Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Para el 60 aniversario de Fujinkai están invitadas todas las socias
Presidenta Carmen Okuyama de Hayashi
jueves, 1 de enero de 2015 | 6:32 PM
Para el 60 aniversario de Fujinkai están invitadas todas las socias

Por Ciria Chauca Falconí

Carmen Okuyama de Hayashi es la presidenta de la Asociación Femenina Peruano Japonesa, Fujinkai, precisamente en el año en que se cumple el 60 aniversario de fundación de una institución cuya característica principal es su esfuerzo y dedicación para conservar y difundir la cultura japonesa.

Fujinkai fue fundada el 21 de agosto de 1955, a raíz de la necesidad de contar con una institución para unir esfuerzos de las damas nikkei hacia obras benéficas, incentivar la unión, elevar el nivel cultural y participar en favor de las relaciones peruano-japonesas.

Dialogar con la señora Hayashi es interesante y grato, porque se conoce su experiencia cultural, su sentimiento de amor hacia el Perú, su predilección por el tiradito y su profunda admiración por la Asociación Femenina Peruano Japonesa. 

Un tema exclusivo es que es hija de Motome Okuyama, inmigrante japonesa que vino al Perú desde la prefectura de Yamanashi. Es una mamá que ha cumplido cien años el 7 de noviembre del 2014 y ha sido presidenta de Fujinkai en el 1968.

Fujinkai cumple 60 años.

Así es, este año vamos a celebrar los 60 años institucionales, ya tenemos que comenzar con los preparativos para las actividades de aniversario, aparte de las actividades institucionales programadas para un año.

Lo importante es que todas las socias se integren a Fujinkai, con la finalidad de realizar importantes actividades. Nuestra meta es que asista la mayor cantidad de socias al aniversario.

¿Qué es ser presidenta de Fujinkai?

Dirigir una institución como la Asociación Femenina Peruano Japonesa es una responsabilidad muy grande y bastante difícil. Principalmente hay que conservar los valores y las tradiciones con que ha sido fundada. Vamos a decir que la Asociación Femenina Peruano Japonesa y la Asociación Peruano Japonesa están casi al mismo nivel de ser las más importantes instituciones nikkei, por eso hay mucha responsabilidad. Y con el apoyo de las consejeras, las socias, la directiva y las delegadas zonales, creo que vamos a cumplir con todas las tareas programadas.

¿Desde cuándo es socia de Fujinkai?

Desde muchos años, pero no era tan activa porque trabajaba, y cuando me jubilé es que yo ingresé en forma más activa.

BICICLETAS MÍSTER

¿En qué trabajó?

En la empresa de mi papá, Bicicletas Míster, durante 40 años. Cuando salí del colegio a los 17 años, de inmediato comencé a trabajar. En esa época nuestros padres no tenían dinero como para que sus hijos estudien en la universidad, entonces a mi hermana y mí nos pidió que le apoyemos en la empresa familiar. Nosotras estudiamos Secretaría Ejecutiva durante dos años, nos turnábamos para estudiar y trabajar. De esta manera ayudamos a mi papá, y cuando fallece, nos dejó a nosotros las riendas de la empresa, pasaron 40 años hasta que me jubilé.

¿Ahora quién conduce Bicicletas Míster?

Mi sobrino continúa, aunque también ya se dedica a otras ramas empresariales. La gente joven tiene otro tipo de mentalidad, más amplia.

¿Cuándo llegó a ser mamá siguió trabajando?

Sí, nunca descansé, tuve a mis tres hijos y seguí trabajando. 

¿Dónde estudió?

En la Gran Unidad Escolar Miguel Grau, que está en Magdalena.

¿De qué promoción es?

Soy de la promoción 1958, y los exalumnos hasta ahora nos reunimos. Cada año el 8 de octubre por ser el aniversario de Miguel Grau, nos reunimos y almorzamos. Ya hemos celebrado nuestras bodas de oro, pero todos mantenemos la amistad que nació en las aulas escolares. 

¿Dónde nació?

En el Centro de Lima, en la calle Caridad, mis padres vivían allí. Cuando yo tenía cinco años nos mudamos a Magdalena, y allí fue donde prácticamente viví mi infancia y mi adolescencia. En esa época jugábamos con cosas que encontrábamos en la casa, con soga, con hilo, porque no había juguetes electrónicos.

¿Le gustaba ver televisión?

No, en esa época no había televisión, solamente escuchábamos radio. La televisión llega al Perú en la década de los 60, cuando yo ya estaba de novia.

PLENA LIBERTAD

¿Dónde conoció a su esposo?

En las fiestas con las amistades donde uno iba con motivo del tanomoshi, así fue como conocí a Luciano Hayashi. Nos casamos en 1964 y tenemos tres hijos: Maritza, que reside en Brasil; Jorge e Iván, que estudiaron en universidades peruanas. Se fueron a hacer el postgrado en Estados Unidos, y ahora los dos trabajan y viven en Los Ángeles. Yo estoy sola en Lima, porque enviudé hace 25 años.

¿Entonces tiene total libertad para ser presidenta de Fujinkai?

(Risas). Ya no hay nadie que dependa de mí, en eso tengo la facilidad y ventaja, porque ya nadie me espera, gracias a Dios, por eso puedo dedicarme con mayor fuerza a Fujinkai. Para mí Fujinkai es un aprendizaje que nunca imaginé, he aprendido muchas cosas. A esta edad una cree que ya aprendió todo, pero no es así, se aprende mucho de las palabras de las consejeras, de la misma directiva, de las socias con quienes estás en contacto. 

DOS GENERACIONES

Cuando su mamá fue presidenta de Fujinkai en 1968, ¿usted ya participaba como socia?

No, porque ya tenía mis tres hijos. Mi mamá trabajaba, pero tuvo mucho apoyo de mi papá para ser presidenta de Fujinkai. Mi papá siempre decía: «Tu mamá está en Fujinkai y no me preocupa la hora a la que ella regresa, porque está trabajando». Mi papá le ha apoyado muchísimo, en eso sí yo pensaba que si la mujer trabaja en ese tipo de instituciones y no tiene el apoyo de su esposo, es bien difícil trabajar.

¿Qué les dice a los esposos de las socias de Fujinkai?

Trabajar por una institución está bien, pero primero es la familia, el esposo y los hijos; pero una tiene que ver también lo suyo. Si ya trabajó para sus hijos, y sus hijos ya están grandes, ya puede dedicarse a algo propio, hacer lo que una nunca pudo lograr, y en esta institución sí se logra.

AMANTE DE LA CULTURA

¿Cuál es su apreciación de la colectividad nikkei?

Lo veo mucho mejor que antes. En general, la gente es más culta, es más educada, como yo estoy en el Centro Cultural Peruano Japonés veo que hay mucha cultura, mucho arte, no es como antes. Básicamente la gente no tomaba mayor interés en las actividades culturales, creo que hasta ahora todavía la colectividad nikkei aún no toma mucho interés, por ejemplo, por lo que es el teatro.

¿Cómo ha sido su experiencia cultural?

Tengo el 80 por ciento de educación japonesa, porque nuestros padres nos han educado con los valores y las tradiciones japonesas; sin embargo, yo me siento orgullosa de ser peruana, me gusta la cultura peruana, sus tradiciones, su comida, su gente...

¿Cuál es su plato favorito?

El tiradito, me encanta, y a donde voy lo primero que pido es tiradito.

Retomando su experiencia cultural, ¿en qué ha consistido?

Con mi esposo íbamos al Teatro Municipal y al Teatro Segura para disfrutar y apreciar la zarzuela. Gracias a mi esposo, salíamos cada fin de semana para ir al cine, al teatro, y nos gustaba ir a las presentaciones de cantantes que venían de diferentes países.

Luciano Hayashi ha sido mi mejor compañero, el mejor esposo y el mejor papá. Lamentablemente falleció un mes antes de cumplir las bodas de plata matrimoniales, han sido 25 años bien disfrutados.

Partiendo de su experiencia cultural, ¿qué les sugiere a las socias de Fujinkai?

Les invito que disfruten lo que es el arte, porque es muy importante para uno mismo. Uno se culturiza y aprende muchísimo. Yo he estudiado Arte en el Taller de Pintura Camino a la Felicidad, fueron seis años. Y al estar allí he tenido la oportunidad de asistir a las conferencias de personalidades como el poeta José Watanabe y el pintor Venancio Shinki. 

¿Dónde están los trabajos que ha hecho en el taller?

Están en la casa, exponiéndose en las paredes (risas). Mis hijos me daban determinado tema para pintar, yo los hacía, y ellos se lo llevaban, por eso mis obras están en Estados Unidos.

¿Continuará con el arte?

Sí. Después de terminar mi periodo presidencial en Fujinkai y tenga un poco más de tiempo, quiero regresar a pintar. Ahora estoy estudiando ceremonia del té, ya son cuatro años. Para mí la ceremonia del té es un momento de paz espiritual. He aprendido que para encontrar la serenidad hay que estudiar y conocer lo que es la ceremonia de ocha.

SUPEROBACHAN

El 7 de noviembre su mamá ha cumplido cien años.

Sí, es un orgullo tener una mamá de cien años. Ella es una persona que tiene mucho arte, escribe su diario cada noche, narra todo lo que ha vivido en el día, yo creo que eso le tiene lúcida. Madre como ella hay pocas. Tuvo ocho hijos, ahora somos seis, 25 nietos y 26 bisnietos. La mitad de sus nietos y bisnietos están afuera, pero siempre están en contacto. Sus nietos le han puesto el nombre de Superobachan, porque realmente es súper, es una persona que tiene mucha paciencia.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso