Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«El orden y la responsabilidad es lo que deberíamos aprender de los japoneses»
Piloto peruano Christian Kobashigawa
domingo, 28 de julio de 2013 | 1:15 PM
«El orden y la responsabilidad es lo que deberíamos aprender de los japoneses»
Galeria Imagenes

Por Miguel Angel Villanueva

Christian Kobashigawa, de 36 años, es campeón de circuito en los años 2005, 2006, 2007, 2008, 2009 y 2010. Es casado y tiene dos hijos: Naoki (9) y Dominique (4), su esposa se llama Karin Sokcevic. Sus abuelos vinieron de Nishihara Cho, Okinawa y él es de la tercera generación.

El popular «Koba» habló con Perú Shimpo y nos contó su relación con los autos, su paso por Japón, su regreso al Perú, sus expectativas y cómo se inclinó a ser un piloto de autos hasta la actualidad.   

En la última fecha del Campeonato de Circuito Turismo Competición Petroperú 2013 terminó tercero, pero continúa liderando el campeonato y aumentando la ventaja en la tabla.

¿Desde cuándo te apasionan los autos?
Desde que tengo uso de razón. Recuerdo claramente que opté siempre por un carrito. Luego me encantaba que mi papá Víctor me lleve al taller, cuando corría autos en los años ochenta, aunque a él no le gustaba mucho porque regresaba a casa totalmente embarrado de grasa y sucio. Me gustan los carros, ahora me doy cuenta, teniendo a mis hijos, que era algo fuera de lo normal. Me gustaba mucho ver las llantas, los faros, cosas así. Tenía seis años y me gustaba que mi papá corra autos.

¿Qué sientes al conducir?
La adrenalina. A medida que pasan los años uno se vuelve más temeroso por el tema de accidentes. Cuando empezaba a sentir velocidad es algo que no sé cómo explicar, yo tengo buena vista, (me gustaba) ver lo que se viene a lo lejos. Sentía una emoción bien agradable, me sentía feliz. Uno va perdiendo la emoción con los años por el tema de seguridad. Pero igual corro tranquilo, porque el auto de competencia tiene un sistema de seguridad, la barra antivuelco (jaula) es todo el sistema de seguridad que protege la cabina donde está el piloto (cockpit).

¿El automovilismo es un deporte caro?
Sí es un deporte caro porque no sólo es cuestión de manejar, sino el de preparar el auto, mantenerlo para las exigencias de competencia, por lo que existen repuestos muy caros y que los consigues en tiendas especializadas, piezas mejor diseñadas de buen material para resistir una competencia. En una carrera gastamos seis llantas, no duran más. Las inscripciones elevan el costo de la gasolina. Hay que ir cambiando piezas por cada carrera, mantenimiento total del auto. Es carísimo. Si no tienes dinero para solventar el campeonato, es difícil competir.

¿Cuáles son tus logros en el ambiente automovilístico?
Empecé en los karts a los 12 años. Recuerdo que a esa edad mi papá me compró unas llantas de karts, recuerdo que jugaba mucho con ellas. Me regaló cuatro llantas y las tiraba con la mano como carritos. Y luego mi papá me llevó a Santa Rosa (al norte), en donde había un circuito de autos donde corría. Llegamos al kartódromo. Mi padre me presentó a Alfredo Morcia, probé un kart y Alfredo dijo, luego de verme, que sería su piloto. Que un preparador me diga eso, fue lo máximo porque vio el manejo que tuve. Era la primera vez que agarraba un kart de competencia.

Existe diferencia en los karts, el de alquiler tiene tres caballos y el de competencia tiene 15 caballos de fuerza. Fue el mejor domingo que había tenido en toda mi vida. Luego mi papá compró un kart, casco, uniforme, y allí empezó el tema de los fierros.

En el año 91, 92, 93 y 94 Alfredo Morcia me sacó campeón de kartismo y primera vez que un novato entraba y ganaba. Campeonamos en las cuatro distintas categorías. Luego en el 92 fuimos al sudamericano de kartismo en Bolivia y quedamos terceros. En el 93 fuimos al Panamericano de kartismo, llegamos sextos. Y en 1994 fuimos al campeonato mundial de kartismo en Argentina, llegamos hasta el repechaje.

Llegando de Argentina, fuimos a Colombia a correr un campeonato internacional y hace poco me enteré que corrí con Juan Pablo Montoya (piloto de fórmula 1). Y en el campeonato mundial nos hemos codeado con Jarno Trulli y Giancarlo Fisichella (expilotos de automovilismo). En el Sudamericano nos codeamos con Felipe Giaffone, que corre la Indy Car.

De allí dejé los karts. Estuvimos en la fórmula 3 peruana. Me fui a Japón a trabajar hasta el año 2000 y regreso con la ayuda de Carlos Matsuda. Por él y mi papá regresé a los autos y al Perú. Y hasta ahorita ya han pasado 13 años y seguimos juntos con nuestros triunfos.

Luego, entramos a fines del 2000 a correr autos de circuito y en el 2005 empezamos con los campeonatos. Excampeón de circuito 2005, 2006, 2007, 2008, 2009,  2010. Somos ganadores de la general de las seis horas peruanas, 2006, 2007, 2009 y 2010.

Pasadas cuatro fechas, ahora estamos punteando el campeonato y queremos recuperar el título. No paramos hasta diciembre, son nueve fechas.

¿A qué pilotos admiras?
En la fórmula 1, a Sebastian Vettel, Alonso y Kimi Räikkönen. Todos son buenos. Para llegar a la fórmula 1 tienes que ser muy bueno, sino no llegas. De los clásicos, a Ayrton Senna.

¿Este es un deporte sólo para hombres?
Este deporte no es sólo para hombres, para este deporte no hay edades ni sexo, cualquiera puede entrar. Es difícil ver que una mujer corra, pero a nivel mundial hay muchas mujeres que lo hacen bien.

En mi época de kartista, recuerdo a algunas grandes pilotos mujeres manejar un kart de competencia, que es más difícil de manejar un auto. Verónica Peyón (piloto peruana) anda fuertísimo en pista. La relación auto-piloto tiene que ser muy pegada, hay que entender cómo es el auto. Verónica en un corto tiempo va a dar que hablar y ganará carreras.

¿Qué recomiendas a quienes empiezan en este mundo del automovilismo?
Como en todo deporte, en el tema de autos hay que tener mucha paciencia porque es un deporte muy costoso. Nadie nace sabiendo. Hay bastante dificultad de empezar a correr hasta ser parejo y ganar carreras, tiene que pasar mucho. Hay que tener a alguien que te apoye. Como todo deporte, hay que ser perseverante y estar allí, ponerle todo a lo que quieres llegar. Me gustan todos los deportes que tengan ruedas.

¿Qué influencia tienes de la cultura japonesa?
No sé cómo soy, soy tímido, pero las personas dicen que gano carreras porque soy muy sereno como todo japonés. Siempre he sido sereno, tranquilo, no peleo, no me preocupa que haga el resto, sino que hago yo cuando corro. La serenidad y la paciencia, eso destaco.

¿Qué podemos aprender como peruanos de la cultura japonesa?
El orden, la responsabilidad... No sé si todos son así, pero te estoy hablando de lo que veo en un japonés, cuando hace las cosas las hace bien. Las cosas las toma muy en serio, eso es lo que aprendí cuando estuve en Japón siendo obrero, allí percibí todo esto. A respetar los horarios, a ser puntuales. Parte de la responsabilidad la he aprendido estando en Japón. En Japón hay que ser puntuales, sino no comes.

¿Qué mensajes nos dejarías?
En realidad, que tengan confianza, que estoy metido en este deportes en años, es mi pasión es mi profesión. Seguiremos metidos en los autos de competencia, de repente ya no corriendo, pero sí como preparador. Lo hacemos con gusto, profesionalmente, y tienen Koba para rato. Vamos a dejar bien a la colectividad.

¿Sientes que representas a la colectividad?
¡Claro que sí! ¡Claro que sí!

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso