Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Adela Saito, una mamá independiente y satisfecha
Esposa de Chihito Saito, exjefe de la sección en castellano desde la fundación de Perú Shimpo
lunes, 11 de mayo de 2015 | 2:07 PM
Adela Saito, una mamá independiente y satisfecha
Galeria Imagenes

Adela Saito es una mamá satisfecha por haber cumplido la tarea de madre. Es una mamá independiente que disfruta de comunicarse vía internet. Durante 46 años ha sido profesora de idioma japonés.

Adela Saito es esposa de Chihito Saito, el recordado columnista Don Jueves, quien se desempeñó como jefe de la sección en español de Perú Shimpo.

¿Para usted tiene un motivo especial el Día de la Madre?

Sí, a estas alturas de mi vida siento que he cumplido con mi tarea. Es un día de muchas satisfacciones, de recuerdos y de gratitud a mi madre y a la madre de mi difunto esposo, que con tanto cariño me educaron y me enseñaron a ser lo que ellas fueron, y yo viví tratando de mantenerlo y practicarlo.

¿Mamá de cuántos hijos, y cuántos nietos y bisnietos?

Tengo tres hijos: la mayor es Susana Saito de Tanaka, tiene cuatro hijos, tres varones y una mujer. Los dos mayores casados y con un hijito/a cada uno. El tercero y la última solteros y trabajando.

Mi segunda hija es Cristina Saito de Morita, tiene dos hijos, la mayor casada y con una hijita de tres años, y el segundo es varón, aún soltero, y se ha independizado.

Mi último y único hijo varón es Alberto Saito, casado con Ana Oka, y tienen solamente un hijo aún soltero.

Como verás, tengo una familia numerosa con tres hijos, siete nietos y tres bisnietos. Ya te puedes imaginar cuando nos reunimos todos...

¿Cómo fue su primera vez como mamá?

Mis tres hijos nacieron en la Quinta Heeren. Cuando nació mi primera hija fue motivo de mucha alegría para toda la familia Saito, por ser la primera que llevaba el apellido. Prácticamente la cuidaban entre toda la familia. Durante un mes me tuvieron en cama, así era en esa época.

¿Cómo celebraban el Día de la Madre con el señor Saito?

En la mansión de la Quinta Heeren vivía toda la familia Saito, y en el día de la madre el personaje central era «mamama», la madre de mi esposo.

¿Usted ha dedicado el 100% de su vida a ser mamá?

Me parece que sí, hasta que mi último hijo estuvo por terminar la primaria y fui llamada por un amigo de la infancia del antiguo Jishuuryou, directivo de la entonces Escuela Santa Beatriz, para la enseñanza del idioma japonés por falta de personal, en 1963. 

En esa época de la postguerra más de la mitad de los alumnos eran sansei y no entendían el idioma, pues lo llevaban como curso especial con pocas horas de estudio, además de la falta de material didáctico.

A tanta insistencia acepté y me dediqué preparando materiales didácticos, basándome en los libros de inglés con los que estudió mi hijo. Inicialmente fueron pocas las horas de trabajo, por lo que no descuidé la casa ni la docencia.

Luego de varios años, en 1975, al crearse el colegio La Unión, todo el personal fuimos trasladados pero ya con horario estable, y paralelamente con las clases nocturnas de la Sociedad Central Japonesa desde 1970.

¿Ser mamá es una gran responsabilidad?

Naturalmente. En la actualidad casi todas las madres se ven en la necesidad de trabajar y tienen doble responsabilidad. Preocuparse física y moralmente de sus hijos y no descuidar su trabajo.

Actualmente con los avances de la tecnología estando en el trabajo pueden controlar el estado de sus menores hijos a través del celular.

¿Tiene algo de particular ser mamá nisei?

Las madres nisei hemos sido educadas bajo las costumbres japonesas e inconscientemente trasmitimos los valores que nos inculcaron nuestros padres a nuestros hijos, así no hayan estudiado el idioma japonés.

¿Cómo es ser mamá de saludables 90 años? 

Falta un poco para cumplirlos. Trabajé en las clase diurnas y nocturnas de la Asociación Peruano Japonesa hasta los 84 años, en total 46 años ininterrumpidos desde que me inicié en Santa Beatriz.

Y luego, ¿qué hacer? El aburrimiento, la soledad no pensé que fuera tan terrible para la mente y la salud en general. Se me ocurrió estudiar computación, curso para el adulto mayor y gratis en la Casa de Cultura de la Municipalidad. Solamente fueron dos meses y no pude continuar por tantos desertores, y me aburrí.

Consultando con el libro que nos hicieron comprar, fui practicando sola y aquí me tienes dando respuestas a tus preguntas para enviártelas vía internet. También salgo periódicamente con mis compañeros de trabajo para almorzar, tomar un lonchecito, igualmente mis exalumnos me sacan para reuniones y es muy reconfortante.

Mis hijos se sienten felices de ver que aún llevo una vida independiente. Trato de vivir feliz el hoy, mañana será otro día.

Salude a las mamás.

Saludos cariñosos a todas las mamás en general, que sigan disfrutando de la gracia de haber tenido hijos, sea cualquiera la condición en que se encuentran.

Un abrazo a todas las mamás del Centro Jinnai, a la directora y voluntarias, que con tanto cariño ven por nosotras.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso