosotros, chiquillos de colegio, yo tenía 14 años,  que un baskebolista campeón sudamericano, de 19 años y estudiante de ingeniería, nos hablara de Dios,  era algo que nos dejó impresionados favorablemente.

Todo esto sucedió en 1963, desde allí tuve un trato constante con Juan Luis durante nuestras etapas estudiantiles, en distintas ocasiones jugamos partidos de fútbol, basket y voley, participamos en diversos encuentros con universitarios de todo el Perú. Juan Luis destacaba no solo por el deporte sino también por su talante humano. Intachable en la conducta, con un amor a la verdad notable y muy directo en sus expresiones.  Era al mismo tiempo exigente y muy comprensivo con las personas, dispuesto a dar la mano a cualquiera, si era necesario. Se acercaban a él gentes de toda condición y encontraban junto a la broma cariñosa, el aliento de un líder que señalaba siempre el camino del bien.

Al poco tiempo ambos fuimos a Roma donde conocimos a San Josemaría Escrivá de Balaguer. El la década de los 70 nos ordenamos sacerdotes y volvimos a Lima. Juan Luis mostraba siempre su celo pastoral por las almas colaborando con distintitas actividades apostólicas en los ámbitos universitarios y eclesiásticos. Siempre lo vi alegre y valiente para hablarles a los jóvenes con ejemplos muy claros para que se decidan a ser mejores personas y no tengan miedo de aspirar a ideales más altos en la vida.

Tal vez su sinceridad y exigencia podría herir a alguno en un primer momento, pero luego esa persona no tardaba en reconocer el bien que le había hecho a su alma ese consejo o aquella advertencia, dicha con la fortaleza de un padre que quiere lo mejor para sus hijos.

Pasaron los años y el Papa Juan Pablo II lo nombra obispo auxiliar de Ayacucho. Hoy, después de 25 años, el Cardenal recordaba a los sacerdotes presentes en el almuerzo de su celebración: «en Ayacucho experimenté la soledad, en cierta forma era ventajosa porque nadie me conocía y yo pensaba: si nadie me conoce no me podrán matar» Fueron años muy duros de terrorismo con peligros constantes. Tuvo que esconderse, cambiar de ruta, variar sus programas y sobre todo rezar mucho. Poco a poco fue percibiendo el cariño de la gente y fueron llegando, una a una, a pesar de esas dificultades, vocaciones para el seminario. Muchos sacerdotes jóvenes de Ayacucho proceden de esos años de terrorismo y son testigos de la entrega y valentía del Cardenal, en esas circunstancias de guerra y de terror. Él siempre estuvo con ellos y con su pueblo ayacuchano. Puso su corazón en esas tierras abatidas por el odio y el dolor. El pueblo de Huamanga lo sabe bien y  reconoce la labor pastoral de su obispo a quien recuerdan con mucho cariño. 

Juan Luis mucho sufrió mucho con los que habían perdido sus seres queridos y sus tierras, en los tiempos de terrorismo, también  sufrió por los sembradores de la violencia y el mal, que habían tomado el camino equivocado de la muerte y de la destrucción. Sufrió  por las constantes y reiteradas incomprensiones de quieres se atrevieron a juzgar los sucesos sin importarles la verdad, motivados por ideologías o por banderías humanas, sembrando calumnias o sesgando los temas por intereses políticos.  El sufrimiento fue grande cuando estuvo de mediador en la embajada del Japón tratando de librar a los rehenes de los terroristas de MRTA.

Años después cuando fue nombrado, por el Papa Juan Pablo II, Arzobispo de Lima, las dificultades  no cesaron.

Juan Luis es un hombre que no se vende, es un amante de la franqueza y defensor de la fe. Cuando pasen los años el reconocimiento por su delicada y valiente labor de pastor de almas se extenderá a muchísimos más.

Los enemigos de la Iglesia son los que no la aman y no  quieren ser fieles a la doctrina que Jesucristo enseñó. Los que no están unidos al Papa, que es el Vicecristo en la tierra y muestran una rebeldía que lleva a la desunión, por intereses egoístas de grupo o de partido. Los enemigos de la Iglesia que son enemigos de Juan Luis  buscan hacerle la vida imposible con manipulaciones y calumnias, con falsos informes y falsas cartas para tratar de desprestigiarlo.

Gracias a Dios, Juan Luis Cipriani es fiel a la Iglesia y al Papa. Es un Pastor que advierte de los peligros de la época y anima a los fieles a luchar para ser buenos cristianos. Hoy le agradecemos su fidelidad y agradecemos a Dios tener un Pastor de ese talante.

Quienes lo conocemos cerramos filas con él, muy unidos al Papa Francisco, en esta nueva evangelización de la Iglesia en el mundo que nos ha tocado vivir.

El día de su aniversario el Cardenal abrió su corazón para decirnos con la sinceridad que le caracteriza, en un ambiente de intimidad sacerdotal: «no soy malo. Tengo un corazón muy grande pero no soy sentimental. Les exijo porque los quiero, les tengo mucho cariño y por eso sufro también por ustedes»  Antes nos había dicho que le agradecía a Dios los años que le había dado como sacerdote y como obispo y que era consciente que Dios no lo había abandonado nunca y que además lo sentía muy cercano, percibía su acción en él. Nos dijo también que estaba muy contento con los sacerdotes que tenía y que esperaba de cada uno más santidad y que se acordaran de rezar por él.

Que ese sea el regalo nuestro y todos los fieles: apoyarlo con el poder de la oración para que siga su labor de pastor y pueda inyectar el amor de Dios a muchas más almas. ¡Feliz Aniversario Episcopal!

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso