Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«El Perú sería un país feliz si elimina la corrupción gubernamental»
Jorge Yamamoto:
miércoles, 23 de marzo de 2016 | 8:00 PM
«El Perú sería un país feliz si elimina la corrupción gubernamental»

Por: Ciria Chauca Falconí

El investigador social Jorge Yamamoto fue uno de los cinco invitados en la Primera Convención Nikkei, que organizó la Asociación Peruano Japonesa.

Su participación, asegura, ha sido una experiencia muy grata. Entre las cosas que remarcó en su exposición, fue que para ser más felices hay que eliminar la corrupción en el ámbito gubernamental, reducir el egoísmo, el chisme y la envidia.

¿Cómo fue su experiencia en la I Convención Nikkei?

Muy grata. Estoy muy honrado por el reconocimiento al trabajo que venimos desarrollando desde hace algunas décadas.

Esta Convención es importante porque aquí se reúnen personas que a su vez tienen a su cargo diferentes grupos. El fin es reforzar los valores de la cultura japonesa, contrastarlos, dialogar y fortalecer no solo los valores japoneses, sino la integración con la sociedad peruana.

¿Es la primera vez que participa en una actividad de APJ?

Sí, es la primera vez. El año pasado tuve el gusto de participar en dos exposiciones: fotográfica y una conferencia relacionada.

¿Se siente nikkei?

Sí, claro que sí, tan nikkei como peruano de ascendencia japonesa, que son dos caras de la misma moneda.

¿Nikkei peruano o peruano nikkei?

Yo lo pondría como en el yin y en el yang. Le pondría en un motorcito que va dando vueltas. A veces sin uno planificarlo sale más la parte de origen japonés y en otro momento se activa más la parte peruana.

¿Cree que ser nikkei es tener acceso a la felicidad?

Creo que ser humano es tener acceso a la felicidad. Y ser nikkei impone algunas dificultades y algunas ventajas para ser feliz. En general, en todos los grupos minoritarios se va a tener algún tipo de diferenciación de la sociedad, que en algún caso puede llevar a la discriminación. Pero, por otro lado, parte de la riqueza de un país multicultural como el Perú consiste en nutrirse y no discriminar estas grandes diferencias; así como nuestra gastronomía que se ha enriquecido de lo japonés, de lo italiano y lo chino, y genera un producto magnífico. Así también, estos orígenes japoneses nos permiten aportar a la sociedad con algunos elementos complementarios, que debidamente manejados pueden ser una ventaja profesional, científica y social.

¿Qué opinión tiene sobre las próximas elecciones y los candidatos? 

Creo que debemos tomar este proceso como una selección de personal. Imaginemos que tenemos una empresa y hay que elegir al gerente general [aunque en este caso es más importante aún porque se trata del presidente de un país]. Entonces, su perfil tiene que incluir que sea una persona honrada, honesta. Tiene que ser una persona con la capacidad técnica para diseñar buenos planes, ejecutarlos e irlos mejorando sobre la marcha. En esa capacidad técnica, yo separaría dos cosas: la parte más económica y la parte más social. Sin desarrollo económico, no pasa nada, pero solo con desarrollo económico puede haber inequidad, o puede haber un aumento de la delincuencia, como venimos observando en los últimos diez años.

En el Perú, en los últimos años, hemos tenido buenos equipos económicos, por eso el Ministerio de Economía y Finanzas está consolidado; pero tenemos un enorme vacío en la parte social. La gente cree que basta con regalar cosas, o tener buena intención para que este aspecto mejore, pero es lo más complejo y técnico del mundo. En suma, yo le diría a los electores que analicen las cosas en conjunto, la honestidad del candidato y su equipo, la capacidad técnica, económica y social. 

¿Qué cree que deben hacer las familias para evitar el sicariato juvenil?

El problema no es para las familias: el sicariato es muchas veces heredado de los padres. Se requiere de una invocación a los gobernantes, a las instituciones académicas, a las ONG para que hagan protestas técnicas que eviten el avance de los antivalores. En este momento, en el promedio de los peruanos, la honradez no es un valor, sino que es sacar provecho de la oportunidad. No solo se piensa esto en los sectores pobres, sino que pasa desde los empresarios hasta el que tiene dificultad para pagar un pasaje en la combi. Hay que comenzar por ahí, pero paralelamente hay que enfocarnos en esos sectores en donde se están formando los delincuentes del futuro y se están especializando los delincuentes del presente. Este es un problema social y hay que organizar y planificar un plan de aquí a cinco años. Esto no es un pequeño incendio, sino un gran incendio forestal que puede borrar todo el país.

¿Cree que estamos siguiendo el camino de México y Colombia?

Hay indicadores que nos dicen que podríamos estar siguiendo ese mismo camino. 

Además, está la globalización, que sirve tanto para la tecnología como para la educación y la delincuencia. Ya hay evidencia de la expansión de los cárteles colombianos y mexicanos en el Perú;  y siendo un país con un sistema policial y judicial, en general, corruptos, somos candidatos a una mayor expansión de estos.

¿Qué mensaje tendría para los han iniciado sus clases escolares?

Primero, a los padres de los escolares, que tengan en cuenta, que la mejor educación que les pueden dar a sus hijos son los valores, y eso se imparte en casa, y se imparte con el ejemplo. Si es una familia que celebra que uno de sus integrantes robó algo en el supermercado, o que coimea a un policía, o que en vez de trabajar duro empieza hacer una serie de cosas indebidas, está formando la peor generación para el futuro. No le hacen un favor al hijo, porque en lugar de tener un trabajo estable, una reputación que les permita crecer sostenidamente, lo que van hacer es condenarle a la mediocridad. 

Entonces, que comience el ejemplo en casa, que le inculquen el hábito de lectura y más televisión educativa, menos televisión basura. Se han hecho estudios que demuestran que ver televisión basura y hacer comentarios de cómo eso no lleva a nada tiene un poder educativo muy grande, pero si en cambio se matan de risa y son los primeros promotores de ese chisme, están siendo los agentes para el mal desarrollo de los valores de los hijos. 

A los estudiantes, les diría que sigan el ejemplo de los padres. 

Por otro lado, ¿qué cree que nos falta para ser más felices?

Fundamentalmente tres cosas: reducir el antivalor de la tríada social del mal, el egoísmo, el chisme y la envidia en el ámbito de las relaciones interpersonales; eliminar la corrupción en el ámbito gubernamental; y reforzar los valores del trabajo y ayuda mutua y reducir las metas consumistas en el ámbito familiar. Con esto seríamos un país increíblemente feliz y con una prosperidad asegurada no por el valor de los metales, sino por el valor de los peruanos. 

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso