Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Sentirse peruano en el mar japonés
El arribo de una nave peruana, el BAP Mollendo, al puerto de Tokio, después de 35 años
jueves, 3 de abril de 2014 | 1:18 AM
Sentirse peruano en el mar japonés

Por Christian Hiyane Yzena

Los homenajes que el rigor del protocolo suele llevar a cabo en el Puente de la Amistad del Campo de Marte de Jesús María conmemorando el Día de la Amistad Peruano-Japonesa el 3 de abril de cada año, no son cosa nueva entre las personalidades de la delegación diplomática nipona, la comunidad nikkei y los medios de comunicación del país. 

Pero, ¿cómo podría sentirse una celebración similar en el mismo Japón? Aquí una aproximación en base a hechos reales y a una experiencia única e irrepetible. En cierta ocasión, a pocos días de la visita oficial del entonces presidente Alan García al Japón a fines de marzo del 2008, con una comitiva oficial conformada por varios ministros de Estado y coincidiendo además con el 109 aniversario de la amistad peruano-japonesa, arribó al embarcadero Harumi, en el puerto de Tokio, el Buque de la Armada Peruana «Mollendo» que fue botado al mar en 1972, proveniente de Vladivostov, Rusia. 

No se trataba de una ocasión rutinaria, sino de un acontecimiento de especial valor y significado porque anclaba en el mar japonés una nave de bandera peruana después de 35 años nada menos, desde que hiciera lo propio el BAP Independencia cuando ejercía la presidencia Juan Velasco Alvarado.

Al mando del crucero de instrucción, que fue adaptado para dicho fin en el 2002 después de servir como unidad de transporte de carga militar y apoyo logístico, estaba el comandante Gonzalo Carrera con una dotación de 230 oficiales y cadetes peruanos, además de promotores comerciales y culturales. A pesar de que en revistas y periódicos se difundió la noticia sobre la visita del Mollendo al Japón, solo unos cuantos peruanos llegaron hasta el puerto y avistaron desde el muelle la llegada del buque de coraza ploma.

El BAP Mollendo llevaba sobre la proa el estandarte peruano que flameaba coqueto con el vaivén del mar del embarcadero. Sobre la altura del mástil se tensaban cadenas de coloridos papeles de formas triangulares con las banderas de países amigos. En la coraza llevaba impreso el nombre con el que fue bautizado. 

Varias razones podrían haber obligado a que la presencia de compatriotas fuese escasa: el arribo se programó para un día particular, lunes comienzo de semana y además laborable, y en la agonía de la estación invernal que, como se sabe, es extremadamente fría. Más aún en altamar. De todas maneras, los pocos que acudieron no dejaron de soltar vivas y celebrar en medio de una ventisca tal acontecimiento.

Quienes residen por años en ese país y son parte de la población dekasegi que llegó a fines de los ochenta, no dejan de sentir nostalgia por todo aquello que se viste de rojo y blanco. Una anotación más que no deja de ser pertinente: la nave llevaba consigo, casi por naturaleza, un poder que subyugaba y que tuvo que ver con el sentido de pertenencia a nuestras fuerzas militares y especialmente de protección a sus connacionales. Difícil no sentirse identificados en territorio extranjero.

El buque acoderó y la tripulación fue homenajeada por el embajador peruano Hugo Palma, las Fuerzas de Autodefensa de Japón y autoridades del puerto de Tokio. Precisamente fue el director de la Oficina de Administración, Teruo Harashima, quien tuvo a su cargo el mensaje de bienvenida. Se mostró complacido por la visita de la misión peruana.

«Personalmente tengo mucha simpatía a Perú, porque es una nación que destaca por su riqueza cultural como el centro de la civilización inca», anotó entonces. Quien también expresó sus buenos deseos de apoyo conjunto fue el contralmirante japonés Shinji Tsukigi. Después de los discursos, los presentes abordaron la nave y visitaron cada uno de los ambientes.

Palma, por su parte, recordó que el Perú no solo fue el primer país latinoamericano en establecer relaciones diplomáticas con Japón en 1873 por gestiones de Aurelio García y García, sino también en recibir a inmigrantes japoneses entre 1899 y 1950. 

Por dentro

Un aroma a sazón peruana, esa misma que se derrite con el ajo y la cebolla picada en cuadraditos a cacerola brillante, se resistía a dejar el ambiente de la nave. Sin duda despertó el apetito de varios de los visitantes que no dejaban de preguntarse desde dónde partía el agradable olor. Estar tan lejos de la tierra y de su comida, no es poca cosa. Allí hay un compromiso irrenunciable que tiene que ver con nuestro gusto por la buena gastronomía, el «buen diente».

Después de tanto obento y comida japonesa a base de curry, pescado crudo y arrebosado, por qué no pensar en un delicioso lomo saltado que también tiene lo suyo. El BAP Mollendo transmitía con naturalidad lo bueno del Perú, no solo por los sabores y la variedad de nuestra gastronomía, sino también porque difundía todo lo bueno que le podemos ofrecer al mundo: desde nuestro peruanísimo pisco, fina y elaborada artesanía utilitaria o de lujo, y lugares turísticos de ensueño.

Hubo más: manjarblanco, papa de todo tipo —de las muchas de las que el Perú se puede dar el lujo de tener—, turrón de octubre, especies marinas enlatadas y una invitación a los empresarios japoneses para animarlos a invertir en el país. El Tratado de Libre Comercio por entonces estaba en fase de negociación y el Ejecutivo trataba de vender nuestra imagen al resto del planeta a través de Promperú.

Luego de permanecer tres días, el BAP Mollendo partió a Hawái como parte de un itinerario que lo conduciría después a Seattle y San Diego, en Estados Unidos, y finalmente al Callao. Muchos de los empresarios que viajaron en la nave participaron también en la Feria de alimentos más grande de Asia: Foodex, en Makuhari Messe. 

Sentirse peruano sobre el mar del Japón, una sensación extraña a pocos días de celebrarse 115 años de amistad sellada por nuestro país y los nipones. Una experiencia vista esta vez desde el otro lado del océano, pero con el mismo sentimiento de integración y hermandad entre dos pueblos. Tuvimos la suerte de comprobarlo. 

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso