Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Diez años de labor imparable de la venerable Jisen Oshiro en el Perú
Difundiendo el Zen
sábado, 2 de mayo de 2015 | 4:14 PM
Diez años de labor imparable de la venerable Jisen Oshiro en el Perú

El martes 5 de mayo, la Comunidad Zen Sotoshu conmemora los 10 años de labor de Jisen Oshiro en el Perú, una nikkei argentina cuya incansable labor siempre va a compañada de una sonrisa.

«Jisen Oshiro es ejemplo vivo de tenacidad, disciplina, entrega y valor. Una maestra con mucha experiencia y empuje. Sus enseñanzas han llegado no solo a las jóvenes generaciones nikkei sino a los peruanos que practicamos bajo su guía. Esto nos hace felices pues podemos ver que las semillas sembradas empiezan a florecer no solo en un sector de esta tierra sino que se esparcen para todos los seres en las diez direcciones», señala una nota de prensa enviada por la comunidad Zen que alista la celebración en el auditorio Jinnai del CCPJ.

Reseña sobre Jisen Oshiro

En 1987 funda con su hermano, el monje Ippo Oshiro, el Dojo Zen del Jardín Japonés de la ciudad de Buenos Aires en Argentina de 27 años de existencia. 

En 1995 ingresa al monasterio de formación zen Shogoji, en las montañas de Kumamoto, y al monasterio de Zuioji en la prefectura de Ehime en Japón.

En 1998 recibió la ordenación del venerable Saito Hokan Roshi.

En 1999 realizó el combate Dharma o Hossen shiki, en el templo Keijuji de Japón.

En el 2001 recibió la transmisión del Dharma o denpo, en el templo Mirokuji en Yamaguchi, Japón. En el mismo año volvió a América del Sur a prestar asistencia en los templos Busshinji en Sao Paulo y Zengenji en Mogi das Cruzes de Brasil. 

En el 2002, regresando al Japón, se hace cargo de la dirección del monasterio Shogoji para la formación de extranjeros en Kumamoto. Allí se dedicó a brindar a practicantes de todo el mundo la oportunidad de experimentar y entrenar la vida monástica tradicional de la escuela Zen Sotoshu. 

En el 2004 regresa a la Argentina para formar la Asociación de Budismo Soto Zen Nanzenji .

En el 2008 la venerable Jisen Oshiro fue nombrada por la sede administrativa de la escuela budista Sotoshu Kokusai Fukyoshi, maestra certificada encargada de esparcir el Dharma en Amércia del Sur. 

En el 2010 fue nombrada con el título Daiosho, certificada como gran maestra, que es el grado más alto a nivel espiritual en el Dharma.

En el Perú

Después de 10 años en Japón, en marzo del 2005, la venerable Jisen Oshiro arriba al Perú, fundando la Comunidad Zen Sotoshu cuyo templo Zuihoji se encuentra en el distrito de Miraflores en Lima. En este tiempo muchos peruanos fueron atraídos por la filosofía y la práctica de la meditación (zazen) que hasta hoy se realiza diariamente.

La venerable también retomó el coro de cantos búdicos en japonés (Baika), integrado por un grupo activo de peruanos y nikkei que son parte importante dentro de la organización de la comunidad zen. Ellos reciben año a año desde Japón a maestros de Baika para el perfeccionamiento de esta práctica. 

Hoy en día también se realizan en el Templo Zuihoji actividades abiertas para público en general, tales como ceremonias nupciales, meditación para niños, talleres de costura de mantos budistas, ceremonia para los antepasados y meditación en el Parque Reducto, y narración de cuentos zen para toda la familia. 

Anualmente también se celebran tres eventos importantes. El primero es el Hanamatsuri o Fiesta de las Flores, en conmemoración del nacimiento de Buda, que se realiza en abril, con el apoyo de la Municipalidad de Miraflores, una fiesta familiar que permite afianzar lazos con los vecinos. 

En segundo lugar está el Joya no Kane o Ceremonia de las 108 Campanadas, todos los 31 de diciembre en el Templo Zuihoji, acorde con la tradición de la visita de fin de año a los templos en Japón y despidiéndose de las 108 ignorancias del año. 

En tercer lugar, en Lima y Cusco se organizan anualmente los retiros de meditación zen en julio y diciembre. 

Con la comunidad nikkei

En la comunidad nikkei, Jisen Oshiro, a través de sus instituciones, preserva las tradiciones budistas conservadas en el seno de las familias. Fortaleciendo el nexo entre Perú y Japón, celebra ceremonias como el Día de la Amistad Peruano Japonesa; Ceremonia por la Paz, organizada por Hiroshima Kenjinkai ; entre otras.  

Además, oficia las romerías a los cementerios japoneses del sur y norte de Lima, manteniendo viva la tradición de los ancestros por el respeto y veneración a los antepasados. 

Fue invitada a oficiar la primera ceremonia memorial a los pioneros inmigrantes de Madre de Dios, portando sus 59 ihai al Cementerio Japonés privado de Puerto Maldonado

En la comunidad peruana

La comunidad peruana participa activamente, no solo en las practicas de meditación zen, sino en todas las actividades y ceremonias que se realizan a lo largo del año. 

Esto ha generado vocaciones sinceras que se ven cristalizadas en los dos díscípulos peruanos de la venerable Jisen Oshiro. En el 2006, ordena a Sengen Castilla, el primer monje zen peruano de la Escuela Sotoshu, confirmado con el Combate Dharma (Hossenshiki) en el Templo Jionji en abril del 2012. 

En ese mismo año fue ordenado el monje Tenkai Sánchez en el Valle Sagrado de los Incas, en la provincia de Cusco. 

El Templo Taiheizan Jionji

Fundado por el monje de Sotoshu Taian Ueno en 1907, fue el lugar donde la venerable realizó el primer retiro de meditación zen en diciembre del 2006.

En el 2008, ante el estado lamentable de la infraestructura del templo, la venerable Jisen Oshiro inicia el proyecto para reconstruir y refaccionar las zonas que requerían mayor atención. 

En el 2009, aprobado por Sotoshu de Japón, llega una partida de 35 054 40 soles para la limpieza del terreno, obra de concreto armado, muros y tabiques perimetral, nuevo techo de la cocina, piso del aula del segundo nivel, pintura e instalaciones eléctricas. En el Obon del 2010 se inaugura la obra terminada del templo y en el año del 110 aniversario se volvió a pintar en su totalidad.

Siempre fue la idea de la venerable Jisen Oshiro, que antes de avocarse a la construcción de un templo en la ciudad de Lima se debía reforzar primero la obra de los maestros zen predecesores en San Vicente de Cañete que es el origen del budismo zen en el Perú, y que también es el origen del Zen en Latinoamérica.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso