Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«Que el 2017 sea un año de logros y dicha»
Rosa Aniya, presidenta de Fujinkai
lunes, 2 de enero de 2017 | 7:21 PM
«Que el 2017 sea un año de logros y dicha»

Por: Ciria Chauca Falconí

Rosa Aniya preside la Asociación Femenina Peruano Japonesa, y su objetivo, señala, es lograr la participación de socias jóvenes, a quienes invita «de todo corazón». 

Antes, entre 1998-1999, se desempeñó como presidenta de la Asociación Femenina Okinawense del Perú.

Rosa está casada con Máximo Aniya Kameya, descendiente de Nanjo Shi, prefectura de Okinawa. Tienen dos hijos: Sammy Aniya Yamaniha, ingeniero industrial, y Milagros Aniya Yamaniha, abogada.

¿Qué recuerdos tiene sobre su experiencia como presidenta Okinawa Fujinkai?

Una linda e importante experiencia. En ese año celebramos el 20 aniversario de fundación; editamos la primera revista institucional; y organizamos el primera campeonato de gateball mixto, porque hasta ese año el torneo estaba dirigido solo para los varones. 

¿Cuándo se inicia como socia de Okinawa Fujinkai?

Fui como delegada de min sonjin, Tamagusuku Son, que ahora es Nanjo Shi. Luego de un tiempo, me invitaron a formar parte de la directiva, y así llegué hasta la presidencia.

¿Cuándo se inicia como socia de Fujinkai?

En el año 2011, por invitación de Takako Akamine, formé parte de la directiva en el departamento de Asistencia Social. Luego en el departamento de Deportes, y al año siguiente en el Departamento de Cultura. De allí me retiré un año, y luego volví por invitación de la presidenta de ese entonces, Carmen Hayashi. Fui secretaria general durante el 60 aniversario de Fujinkai. Al año siguiente, vicepresidenta y hoy como presidenta.

¿Su familia la apoya?

Por supuesto, para ellos lo más importante es verme feliz con lo que hago, y me apoyan en las decisiones, sobre todo, son mi apoyo y mi soporte en esta gran tarea.

¿Cómo asume la presidencia?

La asumo con mucha responsabilidad, optimismo y cariño. Sé que con el apoyo de las consejeras, delegadas, socias, la directiva y nuestro comité de apoyo, vamos a lograr muchos sueños.

Fujinkai es la institución femenina que representa a la comunidad nikkei y nuestra tarea es integrar a las jóvenes para, a través, de ellas preservar la cultura, y que así nunca se pierdan los valores de disciplina, responsabilidad y respeto a los niños y adultos mayores. Y estoy segura que se va a dar, porque vemos con alegría cómo se está incrementando el taller de danza de niñas y jóvenes, ese es un semillero muy importante.

¿Cuáles son sus proyectos como presidenta de Fujinkai?

Trabajar para lograr la integración y las buenas relaciones con las damas de los kenjinkai y comités de damas, en general, de la colectividad.

Invitación a las socias jóvenes ¡Claro! Las invito de todo corazón. Esta es una institución para todas, sobre todo queremos que las jóvenes se acerquen, se van a sentir muy bien. En Fujinkai van a aprender de las no muy jóvenes y van a recibir el cariño de los mayores.

¿Cuál será la primera actividad de Fujinkai en el 2017?

Nuestra primera actividad será el Shinenkai, celebración de Año Nuevo, el viernes 13 de enero, en el Dai Hall de Centro Cultural Peruano Japonés. Ese día festejaremos con mucha alegría y recibiremos el año del gallo.

Sus saludos por Año Nuevo

A nombre de la Asociación Femenina Peruano Japonesa deseamos que este nuevo año sea de logros y dicha. Que el Señor Todepoderoso y María Sama las bendiga y les conceda salud, prosperidad y bienestar. Que reine la paz y la armonía en nuestro corazones.

Desde Okinawa: la gran historia de sus padres

Kaei Yamanuha, mi papá, nació en la ciudad de Najo Shi, Tamagusuku Son, Okinawa. Ochio Tamanaha, mi mamá, es de Ginowan Shi, Tamagusuku Son, Okinawa. 

Mi mamá llegó al Perú muy joven. Mi papá vino con un tío, porque mis abuelos paternos habían emigrado al Perú y vivían en Lima.

Cuando emigraron sus padres, mi papá se quedó en Okinawa. Pero como su papá falleció muy joven, y por ser él hijo mayor, lo llamaron para venir al Perú y  ayudar a su mamá en la atención a sus hermanos. Fueron siete hermanos. Los seis nacieron en Lima, y el único que nació en Okinawa fue mi papá. 

Al llegar al Perú mi papá sufrió mucho, sobre todo por el idioma. Él solo hablaba en japonés. Sin embargo, mi papá fue el soporte para los siete hermanos.

Mis padres se casaron el Lima, y nosotros somos siete hermanos, dos varones y cinco mujeres.

Lo que más recuerdo de mi papá es que trabajaba en un negocio familiar, prácticamente las 24 horas, con la finalidad de apoyar a sus hijos. Es así que mis dos hermanos estudiaron en la universidad.

Mi papá se inició con una bodega, que luego, con el tiempo, llegó a ser en un bar café.

Él además ayudó en la organización del torneo de sumo. El deporte nacional de Japón se practicaba en un coliseo ubicado en El Porvenir, en La Victoria. Mi papá colaboraba con los sumotori.

Y mi mamá ayudaba a las reuniones del comité de damas de su sonjinkai. Preparaba platos típicos de Okinawa. De mi mamá he aprendido a preparar ashitibichi, sopa clásica de Okinawa, que se prepara con patitas de chancho.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso