Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Sumiko Ishibashi es presidenta de la generación issei
Asociación Femenina Peruano Japonesa
lunes, 25 de noviembre de 2013 | 9:38 AM
Sumiko Ishibashi es presidenta de la generación issei
Galeria Imagenes

Por: Ciria Chauca Falconí

Sumiko Ishibashi nació en la prefectura de Kumamoto, Japón. Su infancia transcurrió  en Manchuria, una región histórica ubicada al noroeste de China. Ello se debe a que su abuelo ejerció un alto cargo militar japonés.

Naoguma Seki y Haruko Seki, papá y mamá de Sumiko, la mayor de tres hermanos, volvieron a su tierra natal, Kumamoto, después de haber residido cinco años en Manchuria.

Ishibashi fue electa recientemente como presidenta de la Asociación Femenina Peruano Japonesa, Fujinkai. Al juramentar próximamente reemplazará en el cargo a Kayoko Kanashiro.

Sumiko estudió en Kumamoto. Al finalizar su educación conoció a su esposo, Ichiro Ishibashi. Se casaron en Kumamoto Ken. Siendo muy joven, Ichiro emigró al Perú y en el año 1962 le pidió a Sumiko reunirse en Lima. Ella tenía 21 años cuando decidió responder afirmativamente la solicitud de su esposo, llegó al Callao en septiembre de 1962.

Ichiro y Sumiko se establecieron en la prolongación Gamarra, distrito La Victoria. «Allí, mis suegros Moshichi y Kimi Ishibashi, naturales de Okawa, prefectura de Fukuoka, tenían una tienda, donde con mi esposo comenzamos a trabajar», narra la nueva presidenta de Fujinkai.

Describe que la primera impresión de La Victoria en los años 60 fue conocer un lugar lleno de basura, las calles cubiertas de barro e invadidas por las carretillas. Inicialmente soñaba regresar a su país, Japón. Sin embargo paulatinamente descubrió muchos motivos para establecerse en el Perú.

Rememora la constante ayuda de su suegra, pues le gustaba cocinar.

Cierta dificultad fue el desconocimiento del idioma castellano, fue un proceso lento pero útil para lograr la comunicación con la comunidad peruana, especialmente cuando tenía que atender la tienda, pues venían compradores del interior del país. «Mi suegro contrató a una persona para que me enseñara el castellano». Así abrió su comunicación con el idioma castellano y hoy mismo espera mejorar el dominio de este lenguaje.

Al instalarse con mayor tranquilidad en La Victoria, la familia Ishibashi se dedicó a exitosas actividades comerciales.

Taller Ultra Sport
En La Victoria, Ichiro y Sumiko Ishibashi abrieron el Taller Ultra Sport de confecciones de prendas de vestir, que durante 20 años les dio puestos de trabajo a cientos de peruanos.

«Comenzamos a trabajar con 15 costureras, además, hubo épocas de muchos pedidos de prendas de vestir, entonces aumentaba el número de trabajadores», trae a su memoria Ishibashi.

Al cerrar el negocio, los Ishibashi se trasladaron al distrito de Pueblo Libre.

Trajo al mundo a Delia Ishibashi
En su casa y atendida por una señora japonesa, experimentada en el cuidado del parto normal, Sumiko Ishibashi fue mamá por primera vez con el nacimiento de Delia Ishibashi Seki. «Después, mis dos hijos Alberto y Henry nacieron en una clínica», detalla.

Con una tierna sonrisa, Sumiko mentalmente vuelve a los primeros años de ser mamá: «Ichiro y yo hemos tenido la suerte de contar con una familia excelente. Mis suegros nos ayudaban a cuidar a nuestros hijos, y lo hacían con mucho cariño».

Delia es cantante desde los cinco años
Su hija Delia logró convertirse en la consagrada cantante nikkei en el Perú y en el extranjero. Además, integra el cuarteto In Crescendo, con Norma Higa, Pepe Onaga y Miguel Yuchan Ikemiyashiro, físicamente ausente.

La hija mayor de Sumiko canta desde su época escolar. Estudió en el Conservatorio Nacional de Canto y hoy es una reconocida y admirada cantante nikkei.

Delia ha heredado de su mamá su amor por el canto. «A mí me gusta cantar, me relaja y me siento alegre. Cocino, limpio la casa y lavo la ropa escuchando música. A mis hijos les hacía dormir cantándoles», trae a la memoria Sumiko con una felicidad contagiante. Es seguidora de una de las mejores cantantes japonesas, Misora Hibari y la canción de su preferencia es Yawara.

Voluntaria en Jinnai
Al venir al Perú, Sumiko se separó de sus padres. La hija mayor no volvió a Kumamoto y sus padres no vinieron al Perú, de tal manera que iniciar la atención a las obaachan y ojiichan del Centro Recreacional Ryoichi Jinnai, para Sumiko es como estar muy cerca a su mamá y su papá.

«Siendo directora del Centro Jinnai, Kuniko Higa me invitó ser voluntaria Shiawase y estar en Jinnai ha sido como acercarme a mis padres, por eso, con todo mi corazón me gusta atender a las personas mayores. Estoy muy feliz de ser voluntaria, porque ahora siento que tengo familia en el Centro Jinnai», relata con una emoción de forma particular. Sumiko es voluntaria los días martes.

«Respeto todas las religiones»
Sumiko Ishibashi trajo de su tierra natal la práctica del shintoismo y el budismo. En su casa está el butsudan, altar familiar, con las tablillas mortuorias, ihai, de sus suegros, quienes han sido católicos. En determinada fecha les sirve agua, ocha y coloca osenko. «Respeto las tradiciones de nuestros antepasados, y yo me siento protegida por las almas de mi suegra y de mi suegro», acentúa su vida espiritual.

Al iniciar la vida en el Perú, el matrimonio Ishibashi fue  bautizado católico y sus tres hijos recibieron los sacramentos católicos.

En tal sentido, Sumiko afirma su respeto a todas las religiones.

«No quiero manchar la bandera de Fujinkai»
Socia de Fujinkai desde 1980, en los últimos años Sumiko ha ejercidos diferentes cargos institucionales. Al ser elegida presidenta reconoce que está un poco asustada. «No merezco desempeñar un cargo tan importante como presidenta. Soy de la primera generación, issei. Confío que con el apoyo de las consejeras, la directiva y las socias voy a salir adelante, yo no quiero manchar la bandera  de Fujinkai», subraya la presidenta electa.

Como socia, disfruta la tranquilidad, por una amistad inquebrantable, es como estar en familia. «Cuando nos reunimos con la directiva salen buenas ideas y podemos hacer muchas cosas en beneficio de Fujinkai».

Kimi Ishibashi, suegra de Sumiko, fue socia de Fujinkai desde el año 1965.

Gratitud
La nueva presidenta de la Asociación Femenina Peruano Japonesa agradece a las delegadas zonales porque considera que el trabajo que ellas realizan es importantísimo institucionalmente. «Las señoras se encargan de entregar a las socias en su domicilio las invitaciones para el Keirokai, para la asamblea, es decir para todas las actividades. Sin las delegadas no podemos funcionar», subraya con exactitud Sumiko Ishibashi.

La presidenta electa de Fujinkai y la familia Ishibashi profundamente agradecen a las personas que se han solidarizado con la señora Sumiko para la recuperación de su salud y le dan ánimos para seguir adelante, luego de una delicada intervención quirúrgica.

 

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso