Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«Los valores se forman desde antes de los tres años»
Observando el comportamiento de sus padres, de sus amigos, y de sus maestros
miércoles, 29 de julio de 2015 | 10:20 AM
«Los valores se forman desde antes de los tres años»

Por: Ciria Chauca Falconí

Jorge Yamamoto Suda, investigador social, especializado en el desarrollo de métodos de investigación e intervención, explica lo que son los valores peruanos, y cómo se inculcan.

Subraya que se observa cada vez más la tríada de los antivalores sociales: el egoísmo, el chisme y la envidia.

Actualmente realiza un estudio técnico-psicosocial de cómo promover los valores  con el fin de promover la felicidad, la productividad y la conducta ciudadana.

Además, desea un «feliz 28 de julio a todos los peruanos que con sus valores aterrizados en su conducta familiar, laboral y ciudadana, hacen que este país sea grande».

¿Cómo se definen los valores peruanos?

Los valores son comportamientos que las personas realizan en público, sin que nadie los observe, son conductas interiorizadas como buenas. Cuando una persona se comporta de acuerdo a esos valores, sentimos felicidad, admiración, simpatía. Cuando ocurre lo contrario, sentimos infelicidad, desprecio y podemos comportarnos de forma agresiva contra la persona o grupo que se comporta en contra de nuestros valores. 

¿Hay que inculcarlos desde la familia?

Los valores no se desarrollan a través de charlas ni talleres de inducción, se van formando desde antes de los tres años, observando el comportamiento de sus padres, de sus amigos y  maestros. Los medios de comunicación, educativos o basura, también forman valores (o antivalores), pero no pueden contra una buena formación familiar. 

¿Somos felices de ser peruanas y peruanos?

En los estudios que desarrollamos en la PUCP y en la consultora B y P Bienestar y Productividad, encontramos que las familias peruanas, especialmente las limeñas, se diferencian en que unas centran su vida en el logro material y otras en el desarrollo de la calidad personal de sus hijos y de relaciones con personas que compartan sus valores. Las primeras tendrán más estrés, menos felicidad y menos relaciones armoniosas con otras personas. Las últimas tendrán menos estrés, serán más felices, tendrán un comportamiento social más responsable y serán mejores ciudadanos. Los padres que se centran en lo material, transmitirán esos valores a sus hijos y estos tienen más posibilidades de ser acomplejados. 

¿Vivimos una crisis de valores morales?

Dada la creciente ola de interés por lo material como aspecto central en la vida y una reducción de los valores, se observa cada vez más la tríada de los antivalores sociales: el egoísmo, el chisme y la envidia. Cuando un peruano progresa, otro peruano se siente miserable. Menosprecia su logro con el chisme maletero, que consiste en menospreciar cómo se alcanzó el logro. Y en vez de que todos cooperen para el progreso colectivo, nos ponemos trabas. No solo se reduce la ayuda mutua, entramos en un estado de egoísmo cerrado en donde dejamos de ser sensibles a las necesidades de los otros (empatía) y empezamos a disfrutar del mal ajeno. Esto lo podemos ver en el tráfico, en el comportamiento peatonal, en el trabajo, etc.

Por esa tendencia, no es un lujo sino una necesidad emprender un programa nacional para combatir los antivalores sociales del egoísmo, el chisme y la envidia, también llamados conducta desubicada. Un programa de varios años, con participación de las empresas, la sociedad civil, y si es posible, el Gobierno. Estamos terminando un estudio técnico-psicosocial de cómo promover eficaz y eficientemente los valores en el Perú, con el fin de promover la felicidad, la productividad y la conducta ciudadana. Pronto estaremos dando difusión a estos resultados, los cuales tienen importantes aplicaciones para las familias y las empresas. También si eventualmente aparece un  Gobierno que no solo quiera aprovecharse de la política, sino que quiera hacer algo de política. 

La APJ practica un código de valores éticos, ¿cuál sería el más importante?

El código de valores de la APJ es un extraordinario ejemplo de valores que ayudan a las personas y a la sociedad: respeto, honestidad, responsabilidad, solidaridad, laboriosidad, armonía y confianza. El respeto es la base de las relaciones interpersonales, relaciones que si se conducen con honestidad y rectitud fundarán una sociedad de confianza y armonía. Si esto se une con ser laborioso y solidario, tenemos la fórmula de la felicidad con progreso. Sin embargo, estos valores tienen mucha influencia de la cultura japonesa, los cuales se enseñan y observan en casa y en la escuela, situación que es diferente a la peruana. En el Perú existen otros valores, como los del trabajador recio, se trata de ser muy trabajador, fuerte ante la adversidad y mirar con optimismo las dificultades, haciendo que la penuria sea una motivación para salir adelante. Estos valores corresponden a nuestra realidad y cultura, diferente a la del Japón y son las que sacan adelante a este país, más allá de todos sus problemas. Una patria no es solamente una bandera, un himno y una fecha; es en gran medida los valores de su gente. Feliz 28 de julio a todos los peruanos que con sus valores aterrizados en su conducta familiar, laboral y ciudadana, hacen que este país sea grande. 

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso