Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«Kio Take Service», el sueño hecho realidad de Daniel Sakihara
miércoles, 27 de mayo de 2015 | 5:49 PM
«Kio Take Service», el sueño hecho realidad de Daniel Sakihara

Por: Christian Hiyane Yzena

La pasión por los fierros y las tuercas nunca lo abandonaron. Con esa premisa Daniel Sakihara Uchima (43) enrumbó a Japón en mayo de 1991, pese a que no necesitaba hacerlo pues sus padres Sukenori y Yukie tenían una sanguchería con una abultada clientela ubicada entre los jirones Ancash y Huánuco, en Barrios Altos. El deseo de independencia y de contar con el terreno para iniciar su propio negocio, lograron convencerlo de que tomaba la mejor decisión, aunque sus padres no estuvieran de acuerdo.

Nada fácil

Estudió la primaria y parte de la secundaria en el colegio Nuestra Señora de Guadalupe. No cerró la etapa en la emblemática unidad escolar de la avenida Alfonso Ugarte por la huelga de maestros que se prolongó por seis meses. Los dos últimos años los siguió en el colegio peruano-japonés La Victoria. Ahí se rodeó de un importante círculo de amigos nikkei.

Postuló a Senati después de una larga espera por la famosa «carta de empresa», un documento de respaldo que le permitía ingresar a la escuela. En un primer momento se acercó a Resepana (hoy Toyota Pana Autos), pero debido a la excesiva demora en la firma no llegó a inscribirse. Finalmente quien terminó estampando su rúbrica fue Germán Noda, gerente del Centro Electrónico Automotriz «Noda» donde realizó sus prácticas. 

Sin embargo, Japón andaba de moda. Decenas de jóvenes recién egresados de los colegios nikkei decidieron jugársela en otro país debido a la crisis que atravesaba el Perú, además del peligro por la presencia de Sendero Luminoso. A los 19 años llegó a Narita. Un tío conocido como el «Cholo» Tobaru lo recibió en su apato de Hino Shi. Unos días después ingresa a la fábrica de autopartes Hino, ahí «aprendí el ensamblaje (...), cada 5 minutos salía un motor», recuerda.

Marcaba tarjeta a las 8:00 de la mañana y salía a las 7:10 de la noche. La responsabilidad que tuvo la recibió con beneplácito, pues era lo que buscaba y lo que le gustaba: la mecánica. «Fue algo que me gustó desde muy niño cuando mi papá llevaba su automóvil a arreglarlo. Iba con mi hermano que también parecía compartir el mismo interés por los fierros», recuerda. 

Un reencuentro familiar

Cierto día, se puso en contacto con familiares okinawenses que residían y además manejaban una pequeña empresa en Yokohama. Fue bien recibido por sus parientes, entre ellos, el tío Seiki Iju. Después de cariñosos saludos, su obaa Yoshiko que se encontraba en Okinawa le manifestó que quería conocerlo personalmente. Así, Daniel conoció a su abuela, de quien solo tenía vagos recuerdos. 

Se comunicó con su padre en Lima y le pidió que le diera el alcance en Tokio. Inicialmente su papá no estaba muy convencido de la idea, pero aceptó con dos condiciones: hacerse cargo de todos sus gastos y, después de la visita a la obaa, trabajar un tiempo juntos para ahorrar el dinero necesario para establecer su taller mecánico. 

La emoción del reencuentro entre madre, hijo y nieto fue enorme, el sentimiento y la nostalgia se impusieron por encima de todo. Mientras su padre estuvo en la zona de Nakagusuku, Daniel utilizó dos semanas de permiso y regresó a Hino a laborar en setiembre de 1992. «Sukenori se despidió de su madre a quien vería por última vez. Fue en todo caso, un volverse a encontrar y un adiós que al mismo tiempo los terminaría separando por las mismas obligaciones y responsabilidades de la vida. Y ambos sabían que era así», relata.

Daniel volvió a una nueva línea en la localidad de Hamura, también en Tokio. La fábrica debía trasladarse, por lo que él dialogó con sus superiores con la finalidad de quedarse en Hino. Efectivamente, lo consiguió, su jefe, Kichi Kocho, intercedió por él, pero tuvo que aceptar otras condiciones laborales. En septiembre de 1992, Daniel decide dejar la fábrica para trabajar en Denkiya (electricidad de construcciones).

Experiencias poco alentadoras

Después de un fallido intento por ingresar al rubro de la construcción se contactó con los tíos paternos que tenía en Yokohama, quienes lo recibieron con cariño. La empresa familiar se dedicaba al llenado de pisos de concreto bajo contratos. Sin embargo, por algunos contratiempos en la salud de su padre, Daniel regresó. Fue como empezar de cero, con la atingencia de la valiosa experiencia ganada y el deseo cada vez más grande del taller propio. Retomó los estudios en Senati y reingresó al taller de los Noda. Hasta que le tuvo la posibilidad de arrendar un espacio en Surquillo en sociedad con un amigo de ascendencia china.

El taller fue bautizado con el nombre de Kio Take Service (por las iniciales de los nombres de Kioshi, un hermano que falleció a los 15 años y Takeshi, que es el nombre japonés de Daniel) aunque solo fue por dos años. En estas circunstancias fallece su padre. Posteriormente se muda a Balconcillo, donde arreglaba automóviles con un tío, y luego a La Victoria, donde, junto a un primo, también realizaba este trabajo. Con mucho esfuerzo inaugura su propio lugar de trabajo en Santa Anita, en el 2000. Siete años después se traslada a la av. San Luis, lugar en el que hasta hoy labora. 

Kio Take Service no es un simple taller de mecánica, con todos los servicios que ello implique, sino también una importante fuente de ingresos para muchas familias: aquí se emplea a nueve personas, nada menos. Con el tiempo, los servicios se han diversificado y la zona es ideal. 

Datos

Kio Take Service S.A.C.

Car Service

Av. San Luis 1221, San Luis

Telefax: 346-3722 Móvil: 9903-54041

Kiotakeservice1995@hotmail.com  

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso