Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
El TLC con Japón todavía tiene mucho que ofrecernos
Pese al difícil momento económico que atraviesa Tokio, el interés del Perú debería estar en apuntalar su política agroindustrial y aprovechar el intercambio tecnológico que nos pueden ofrecer
sábado, 4 de abril de 2015 | 2:04 PM
El TLC con Japón todavía tiene mucho que ofrecernos

Por Christian Hiyane Yzena  

En noviembre del 2010, el país despertaba con una noticia alentadora y sumamente ventajosa: el cierre de las negociaciones del Acuerdo de Asociación Económica, conocido como TLC, con el Japón. Fue el presidente Alan García quien firmó la declaración con el Primer Ministro japonés, Naoto Kan, en el marco de la Cumbre de Líderes del Foro Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) que se desarrolló en la ciudad de Yokohama.

Posteriormente el 31 de mayo del 2011, se oficializó el acuerdo en Tokio con la suscripción del mismo a cargo del ministro de comercio exterior, Eduardo Ferreyros y el canciller nipón, Takeaki Matsumoto. Inicialmente, nuestro país descartó 745 partidas de 1.700, la mayoría de ellas del  rubro pesquero y agrícola, lo que avizoraba un panorama complejo y difícil del ingreso de nuestros productos al país del Sol Naciente.

TIENE PARA 25 AÑOS

Cuatro años después, los resultados aparentemente no parecen haber sido los mejores. Sin embargo el economista Jorge Gonzáles Izquierdo restó importancia a la efectividad inmediata de los TLC que el Perú ha firmado con distintos países, entre ellos Japón, toda vez que los resultados se apreciarán dentro de 25 años. Remarcó que hablar en este momento de ello es apresurado y que nuestro interés debería estar en enfocarnos en la magnitud de su alcance que no solo se reduce al ámbito comercial sino cultural, de patentes. “El análisis debe de tomar en consideración todo esto”, refirió.

Explicó que es lógico que las cosas no se produzcan como uno quisiera debido a que el panorama económico de los países desarrollados no es de los mejores. En el caso de Japón, en estos momentos se encuentra “enfermo” y con poco margen de manejo económico externo. Consideró sin embargo como un gran paso la firma de los acuerdos globales que a su juicio beneficiará al país a largo plazo y no en las actuales circunstancias porque la coyuntura mundial no lo permite.

Un aspecto interesante que Gonzáles Izquierdo confirmó es que, efectivamente, nos encontramos frente a un acuerdo al que no solo se le debe de ver como a un tratado económico sino más amplio y diversificado, entre los que cuenta, el tema cultural. Aquí es necesario informarnos de la manera en la que, incluso, los japoneses cierran sus negocios. Como bien lo advirtió el presidente del Consejo Empresarial Peruano Japonés (CEPEJA) Luis Vega Monteferri en su momento quien además conoce de cerca este capítulo.

LA IMPORTANCIA DE LO CULTURAL 

Para Oswaldo Morales, profesor de ESAN, Japón sigue siendo una incógnita para los empresarios que se debe descifrar ya que constituye una importante posibilidad de negocios internacionales. "En ese sentido, conviene recordar que el país del sol naciente a pesar de no contar con materias primas y donde casi todos los productos naturales son importados, produce aproximadamente 30 veces lo que produce el Perú y es uno de los mercados más exigentes del mundo", afirmó.

Recomendó ilustrarse un poco más a quienes quieran entablar algún tipo de negocio con los japoneses y no subestimar la importancia de los aspectos culturales y de la idiosincrasia a la hora de cerrar alguna transacción. "Los empresarios peruanos deben conocer estos detalles de los japoneses para hacer más efectivas sus negociaciones, generar confianza y ganar empatía. Un ejemplo es que los japoneses priorizan una relación a largo plazo antes que simplemente una operación comercial", añadió.

Es bueno precisar que el acuerdo económico bilateral con Tokio se viene desarrollando de manera progresiva, afinándose detalles sobre el ingreso de productos locales al mercado japonés de acuerdo a las exigencias y requerimientos sanitarios. En cierta forma, muchos de los obstáculos y entrampamientos de la etapa anterior al cierre de la negociación con Japón, no versaron sobre temas de forma sino de la calidad de lo que estábamos ofreciéndole a los nipones. 

“Hay acuerdos en temas como comercio, servicios, aduanas, reglas de origen y política de competencia, (pero) hay un entrampamiento en la Mesa de Acceso al Mercado”, recordó en su momento el jefe del equipo negociador del TLC entre Perú y Japón, Carlos Posada, reafirmando lo que comentamos líneas arriba. En pocas palabras se trata de un mercado altamente rentable pero exigente.

Dentro de la lista de bienes excluidos figuraban productos agroindustriales, agropecuarios, como carne de aves, huevos, espárragos, banano, mandarinas y café, entre otros, todos ellos supeditados todavía a conversaciones preliminares que aun hasta continua.

LA OPINIÓN DE FAIRLIE

El profesor de economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Alan Fairlie mencionó en su momento que pese a que Japón ocupa el sexto lugar como socio comercial de nuestro país tanto en exportaciones como importaciones el patrón que seguimos continúa siendo primario exportador. Es decir, nosotros abastecemos de productos minerales (cobre, cinc, plomo) y pesqueros (harina de pescado y crustáceos) a los nipones e importamos de ellos bienes de capital (automóviles, autopartes y electrodomésticos).

Explicó que el gran problema que tenemos y se ha convertido en uno de nuestros objetivos comerciales es el sector agroindustrial, es decir, las exportaciones no tradicionales dentro de las cuales existen considerables barreras y aspectos por corregir. Pese a ello, destacan las exportaciones de plátanos, espárragos y subproductos pesqueros.    

El actual momento nos coge mal parados por decirlo de alguna manera pero tampoco se puede exigir más si no reforzamos nuestras potencialidades. Ahora que Japón atraviesa por una etapa difícil en la parte económica, nuestro interés debería estar orientado al intercambio técnico y manufacturero, áreas de producción en las que Tokio nos tiene muchos que enseñar y de la que debemos de sacar provecho. 

En la parte agrícola, no es un secreto los enormes avances que ha alcanzado el sector agroindustrial. Es conveniente saber que si bien Japón carece de recursos naturales, la producción que maneja pese a todo, es 30 veces más de lo que nosotros ostentamos. La técnica que ha logrado en sistemas de riego, es una de las mejores del mundo. La robótica es de vanguardia y se habla abiertamente de la producción de máquinas humanas que en el futuro brindarán diversos servicios a los adultos mayores.

No aprovechar lo que Japón nos puede dar, más allá de lo económico, es simplemente un desperdicio. 

MÁS DATOS

El equipo peruano que negoció con sus pares japoneses el Acuerdo de Asociación Económica estuvo conformado por 23 personas. En esos momentos, los nipones también se encontraban negociando un TLC con la India. 

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso