Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«De cada cuatro trabajadores solo uno está en planilla»
Laboralista Jorge Toyama
lunes, 28 de julio de 2014 | 9:46 PM
«De cada cuatro trabajadores solo uno está en planilla»

Por Ciria Chauca Falconí

Los cambios a la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo no son determinantes para que las inversiones se aceleren, mejore la competitividad laboral y exista más empleo formal. «Hasta la fecha, no se aprecian políticas y normas que apuesten por las micro y medianas empresas», explica el experimentado abogado laboralista Jorge Toyama Miyagusuku.

Abogado con maestría en Derecho Constitucional por la PUCP, especialista en Derecho Laboral, considera que el Perú ha mejorado poco en la formalización laboral. Hay más trabajadores formales en el país, pero la tasa de informalidad sigue alta.

Dice que la falta de inclusión en planillas, no pago de horas extras ni trabajo en feriados son los conflictos más frecuentes en Lima. Ante esta situación, tanto las empresas como trabajadores deben tener un diálogo fluido.

¿Los cambios a Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo son favorables para promover las inversiones, la competitividad y el empleo? 

En agosto del 2011 se publicó la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo (LSST) y exigió un estándar demasiado alto para todas las empresas así como sanciones extremas. Ahora se ha corregido los aspectos más saltantes que no tenían sustento como la facultad de los inspectores de fijar una indemnización ante un accidente o enfermedad laboral (cuando solo un juez lo puede hacer), realizar exámenes médicos de inicio, anuales y salida (ahora es uno cada dos años salvo en actividades de riesgo), sanciones penales extremas (se reduce la pena y se ratifica que debe demostrarse la responsabilidad para criminalizar, conservar documentos en físico (ahora se permite que sean digitales), entre otros temas.

Pese a ello, creemos que los cambios no son determinantes para que las inversiones se aceleren, mejore la competitividad laboral y exista más empleo formal. Faltan aspectos medulares por reformar que se relacionan con la alta rigidez laboral (estamos entre los 25 más rígidos del mundo, según WEF), los sobrecostos laborales que nos ponen entre los líderes de la región, la ausencia para invertir en formación profesional, la falta de aseguramiento en salud y pensiones y finalmente la falta de incentivos para promover la formalidad.

¿Esta ley favorece a las empresas o a los trabajadores?

La seguridad y salud beneficia a todos. A los trabajadores, en tanto que el sistema de seguridad y salud busca prevenir accidentes y enfermedades. A las empresas, en tanto una empresa segura es más productiva. Al Estado, pues la prevención genera menos incidentes que se cubren con los diversos sistemas de atención médica.

¿Flexibiliza condiciones para las Mypes?

La reforma alcanza a todas las empresas, incluyendo a las Mypes. No obstante, hasta la fecha, no se aprecian políticas y normas que apuesten por las micro y medianas empresas, dado que allí están la mayoría de asalariados y se concentra una alta informalidad. 

¿Con estos cambios se corrigen los sobrecostos y excesos de la Ley 29783 y los incentivos a la informalidad?

Todavía existen excesos en las normas que no se han corregido, pero la opción por la formalidad no depende de estos cambios. Son las grandes empresas las que demandaban cambios y estos son los que se han dado, pero lamentablemente son insuficientes para que una empresa, debido a la reforma, se anime a contratar personal en planillas o contrate más trabajadores. Existe una marcada ausencia del Estado para generar políticas de promoción a la formalidad, mejorar las buenas prácticas, invertir en capacitación, etcétera.

¿Hay un avance en la formalización laboral?

Sí, el Perú ha mejorado, pero ha mejorado poco. Hay más trabajadores formales en el país, pero la tasa de informalidad sigue alta: de cada cuatro trabajadores que deberían estar en planillas, solo uno lo está (y para algunos estudios la proporción es mayor). Las microempresas son mayoritariamente informales, hay informalidad en medianas empresas, el propio Estado es medio formal (los contratos CAS) y hay informalidad en trabajo entre familiares (muy común en los nikkei). Esta es una deuda enorme de hace varias décadas y que los gobiernos hasta la fecha no han podido mejorarla.

¿Perú es uno de los cuatro países de América Latina que no cuenta con un código o ley general de trabajo?

Es correcto. Es necesario tener una norma general que unifique y vuelva más sencilla la regulación laboral. Hace más de diez años se discute un proyecto pero las posibilidades de aprobación son remotas.

¿Una flexibilización de las normas laborales permitirá una recuperación del empleo?

Una flexibilización sola no. Se requiere que la flexibilidad laboral vaya acompañada de (a) normas de protección social (salud, pensiones, etcétera); (b) alta fiscalización y sanciones en caso de incumplimientos; (c) fomento sindical para que los sindicatos cubran el retiro del Estado; y (d) normas del Estado que promuevan y reconozcan las buenas prácticas laborales. 

Ciertamente, todo lo expuesto genera el clima para la inversión, el resto depende de muchos factores como política económica, sistema productivo, cómo nos insertamos en una economía globalizada, etcétera.

¿La creación de Sunafil es un alivio para los trabajadores o un dolor de cabeza para las empresas?

Es algo necesario para todos. La Sunafil unificará las fiscalizaciones y criterios inspectivos y, esperamos, cambie la inspección de reactiva y sancionatoria a una preventiva y orientadora. Si se cumple lo que está «en el papel», creemos que mejorará la fiscalización laboral en beneficio de todos.

En base a Sunafil, ¿qué deben hacer los nikkei que tienen pequeñas empresas y negocios?

Tratar de ser lo más formales posible. Es cierto que la legislación es algo compleja y hay costos laborales pero solamente las empresas que apuestan por la formalidad tienen posibilidades de crecimiento y sostenibilidad en el tiempo, además que la formalidad trae consigo algo muy importante que las personas y sus familias están aseguradas.

¿Las empresas peruanas expuestas a la crisis económica no tienen más remedio que recurrir al despido de los trabajadores?

Hay medidas previas como propuestas de reducción de la jornada, rebaja del sueldo (requiere acuerdo entre las partes), reorganización del sistema productivo y hasta suspensión sin goce de haberes. Creo que siempre se debe tratar de evitar el cese y, si este es inevitable, se debe brindar la mejor alternativa económica y de seguridad social para el trabajador y su familia.

¿Los despidos laborales deben entenderse desde una perspectiva humanista o legalista?

Desde ambos lados. Un despido, como indica un profesor español, es un acto de violencia: una de las partes quiere extinguir el contrato laboral y la otra parte rechaza el término laboral. Por ello, un despido supone el mejor trato posible al trabajador que incluye el mejor paquete de beneficios pero, a su vez, se debe observar el procedimiento de ley. 

¿Cuáles son los conflictos laborales más frecuentes en Lima?

Usualmente son los siguientes: falta de inclusión en planillas (pago fuera de planillas, por honorarios, etcétera); no pago de horas extras ni trabajo en feriados; afectaciones a la libertad sindical, falta de pago de beneficios sociales (CTS, gratificaciones, etcétera); riesgos laborales (seguridad y salud en el trabajo); entre otros.

¿Qué se tiene que hacer para frenar esos conflictos?

Tanto empresas como trabajadores deben tener un diálogo fluido y dar a conocer a la otra parte sus puntos de vista, propuestas, preocupaciones, etcétera. En segundo lugar las dos partes deben apreciar sus puntos de encuentro y desencuentros. Finalmente mucha capacidad de concesión

Los trabajadores pueden retirar depósitos de CTS en lo que exceda las cuatro remuneraciones brutas, ¿perderán un seguro de desempleo o beneficiará a los propios trabajadores? 

Aun cuando retiren el exceso de cuatro sueldos, no se perderá ningún otro beneficio laboral. Creo que siempre se debe «guardar pan para mayo». La CTS es un beneficio para cubrir las contingencias del cese del trabajador y su familia; traten de retirar la CTS solamente si lo necesitan.

EXPERIENCIA LABORALISTA

¿Desde cuándo te desempeñas como abogado laboralista?

Desde el año 1990.

¿Cómo ha sido tu experiencia?

Feliz. Es una bendición poder trabajar en lo que uno es feliz.

Recientemente has sido condecorado con Orden del Trabajo 2014. ¿Alguna experiencia particular?

Es una condecoración inmerecida que nació de una propuesta de unos amigos. Creo que la mejor experiencia es sentirse querido por la familia y amigos. 

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso