Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Perú Fukushima Kenjinkai festejó 100 años de fundación institucional
lunes, 16 de noviembre de 2015 | 6:34 PM
Perú Fukushima Kenjinkai festejó  100 años de fundación institucional
Galeria Imagenes

Perú Fukushima Kenjinkai celebró 100 años de fundación institucional con la participación de Tsunetoshi Manome, subdirector de la División de Asuntos Internacionales;  Tatsushi Otsuki, subdirector de la División de  Relaciones Públicas; y Shinya Suwa, funcionario del departamento de Relaciones Internacional de la prefectura de Fukushima. 

La ceremonia central fue el viernes 13, con la asistencia del embajador de Japón, Tatsuya Kabutan; Koichi Shimono, cónsul; Carmen Hayashi, presidenta de la Asociación Femenina Peruano Japonesa; Jorge Kunigami, representante de la Asociación Peruano Japonesa; Jimmy Shimabukuro, presidente de AELU, así como expresidentes de Fukushima, buen número de familias descendientes de esta prefectura, y presidentes de instituciones nikkei.

Víctor Sato, en su mensaje como presidente de Perú Fukushima Kenjinkai, dijo que hace 108 años, el 8 de febrero de 1907, arribó al Perú, a bordo del barco Kasato Maru, el primer grupo de 52 inmigrantes de la prefectura de Fukushima.

Anotó que fue dura la realidad que encontraron, al ser incorporados como braceros en las haciendas azucareras y recibieron un trato muy diferente al que se les había prometido. Alguno de ellos enfermaron y otros fallecieron. Es por ello que muchos de los inmigrantes decidieron ir a ciudades que les eran extrañas, y emprendieron pequeños negocios, como peluquerías, lavanderías, bodegas; abriéndose camino y forjando la educación de sus hijos. 

«No fue sino hasta el día 10 de noviembre de 1915 que un grupo de 15 inmigrantes de la prefectura de Fukushima tuvo la feliz idea de formar una asociación que les permitiera hacer más llevadera sus vidas lejos de su Japón natal y de sus familiares, naciendo formalmente de esta manera el Perú Fukushima Kenjinkai», explicó.

Dijo que la primera directiva estuvo presidida por Jubei Shimoyama. Perú Fukushima Kenjinkai desarrolló sus actividades ininterrumpidas hasta 1940, año en el que se suspendieron por el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

El reinicio de las actividades institucionales fue el 6 de enero de 1958, estuvo marcado por un hecho muy significativo: se eligió por primera vez como presidente a un nisei, Julio H. Sato, en quien posteriormente en el año 1971 recaería «el honor de primer presidente nisei de la entonces Sociedad Central Japonesa, hoy Asociación Peruano Japonesa», indicó.

«Luego de este reinicio varios fukushimanos han tenido el honor de presidir este kenjinkai y sinceramente el día de hoy me siento muy honrado, agradecido y orgulloso de participar en esta celebración como presidente de nuestro kenjinkai, que se ha mantenido a pesar todo, sufrimiento, luchas y experiencias vividas por nuestros padres y abuelos, y es gracias a ellos que estamos nosotros aquí reunidos», subrayó.

Precisó que él pertenece a la generación sansei, y que agradece enormemente a todas las personas, en especial a sus abuelos, padres, y familiares, que de una u otra manera «me enseñaron a sentir este cariño y compromiso por este kenjinkai».

Su gratitud fue para los issei y nisei, por la confianza depositada en la tercera generación para continuar «el excelente trabajo realizado y que nuestros hijos puedan seguir manteniendo Perú Fukushima Kenjinkai por muchos años más».  

Mágica experiencia

Nao Nabeta, presidente de la comisión celebratoria, narró su experiencia en Fukushima, a inicios del 2014, por invitación de la prefectura y el kenjinkai.

«A pesar que era mi segunda visita al Japón, esta vez fue especial, fue mágica. Y digo mágica por la conexión que tuve, casi instantánea, con el lugar y su gente. Era como reencontrarse en un lugar familiar y con viejos amigos después de muchos años».

Señaló que en Fukushima también tuvo la oportunidad de conocer a otros descendientes fukushimanos de diferentes partes de América. «La conexión fue igual. Hoy, casi 2 años después, y gracias a la tecnología, y a pesar de que no nos vemos físicamente, estamos siempre en contacto, nos escribimos, enviamos fotos y nos alegramos de los éxitos de cada uno», acentuó.

Esta visita también fue especial porque Nao Nabeta tuvo la oportunidad de conocer los grandes esfuerzos de reconstrucción luego del tsunami, el 11 de marzo del 2011. Al ver y escuchar a las personas que han sido desplazadas de sus pueblos, «destruidos o contaminados por los desastres que todos conocemos y que han empezado una nueva vida en un lugar distinto, con dificultad pero con alegría y esperanza también, no podía dejar de pensar en mis abuelos y el esfuerzo que significa empezar a vivir en otro lugar, sin perder su esencia: sus valores, su historia y sus costumbres, su alegría y optimismo».

Reflexionó que esa esencia, es la que comparten los que conforman el kenjinkai, cada vez que se juntan en un paseo, celebración, Matsuri o Undokai. «A pesar que nos vemos relativamente poco, somos como una gran familia. Particularmente he hecho muchos amigos. No puedo negar que cada reunión y celebración del kenjinkai la pasamos bien, nos reímos mucho», resaltó.

Consideró que esa es la razón por la que hace 100 años «nuestros antepasados fundaron este kenjinkai, y es por eso que les pido a todos seguir participando en sus actividades: para seguir recordando historias y construir nuevas, con amistad y cariño», exhortó.

El gobernador de la prefectura de Fukushima, Masao Uchibori, hizo llegar su saludo por los 100 años de Perú Hiroshima Kenjinkai.

La ceremonia protocolar finalizó con el brindis de honor a cargo de Tsunetoshi Nanome.

El festejo de los 100 años continuó con una cena animada con un show artístico, que se inició con la presentación del taller «Aprendiendo a tocar», dirigido por el profesor Johnny López y la participación de niñas y niños de Perú Fukushima Kenjinkai.

El grupo de damas, jóvenes y niñas de Fukushima bailó Kooma Bon Uta.

El grupo «Fraternidad juvenil ritmos del Altiplano» ofreció diablada, llamerada y caporales.

La ceremonia central finalizó con las palabras de agradecimiento de Nao Nabeta.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso