Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«Las autoridades tienen que saber servir»
Reflexiones del padre Luis Alberto Mazekina en Semana Santa
lunes, 28 de marzo de 2016 | 5:21 PM
«Las autoridades tienen que saber servir»
Galeria Imagenes

Por: Christian Hiyane Yzena

El padre Luis Alberto Mazekina Oshiro dejará Los Olivos para trasladarse en los próximos meses a San Martín de Porres, después de tres años. El 2013, como seminarista, el año siguiente, como diacono, y el 2015, en su primer año como cura, fueron capítulos trascendentales de su vida al servicio de Dios y de las personas. En época electoral, estas son sus reflexiones por Semana Santa.

¿Cuál sería la reflexión en esta Semana Santa?

Lo que uno tiene que valorar es el sacrificio del Señor Jesús, el hijo de Dios que se hace hombre para entregar su vida por todos nosotros. Como dice Pablo en su carta a los Filipenses: «Cristo a pesar de su condición divina se hace hombre y toma la condición de esclavo», o sea, se pone al servicio de todos nosotros. Por eso, cuando Jesús lava los pies el Jueves Santo en la última cena, da una muestra de su amor, de amar hasta el extremo. ¿Qué significa eso? Que ama hasta dar la vida. 

¿Llevar una buena gestión pública tiene relación con la idea de servir bien a los demás?

Los presidentes tienen que ponerse al servicio del país. Los congresistas también y los que juzgan también. El pueblo ha tenido y tiene mucha paciencia, pero esta en algún momento se agota; se ve incluso casos en los que se hace justicia por su propia mano. 

¿Entonces, en el fondo no suele ser violento?

La gente tiene derecho a exigir que trabajen bien, que le sirvan bien. En el fondo el peruano es un poco pacífico. Hablan, reclaman, pitean, pero a la hora de la hora, solo un grupo puede ser medio belicoso. Cuando yo he ido a viajes de promoción de varios colegios de la zona he visto muchas realidades preincas y muchas de esas culturas eran pacíficas. 

¿Cómo entender esta especie de desatención si cada vez tenemos más ministerios abocados a sectores sensibles que se ocupan de las mujeres o las poblaciones vulnerables?

Hay cosas que deberían organizarse de una manera más descentralizada. De verdad no hay un solo cuerpo entre lo que sería Gobierno Nacional, Regional y el Local. No hay una coherencia, no hay una relación concreta. Como que cada uno baila con su pañuelo. No hay unidad. En el fondo, en el cristianismo sería «no hay comunión». En la última cena, Jesús lo que quiere es que haya comunión, pues Dios dice: «En medio de vuestras diferencias pueden vivir en comunión». Por ejemplo, si cada municipalidad se preocupara por administrar bien los impuestos, habría más desarrollo en los sitios más difíciles. Ya no tendría que ver eso el gobierno nacional. Lo lógico es que cada gobierno local reconozca sus problemas y los solucione. Pero no se da, no hay esa unidad para que todas las autoridades trabajen por un mismo fin.

LA RESURRECCIÓN OLVIDADA

¿La Semana Santa tiene un proceso natural que discurre y que termina con la Resurrección?

Que es donde Jesús viene para vencer a la muerte, entonces la fe de todo cristiano tiene que basarse en la Resurrección. Lo gracioso es que en Domingo de Ramos viene más gente que en Domingo de Resurrección (sonríe). Allí un poquito que nuestra fe está fallando. Porque la buena noticia (evangelio) es que Jesús ha vencido a la muerte. Por eso vale la pena bautizarse, confirmarse, hacer la eucaristía. Pero si ya la Resurrección queda como simple culto o rito pierde todo su sentido. 

¿Cómo influye en nosotros?

A nadie le gusta entrar a la muerte. La muerte uno la experimenta todos los días porque es algo que nunca queremos pasar. Por ejemplo, yo tengo una enfermedad. No sé si moriré o no por ella, pero aceptarla, asumirla, no quejarme, no lamentarme, es una manera de entrar a la muerte. Esa enfermedad no me quita la vida. Verlo desde la óptica de la Resurrección, es verlo diferente. Por eso todos los bautizados tienen que tener fe en la Resurrección. 

LA FE EN LOS CUARENTA

¿Qué ejemplos de fe cree que le estamos dando a nuestros hijos?

Creo que no nos está yendo bien, pero no es culpa nuestra, sino de generaciones pasadas que no han transmitido bien la fe. Por ser nikkeis tenemos, te puedo decir, cierta justificación, que no se si llamarla así, de nuestros ancestros que han venido acá, que han visto en el país más la costumbre que una forma de vida. Porque la fe concreta tampoco es que la hayamos visto mucha. Pero de los peruanos propiamente, que son los de acá, ellos si han tenido un vacío. Como que en un momento la gente no puso a Dios primero. Primero han estado pensando en estudiar, trabajar. Si tú no le has enseñado a «honrar a tu padre y madre» entonces ese hijo hace lo que le da la gana, piensa en sí mismo nadas más y se olvida de sus padres.

¿Cómo entender la poca fe de los migrantes, cuando en sus pueblos eran muy católicos?

Hay mucha gente que me dice que en provincia ha estado bien en fe y viene acá y la busca. Pero hay otros que no. Todo depende de lo que se haya puesto primero. Si ha sido el trabajo, la profesión, entonces no tienen ninguna fe. Algunos la han mantenido, pero la mayoría no. 

Hagamos el trabajo que hagamos es un servicio porque siempre hay gente que busca tu trabajo. No solamente es una cuestión de profesión sino de servicio, de pensar en el bien del otro, en «el prójimo».

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso