Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Virginia Baffigo eleva la cultura del servicio nikkei
Presidenta ejecutiva de EsSalud
domingo, 28 de julio de 2013 | 12:31 PM
Virginia Baffigo eleva la cultura del servicio nikkei

Por: Ciria Chauca Falconí

Mis grandes amigos son los médicos nikkei. La cultura nikkei es la atracción duradera, la mistura nikkei siempre está en un primer lugar. Virginia Baffigo Torre de Pinillos, médico peruana especialista en Pediatría, presidenta ejecutiva de EsSalud, con cariño sincero puntualiza lo que es la colectividad peruano-japonesa.

Desde cuando era estudiante de Medicina en la UNMSM, promoción 70A, siente una fascinación y respeto por la comunidad nikkei. Admira la férrea voluntad para salir adelante de los médicos Luis Tsukayama, Roberto Shimabuku y Víctor Yamamoto.

Asimismo, eleva la cultura del servicio nikkei que caracteriza al Policlínico Peruano Japonés, así como la Clínica Centenario, de donde ella es paciente. Su mayor satisfacción es que este centro de salud no tiene imitación, más bien está abierto a la comunidad en general.

Remarca que los médicos no nikkei que laboran en el Instituto Nacional de Salud del Niño y en el PPJ han asimilado muy bien la cultura del servicio nikkei.

Políticamente, Virginia Baffigo reconoce que EsSalud tiene una inmensa responsabilidad. Les pide disculpas a los asegurados por el malestar de las largas colas, las listas de espera y, a la vez, les promete que EsSalud está trabajando muy fuerte para lograr los lineamientos en favor de los miles de pacientes.

¿Cómo fue su acercamiento a la colectividad?
Un conocimiento más cercano de la colectividad nikkei fue a través de nuestros compañeros de profesión. Muchos estudiantes de la Facultad de Medicina San Fernando pertenecían a la colectividad nikkei, y a través de ellos pude saber sobre su férrea voluntad de salir adelante, su determinación para tener puestos destacados en la promoción y desde luego han sido en el desarrollo de su profesión personas muy exitosas.

Voy a mencionarle al doctor Luis Tsukayama, por ejemplo, él es un gran gastroenterólogo en la Clínica Vesalio, es uno de los nikkeis más reconocidos de nuestra promoción. Cuando ya estaba en la institución no solamente como médico asistente, sino en la función directriz, uno de mis mejores colaboradores fue el doctor Roberto Shimabuku, actualmente director general del Instituto Nacional de Salud del Niño. En ese tiempo, el doctor Shimabuku era nuestro director  de Investigación, así es que formaba parte del equipo de gestión. Como reitero, con esa entrega al trabajo y esa tan reconocida laboriosidad nikkei.

¿Qué significa la palabra nikkei?
Creo que es una fusión muy agradable y digamos muy efectiva entre la sociedad japonesa y la sociedad peruana. Las personas que he conocido tienen raíces profundas, raíces japonesas, pero con una cultura mixta. Esa mixtura de la cultura oriental y peruana hace que mantengan lo mejor de la cultura japonesa y adopten lo mejor de nuestra cultura peruana, entonces el hecho de ser muy sociables, de tener un buen sentido del humor, creo que les ha aportado sus vivencias nacionales.

¿Gusta de la comida nikkei?
Sí, nos encanta ir a comer a los restaurantes japoneses y por supuesto comemos sushi, sashimi y los famosos rolls. Todo eso siempre degustamos y cerca de la casa están los restaurantes Hanzo e Ibuki, a donde vamos con cierta frecuencia.

¿Cuál es su apreciación de la Clínica Centenario y del Policlínico Peruano Japonés?
Como una historia de éxito, porque el Policlínico Peruano Japonés empezó con una importante ayuda del Gobierno japonés, y gracias a la muy buena gestión han podido tener sostenibilidad en el tiempo, han autogestionado fantásticamente. Creo que allí la figura del doctor Víctor Yamamoto ha sido clave. Un gran ministro de Salud, excelente pediatra, ha sabido conducir de manera magistral el desarrollo del Policlínico Peruano Japonés y ahora la Clínica Centenario.

Conozco a varios médicos que trabajan en el INSN, que también trabajan en el Policlínico Peruano Japonés, y lo hacen con una gran calidad de servicio, no todos son nikkei, por cierto, hay colegas peruanos que han asimilado muy bien la cultura del servicio nikkei, así es que es un buen ensamble peruano-japonés, como bien lo dice su nombre: Policlínico Peruano Japonés, allí trabajan codo a codo peruanos y peruanos de ascendencia japonesa.

Como afiliada a un seguro privado en el pasado reciente, en algunas oportunidades me he hecho chequeos médicos en la Clínica Centenario y así es que he podido experimentar de manera personal la rapidez en la atención, la buena calidad del servicio… Sí, realmente estamos muy contentos con que la clínica tiene servicios no solo para la colectividad nikkei, sino para toda la comunidad en general.

¿Alguna sugerencia en cuanto al servicio?
Tal vez mi sugerencia sería que nunca pierdan esa esencia del servicio como la tienen ahora, porque lo están haciendo muy bien. Y ojalá que de generación en generación puedan seguir manteniendo esa mística, esa calidad de atención que los caracteriza.

¿Cuál es su apreciación del doctor Roberto Shimabuku?
Me ligan lazos muy fuertes de amistad y de compañerismo con el doctor Roberto Shimabuku, y sobre él puedo decir que es una persona sumamente respetable y respetada, es una persona muy considerada por todos los miembros del Instituto Nacional de Salud del Niño. Para él solamente tengo palabras de gratitud como colega y, desde luego, de reconocimiento por su labor frente al INSN. Él es un director que ha llegado por mérito propio a la gestión, es un director concursado, ratificado, de tal manera que su gestión no sólo es prolongada, sino también muy efectiva.

¿Cuántos años se desempeñó en el INSN?
Fui siete años directora del INSN, entre el 1990 y 1997, así es que pude experimentar los años difíciles en los que había mucha escasez material, pero una gran mística de trabajo, y también años en que ya se veían ciertas mejoras en los ingresos y allí ya pudimos tener acceso a ciertas comodidades materiales.

«HUMANIZACIÓN»
¿Cómo es su política actual con EsSalud?
Nosotros desde el primer momento hemos impulsado una política que denominamos de «buen gobierno corporativo». Esta es una política que nos lleva a generar una mayor eficiencia, una humanización en el servicio, trabajar en base a valores como la integridad, la transparencia, rendir cuentas por los recursos que nos han confiado, poder responsabilizarnos por nuestros compromisos, todos estos son elementos pilares en buena gestión empresarial.

EsSalud, si bien es cierto se encuentra en Fonafe como una empresa del Estado, ha sido tradicionalmente visto como un subsector público y tratado casi como un ministerio. Nosotros no somos un ministerio, somos una gran empresa de aseguramiento que lleva adelante las coberturas de salud y de prestaciones sociales económicas para casi 10 millones de asegurados, de tal suerte que tenemos una inmensa responsabilidad y necesitamos pues honrar este compromiso frente a todos nuestros asegurados, ofreciéndoles la mejor calidad de servicio posible, en medio de todas estas estrecheces económicas, y tratar de revertir una cierta desconfianza que experimentan nuestros asegurados.

10 CAMAS, 10 000 ASEGURADOS
¿La infraestructura  hospitalaria para asegurados es reducida?
Sí, tenemos una gran escasez de camas hospitalarias, nosotros deberíamos tener como mínimo unas 15 camas por 10 000 asegurados, pero tenemos solo alrededor de nueve camas por 10 000 pacientes, esto significa una brecha muy importante. Necesitaríamos tener entre cuatro y 5000 camas adicionales a nivel nacional.

Esto hace que las personas que pugnan por ingresar a los hospitales, no lo logren, ni como ambulatoria ni como emergencia. Hay muchos pacientes que se quedan en las emergencias, desde allí se les da de alta porque permanecen varios días, tiempo en el cual ya se ha superado el problema que los trajo. En fin, es una situación bien compleja que va a demandar fuertes inversiones de dinero.

Estimamos que deberíamos contar con unos 4000 millones de soles adicionales, sólo para cerrar la brecha de camas hospitalarias, y más de 3000 millones anuales para poder operar y mantener estos hospitales. De momento no se piensa construir grandes hospitales, no hospitales para más de 300 camas, sino hospitales que tengan esta dimensión para hacerlos más manejables y más accesibles a la comunidad.

¿El hospital Almenara tendrá nueva infraestructura?
Sí, durante la gestión de nuestro antecesor, hace casi cuatro años, se inició la construcción de la nueva emergencia y la torre de consultorios. Esta nueva infraestructura viene muy bien para las necesidades de la red de Almenara. Entrará en funcionamiento en este mes de julio.

Para acceder a una operación quirúrgica los asegurados esperan uno o dos años.
Sí, somos conscientes de eso. Desde noviembre del año pasado hemos empezado todo un cambio en cuanto a la gestión de las listas de espera, porque antes esta acumulación de casos diferidos se trataban bajo la forma de operativo de desembalse; ahora hemos tomado la decisión de que se maneje a través de una unidad centralizada que le hemos llamado Unidad de Gestión de la Oportunidad Quirúrgica. No podemos seguir hablando ya de listas, queremos brindar a nuestros pacientes la oportunidad de ser operados en un plazo prudencial.

Nos hemos planteado que para diciembre ya no se tenga que esperar más de 45 días, hemos denominado a esto el «Plan de Confianza». En enero hemos lanzado Plan de Confianza y durante enero y febrero se han empadronado a las personas, ya tenemos como 8000 casos identificados en Lima y Callao que necesitan una cirugía, que están esperando. Hemos empezado estas cirugías tanto en el Hospital Almenara, en el Hospital Rebagliati y en Hospital Sabogal.
 
Los asegurados van al hospital casi siempre por accidentes o enfermedades delicadas, pero, ¿qué es lo que debemos hacer correctamente?
Lo mejor sería hacer programas preventivos promocionales desde las propias empresas, desde los centros de trabajo. Nosotros estamos impulsando el tema de salud ocupacional y lo estamos haciendo a través del fortalecimiento de una gerencia correspondiente a salud ocupacional y ambiental, así es que la primera línea sería a través de los centros de trabajo.

Aquellas personas que ya no trabajan, que son pensionistas, jubilados, sí es necesario que acudan a hacerse su chequeo preventivo. Tenemos centros de atención primaria en toda la ciudad. Cada persona conoce dónde está adscrito y en esos centros de atención primaria se pueden hacer su chequeo para el despistaje de los principales riesgos.

¿Qué les dice a los asegurados?
En primer término, quiero  pedirles disculpas por el malestar que puede significar para ellos las largas colas, las listas de espera; y en segundo término, decirles que estamos trabajando muy fuerte, nuestro equipo de gestión ya se ha consolidado y está orientado a seguir los lineamientos de trabajo en favor de nuestros asegurados, para que el servicio que le brindemos en primer lugar sea un servicio cálido, amable, humano. Una cruzada por la humanización de los servicios es una realidad que estamos impulsando.

Estamos trabajando al más alto nivel para poder gestionar mayores recursos, e invertir estos recursos en nuevos y mejores servicios. Mientras que eso se haga realidad —porque construir nuevos hospitales demora dos o tres años—, estamos buscando alternativas a través de servicios privados y a través de los servicios a domicilio. Tenemos en mente una serie de iniciativas que en breve daremos a conocer.

Lo principal es que los pacientes no pierdan la esperanza, que no pierdan la fe. Si el seguro todavía representa un problema para tratar los casos de complejidad, leve o mediana, siempre estamos dispuestos a atender los casos de gran complejidad, para salvar la vida y evitar secuelas que discapaciten a las personas. Ese es nuestro compromiso.

En situaciones de emergencia, ¿qué es lo inmediato que deben hacer los asegurados?
Es importante que la asistencia durante las emergencias se ofrezca por personal calificado. Si se presenta emergencia en el hogar o en la calle, es bueno llamar a los paramédicos del SAMU, de los servicios de Estado, del Seguro Social o también a los bomberos.

Lo más importante es la atención especializada y con buena voluntad, muchas veces lo logramos o quizá empeora un cuadro crítico, lo primero es contar con personas calificadas para atender en emergencia. En segundo término, acudir al establecimiento de salud más cercano, no importa si  es un establecimiento de Minsa o de cualquier otro subsector de salud, porque tenemos la ley de emergencia que dictamina que en cualquier hospital se pueden atender las emergencias.

Trayectoria
Ejecutiva senior, médico-pediatra de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, con formación en Gestión de Servicios de Salud y egresada de la maestría de Gerencia Social de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Como ejecutiva del más alto nivel de instituciones públicas en salud en el Perú, ha desarrollado habilidades para vincularse de manera efectiva con agentes del Estado y de la cooperación internacional.

Ha sido directora del Instituto Nacional de Salud del Niño.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso