Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
La responsabilidad de ser padre
Marco Suzuki, Gustavo Yamada y Jorge Toyama nos dan su propio testimonio a propósito del Día del Padre
lunes, 20 de junio de 2016 | 6:55 PM
La responsabilidad de ser padre
Galeria Imagenes

Por Christian Hiyane Yzena

Tres destacados nikkei, cada quien dentro de su propia especialidad, abordan el Día del Padre y el significado del mismo. 

Marco Suzuki: «Siempre estaba cuando lo necesitaba»

Para el veterinario Marco Suzuki Agarie (37) se trata del primer Día del Padre que disfrutará gracias a su pequeña de 11 meses, Emi Rafaela. «Todo es ella», subraya quien administra junto a un socio Genki Pets, una veterinaria ubicada en plena avenida Bolívar, en Pueblo Libre. 

Marco asegura que su primogénita ha heredado el carácter de la oba Kame Agarie, pues tiene «genio fuerte». Sobre su padre, Marco Suzuki Ramos, destaca su don de trabajo y preocupación por que a los hijos no les falte nada. «Por una cuestión de trabajo quizás no lo encontraba mucho en casa, pero siempre estaba cuando lo necesitaba. Es un trabajador perseverante», puntualiza.

«Ahora los padres pasan más tiempo con los hijos, incluido los nikkei. Antes era más la mamá. A mí llevaba mi mamá a la AELU, por ejemplo. Uno miraba alrededor y solo veía a mamás conversando entre ellas. Ahora son los padres los que llevan a sus hijos los fines de semana. Es una cosa más de familia. Me parece bueno porque te genera responsabilidad», precisa.

Los riesgos y las tentaciones están también a la vuelta de la esquina. Pero Marco siempre se vio como un papá dispuesto a todo, aunque en la práctica esto haya ido más allá de lo que uno supone. «Siempre tuve en mente cuidarlos. Es algo que no tiene límites», agrega.

Gustavo Yamada: «No puedo tutear a mi papá»

El economista y director de la escuela de negocios de la Universidad del Pacífico nos brinda a continuación su propia historia.

«Mi padre es nisei y se llama Pedro Yamada Odzeki. Don Pedro tiene 82 años bien cumplidos y goza de buena salud. Mis abuelos migraron desde Kumamoto. La relación con mi padre siempre ha sido cordial, aunque ha guardado varios elementos tradicionales de la primera generación de migrantes. Por ejemplo, hasta ahora no puedo tutear a mi papá por una cuestión de respeto y tradición. Pueda que influya el hecho de que soy el hijo mayor, porque con mis hermanos menores la relación es bastante más horizontal.

Sin embargo, una ventaja de mi generación es que, como mucho de nuestros papás tenían pequeños comercios y vivíamos en la trastienda, al costado o en el segundo piso del negocio, siempre teníamos a los papás muy cerca y presentes.

Hoy soy padre de tres varones: Andrés de 15 años, Eduardo de 14 años e Ignacio Shigueru de 2 años. Nuestra relación con los hijos ahora es mucho más horizontal, en parte porque los tiempos han cambiado y en parte porque somos generaciones bastante más peruanizadas.

Tratamos de pasar más tiempo de calidad con los hijos y hasta la tecnología nos ayuda a estar más comunicados. Siempre conservamos intacto nuestro orgullo nikkei y lo transmitimos a la siguiente generación a través de varias costumbres heredadas, rituales, valores, y hasta la gastronomía que tanto nos gusta».

Jorge Toyama: «Varias veces me ha castigado»

El abogado especialista en normas laborales nos cuenta detalles de su relación con su padre Jorge y el significado de la disciplina. «He sido bendecido con dos hijos maravillosos: Takeshi y Midori», apunta.

¿Cómo se llama su padre?

Se llama Jorge, pero todos le dicen «Papi»

¿De qué prefectura provenía?

Okinawa

¿Qué recuerdos tiene de su padre cuando era niño?

Un padre alegre, que se esforzó mucho, junto con mi mamá, para sacar adelante a sus cuatro hijos. Nuestros padres nos brindaron la mejor educación que pudieron, buscaron el mejor colegio de Huaral (crecimos en el campo, entre algodones, maíz, vainitas, zapallos, etc.). Parafraseando a Valdelomar, tuvimos una infancia alegre, dulce y serena.

¿Cómo era su relación con él? 

Buena. Jugaba con nosotros, buscaba que seamos responsables, nos enseñaba sobre la cultura japonesa y siempre con disciplina, varias veces me castigó (risas).

¿Existía una tendencia japonesa en esa relación padre-hijo? 

Sí, una educación basada en la disciplina, la religión y los valores. Creo que se conservan mucho valores como la verdad, el honor, respeto, gratitud y trabajo.

¿Cuántos hijos tiene y cómo se llaman?

He sido bendecido con dos hijos maravillosos: Takeshi y Midori.

¿Cómo son las relaciones de los papás nikkei ahora? ¿Qué cosas se han modificado? ¿Qué se conserva?

Creo que ahora se busca estar más tiempo con los hijos y compartir al máximo posible valores, emociones, temores, experiencias, sensaciones, etc.

Nuestros padres y abuelos tuvieron que esforzarse y sacrificarse para brindarnos a nosotros la mejor educación posible y no había mucho tiempo para la educación de los hijos: el ejemplo y seguir el molde del padre casi eran las reglas únicas. Literalmente, la educación se podía resumir en el título del libro El crisantemo y la espada, de Ruth Benedict.

Creo que la esencia se mantiene. La importancia de la familia, el trabajo, la honestidad, la sencillez y la disciplina se siguen transmitiendo.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso