Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«Jóvenes, hay que mantener viva los valores de nuestros antepasados»
Mercedes Tsukakoshi, en el Día de la Amistad Peruano Japonesa
martes, 5 de abril de 2016 | 6:28 PM
«Jóvenes, hay que mantener viva los valores de nuestros antepasados»

Por: Ciria Chauca Falconí

«El Día de la Amistad Peruano-Japonesa es una fecha muy importante, porque los nikkeis somos peruanos descendientes de japoneses. Este día nos hace reflexionar sobre lo que somos, de qué raíces venimos y que hemos nacido y vivimos en el Perú», manifiesta Mercedes Tsukakoshi, presidenta de la Asociación Femenina Japonesa, con motivo de celebrarse hoy el Día de la Amistad Peruano-Japonesa.

Tsukakoshi conmemora este fecha desde el año en que se estableció, el 3 de abril de 1989, por iniciativa de Orestes Rodríguez, en homenaje a los pioneros de la inmigración japonesa al Perú.

Está casada con Mario Tsukakoshi, nacido en la prefectura de Yamanashi, razón por la que ella pertenece a Perú Yamanashi Shinbokukai.

«Desde cuando integré la directiva de Perú Yamanashi Shinbokukai, hemos celebrado este día. Nos renuníamos, almorzábamos o cenábamos y conversábamos. Este fecha también la hemos celebrado en Perú Shizuoka Kenjinkai», institución a la que también pertenece, pues Hoyoko Nishio y Zenzo Nishio, sus padres, son originarios de Shizuoka.

El sentimiento por el Día de la Amistad Peruano Japonesa tuvo un significado especial desde cuando Mercedes se inició en el grupo de voluntarias del Centro Recreacional Ryoichi Jinnai, de la APJ.

«Desde entonces participo en esta celebración acompañando a las personas mayores del Centro Jinnai en la ceremonia protocolar, en el programa artístico, en la ceremonia del té y en la ceremonia budista».

Sin embargo, cada 3 de abril, se entristece al recordar que «ni mi mamá ni mi papá han podido gozar en los festejos por el Día de la Amistad Peruano-Japonesa».

Gracias Orestes Rodríguez

La presidenta de Fujinjkai está muy agradecida a la iniciativa de Orestes Rodríguez, promotor del Día de la Amistad Peruano Japonesa, como homenaje a los 790 pioneros de la inmigración japonesa, quienes llegaron al Perú el 3 de abril de 1889, a bordo del Sakura Maru.

«Orestes Rodríguez creó el puente que une la amistad entre estos dos países. Nosotros nunca debemos olvidarlo», acentúa.

Su gratitud es también para Elvira Kadota, viuda de Orestes, y para Liliana Rodríguez Kadota (hija).

Mercedes conoció a Orestes Rodríguez cuando inició su asistencia en las actividades de la colectividad nikkei.

«Era gordito y bonachón. A mí me gustaba su manera de hablar y el cariño que sentía por la colectividad nikkei», recuerda.

Cuando promovió la celebración de esta fecha, Orestes Rodríguez se desempeñaba como ministro de Trabajo y congresista, en el primer gobierno de Alan García. Falleció el 22 de setiembre de 1990.

«No hay que perder los valores de nuestros antepasados»

La actual presidenta de Fujinkai, al dirigirse a los jóvenes, les pide y les sugiere mantener vivos los valores de sus antepasados japoneses, como la ayuda mutua. «No hay que olvidarnos de quién nos ayuda, hay que ser recíprocos», reflexiona.

Como ejemplo de solidaridad, destaca la colaboración que hay en situaciones en que alguien fallece. «Cuando una persona fallece repentinamente y los familiares no están preparados para afrontar [esto] económicamente, les ayuda mucho los sobres que les hacen llegar los familiares y las amistades. Lo ideal es ser recíprocos con las personas que nos han ayudado», sugiere Tsukakoshi.

El significado del Día de la Amistad Peruano Japonesa, señala, «es para no olvidarnos de quiénes han emigrado de Japón desde 1899, se establecieron en el Perú, recibieron ayuda de muchos peruanos y así pudieron salir adelante».

Como ejemplo, subraya la colaboración de un peruano que evitó la deportación a Estados Unidos de su papá, Zenzo Nishio».

«Mi papá vino al Perú contratado, y cuando trabajó en una empresa importadora conoció al joven peruano Sifuentes. Trabajaron juntos y se hicieron amigos. Sifuentes, que era huaracino, veía que todos los japoneses eran muy solidarios y muy honrados. Le gustaba estas actitudes y de ellos aprendió a ser solidario».

Cuando Zenzo Nishio iba a ser deportado, Sifuentes puso en práctica la solidaridad. Le ofreció su casa, «y de esta manera es que se salvó mi papá», reconoce la presidenta de Fujinkai.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso