Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«Voy poner al servicio de la comunidad mis 35 años de experiencia como policía»
Congresista Marco Miyashiro
jueves, 28 de julio de 2016 | 4:42 PM
«Voy poner al servicio de la comunidad mis 35 años de experiencia como policía»

Marco Miyashiro es uno de los nuevos congresistas que acaba de iniciar su labor. Sus más de 35 años en la Policía Nacional lo respaldan para trabajar en temas de seguridad ciudadana, uno de los principales temas pendientes en nuestro país.

¿Cuáles son los objetivos que espera conseguir en esta etapa como congresista?

Un congresista tiene como función primordial representar, fiscalizar y legislar. Me voy a centrar en mi especialidad, que es seguridad ciudadana. No conozco todavía a qué tipo de comisión voy a pertenecer, pero estoy pensando participar en las que tienen que ver con temas de seguridad, defensa o inteligencia. También me gustaría participar en la Liga Parlamentaria de Amistad Perú-Japón. Sin embargo, este es mi deseo, mas no sé la decisión que el partido tome. Porque hay que tener en cuenta que la participación de un congresista también tiene que ver con la participación del partido político al que pertenece, en este caso Fuerza Popular. 

Entonces, voy poner al servicio de la comunidad mis 35 años de experiencia como policía y en actividades con jóvenes, para ver las medidas que puedan fortalecer la seguridad ciudadana.

Uno de los principales problemas que tiene el país es la seguridad ciudadana, y debe ser afrontado ahora por el Ejecutivo. Sin embargo, desde el Congreso quiero desarrollar aspectos que el Ejecutivo no realiza, porque son de mediano y largo plazo, como la educación, que es básica para la prevención, pero como la educación siempre demanda tiempo, el Ejecutivo la deja de lado o hace muy poco, por lo tanto voy a desarrollar en esa orientación mi labor como parlamentario.

¿Cuando postuló para regidor en la Municipalidad de Lima, el pueblo lo respaldó, esta vez sucede lo mismo para el Congreso?

Soy electo gracias a la generosidad del pueblo peruano, que tuvo a bien votar por mi candidatura, mi respuesta es de agradecimiento y compromiso, porque si alguien ha votado por mí es porque espera que pueda desarrollar funciones con respecto a la seguridad.

¿En qué momento entra en crisis la seguridad ciudadana? 

La verdad es que la señora Keiko Fujimori me invitó en el año 2010, la idea de mi participación siempre fue la de fortalecer la seguridad nacional. Ahora vemos una situación alarmante en los últimos 16 años. Hay una gran diferencia en lo que vemos en el siglo XXI que lo que vimos en el siglo XX, y esa es la conducción política nacional. Por eso es que estuve con Keiko, porque conociéndola sé que ella iba a conducir personalmente la seguridad ciudadana. Esto no se dio, pero desde el primer poder del Estado, que es el Congreso, vamos a hacer todo lo que este en nuestro alcance para reforzar esta situación.

El problema es que la seguridad ciudadana se ha venido a menos por los presidentes de la República. Empezando con Valentín Paniagua, que anuló los juicios a muchos terroristas permitiendo su liberación. Luego, Alejandro Toledo, cuyo Ministerio del Interior se abstuvo a la erradicación de la hoja de coca en el Vraem. Después vino la flexibilización de las leyes y el nuevo Código Procesal Penal que ha sido mal llevado y ha permitido que la policía pierda espacio operativo, porque no es dable que un fiscal provincial o un fiscal adjunto tenga que ordenar qué actividades debe realizar la Policía. En muchos países el rol que cumple la fiscalía es la conducción jurídica y no la conducción operativa policial, que en este país se da, por eso la policía ha visto restringido todo su accionar. En muchos casos, cuando ha tenido intervenciones positivas, no se les ha tomado en consideración porque no estuvo presente el fiscal, y en este país la apertura de una carpeta fiscal a veces toma meses, y el agraviado de un delito no puede esperar meses. Por eso se pierde confianza en las autoridades, la policía está menoscavada y maltratada. Hay mucho que hacer.

No hay un trabajo coordinado

Lo que es peor, sí hubo esfuerzos para que el engranaje funcione, al punto que en el 2011 se elaboró un manual de procedimientos, aprobado por la Policía Nacional y una resolución de la Fiscalía de la Nación. Es decir, se juntaron los fiscales y policías para ver la mejor forma de enfrentar la criminalidad. Sin embargo, esto quedó en letra muerta y no se aplica. Por lo tanto, lo que hay que escribir es poco y lo que hay que hacer es mucho.

¿En qué debe trabajar de inmediato el nuevo gobierno?

¿De qué se le acusa a cada una de las instituciones encargadas del control social?, me refiero a la Policía, el Poder Judicial, el INPE y el Ministerio Público, que hay corrupción, y esta corrupción surge dentro de la Policía con la modificación del régimen disciplinario policial, se crearon muchas instancias que no funcionan. Le pongo un ejemplo, si vemos un policía mal uniformado, hasta antes del 2000 el superior lo sancionaba verbalmente. Ahora, por esa falta menor, uno tiene que notificarle verbalmente o por escrito que lo va a sancionar, el efectivo policial tiene que presentar por escrito una justificación de su comportamiento o aceptar el castigo, si no acepta la sanción demora un promedio de tres meses en que se resuelva, y todo por una falta menor. Imagínese qué es lo que pasa con las faltas graves, tiene primero que investigar la Inspectoría y luego pasar por los Tribunales Administrativos Disciplinarios, lo cual demora entre seis meses y un año. Con ese tipo de medidas no se puede aplicar una sanción y mantener una disciplina. 

¿Qué tan malo es el nuevo Código Procesal Penal?

A nivel del Poder Judicial, ellos se vanaglorian de que el nuevo Código Procesal Penal ha reducido la carga procesal, y es verdad, pero se ha reducido porque los delicuentes no se van a la cárcel, sino a sus casas. Entonces, optar por la libertad de un delicnete es dañino para la acción de prevención porque esto genera el sentimiento de impunidad. En qué consiste el sentimiento de impunidfad, le pongo un ejemplo, si usted descubre a un niño que le robó un sol y si usted no le da un correctivo, que puede ser una simple reprimenda, el niño va a pensar que lo que está haciendo no es tan grave, y tenga la seguridad de que la próxima vez no le va a robar un sol, sino más. Esto es lo que genera el síndrome de impunidad, que el delincuente que no es sancionado no se va a dar cuenta de que el comportamiento social está regido por normas.

También tenemos la situación en el INPE, donde ahí hay que aplicar tantas modificaciones, como por ejemplo se debe contar con personal especializado porque ninguna de nuestras cárceles rehabilita. Lo que nosotros ofrecíamos con Fuerza Popular era la construcción de cárceles a más de 4000 metros de altura, y la construcción de por lo menos cinco nuevos penales, porque hoy en día, por el hacinamiento en las cárceles, el delincuente se va a su casa.

¿Y el Estado de emergencia, como sucede en el Callao, es una medida acertada?

Fue una medida política, y no como política de Estado, porque el jefe de Estado se fue a la CADE y vio que el tema de la inseguridad era con lo que achacaban al Gobierno, entonces se decidió por la declaratoria de emergencia en el Callao. Pero un Estado de emergencia tiene su etapa preparatoria, en donde la policía tiene que insentivar su accionar para tener puntos fijos en los que la supresión de algunos derechos constitucionales les permitan actuar con mayor libertad. Aquí se declaró primero el Estado de emergencia y luego se empezó a destinar más efectivos policiales y vehículos. Fue una media política y no planificada. Por eso ahora están por darle la contra en permitir sacar a las fuerzas armadas de los cuarteles para que actúen en el campo no militar, se han cerrado y ahí están las consecuencias.

¿Entonces está de acuerdo con sacar a las Fuerzas Armadas a las calles?

Solo de manera temporal, porque tiene que aplicarse un mejoramiento y reordenamiento policial para que puedan llevarse a cabo una actividad policial integral. La pérdida de las especialidades policiales también es algo que juega en contra. Le pongo un ejemplo patético y real, la antigua ley decía en su contenido que la Policía tiene cinco especialidades, este gobierno, en el 2011, saca una ley en la que dice que la Policía no tiene cinco, sino siete especialidades, pero qué ocurre, que ni de las cinco que consignaban en la ley anterior ni las siete que están en la nueva ley se enseñan en las escuelas de policías, entonces el policía que egresa no sale con ninguna especialidad, por eso hablaba de la conducción política, porque el gobierno no respeta la propia ley que ha dado.

¿Por qué decidió participar en política?

El compromiso con el país y la juventud es algo meramente personal. Yo escogí mi profesión de policía a mérito de unas actividades recreativas que daba en el Hogar de Menores de Chucuito. Cuando llevé a los chicos de campamento por quince días, nos fuimos de caminata y en el trayecto recogen todo lo que se pueda quemar y al final se hace la fogata, antes de quemar lo que se había recogido los niños hacían un compromiso de cambiar lo que hacían mal para ser mejores. Ellos eran hijos de ladrones, prostitutas y estaban en abandono moral y material. Ahí surge mi compromiso por hacer algo por mi país, por lo que decido postular a la Policía. Pero la Policía me puso en un rol de investigar el terrorismo, que es algo que considero una tarea todavía pendiente. 

El último día de clases, mi madre me dio una respuesta bastante grave cuando le dije que me tenía que acompañar a la escuela porque era el número uno en el curso de investigación criminal. Ella me dijo: «Tú has visto a los policías municipales que vienen a la tienda que teníamos en Chucuito, tú has visto a los policías de investigaciones que vienen a revisar o a pedir plata ¿así quieres ser tú?». Con el paso de los años, fui director de la Policía, luego regidor de la Municipalidad de Lima y ahora, por la generosidad de los ciudadanos de Lima, soy congresista, institución que tiene una aprobación de solo 8%, pero considero que ahí puedo hacer obra y servir a mi patria, esa es la labor del político, hacer que las cosas sean posibles.

¿Continuará con la labor que desempeñó la congresista Aurelia Tan con la Liga Parlamentaria de Amistad Perú-Japón y la organización de la celebración del Día de la Amistad Peruano-Japonesa?

Efectivamente, la congresista Tan hizo una excelente labor como presidenta de la Liga y yo espero seguir su ejemplo.

Su formación con valores japoneses, ¿cómo lo ayudará en esta nueva labor?

Lo que aprendí en casa es que había que trabajar, que todo se debe aprender, el proceso jamás termina. En la vida, estos dos factores, el trabajo y la educación, me van a servir de mucho, sobre todo para andar por el camino correcto.

Me considero un peruano que tiene la herencia de la cultura japonesa. Soy un heredero de la educación que me brindaron en mi hogar, de la disciplina que aprendí cuando practiqué judo de niño y luego participé en el grupo scout, que me ayudó mucho en la vida.

¿Quisiera gregar algo más?

Un saludo por Fiestas Patrias. Este año empieza un nuevo gobierno y desde el Congreso haremos todo para hacer del Perú un país mejor.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso