Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Yakudoshi: la mirada de Liliana Takashima
jueves, 5 de enero de 2017 | 7:16 PM
Yakudoshi: la mirada de Liliana Takashima
Galeria Imagenes

Por: Ciria Chauca Falconí

Liliana Takashima y Sutsely Kanashiro son las dos fotógrafas nikkei que participan en la exposición «58 fotógrafas peruanas», organizada por el Centro Cultural Inca Garcilaso y la plataforma fotografiaperuana.com

Para Liliana la fotografía es arte, en él se inició a su regreso de Japón, en el 2004. Actualmente, es jefa de impresiones en el Centro de La Imagen. 

Cuéntanos sobre el contenido de la fotografía Yakudoshi

Yo tengo 33 años, entonces para mí fue como hacer catarsis, el tener la presión social, en cuanto a lo occidental, de que una mujer tiene que estar casada, con hijos;  y en lo oriental, el yakudoshi, que es tu mal año. Entonces ahí decido hacer técnica mixta, porque es también una mezcla de las dos culturas, por eso es que pongo a la mujer sin rostro, con un vestido de novia occidental, pero el rostro lo pongo de letras japonesas, de alguna manera están las dos culturas.

Y cuando veo la imagen siento que faltan cosas, es ahí donde yo le he pedido al artista plástico Ronal Romero para que pinte los ojos a mi foto. Después de eso, le coso los ojos con hilo blanco.

¿Qué significa coserle los ojos?

Creo que la interpretación de los ojos es superimportante, porque es la ventana de tu alma, son miradas sinceras o esquivas. Entonces al coserle los ojos no dejas ver qué es lo que siente, ya que se expresa en la mirada. Eso es más o menos la mezcla de toda mi vida, de lo que no quiero que vean y de lo que sí.

¿En Blanco y Negro has utilizado las páginas de Perú Shimpo y de la revista Cosas?

Sí, la de la revista Cosas no tiene colores nítidos, está ajado, para reforzar la idea de antiguo. Perú Shimpo sí es un periódico actual, de este año.

¿Cómo ha sido tu trabajo fotográfico?

Corté el periódico y la revista, con esos dos hice un collage, los escaneé, y al digitalizar pude ampliar a mayor tamaño, la imprimo en canvas (lienzo), el formato de ahora es de 60 por 90 cm. Después de eso, paso a que Ronal le pinten los ojos y luego me pongo a coser los hilos blanco en los ojos.

¿La otra fotografía?

La otra fotografía es Tradición / Traición (2013).

¿Cuál es el contenido?

Mi autorretrato, fue el regalo de mis 30 años (risas).

Este proyecto explora la presión que se tiene de ser mujer y cumplir los 30 años.

Escuchar frases como: ‘se te pasa el tren’, ‘ya estas vieja’, ‘¿no vas a tener hijos?’, ‘¿no te has casado?’, etc. Así realicé este autorretrato, con la (idea de la) edad. Me cuestioné las tradiciones adquiridas con el tiempo, de que una mujer está realizada al estar casada y con hijos, sin importar las prioridades que se tengan o las decisiones que esta haya tomado.

El colegio católico también fue mucha presión, mucha influencia en este proyecto.

Se tiene que seguir ciertas tradiciones, para estar dentro del esquema de lo socialmente correcto.

¿Dónde has estudiado?

En el colegio católico Santa Rosa Madres Dominicas del Santísimo Rosario. Es mucha presión para una niña… no sé. Por ejemplo, en mi colegio nos enseñaban a bordar o tejer, pero no solo cualquier cosa, era tejer ropones, botitas para bebé; etiqueta social, mecanografía, a mí me parece que nos adiestraban para ser madres, secretarias. Entonces, era un poco romper con ese esquema, por eso esa foto es un vestido de novia sin persona, flotando, como algo efímero, como algo que me pasa.

¿Cómo la has trabajado?

Esa foto fue una puesta en escena, busqué la locación, colgué el vestido, las sandalias, no es un collage o montaje, ya que creo que con una imagen se logró.

¿Cómo fue tu participación en la exposición 

«58 fotógrafas»?

Me llamó María y Mario Acha para invitarme. Querían ver mi trabajo, les mostré mi portafolio, y de ese portafolio eligieron estos dos trabajos.

Podrías invitar a los lectores a la exposición

Sí, claro, puede ser visitada hasta febrero del 2017. Es importante no solamente en el ámbito de arte fotográfico, sino que es un espacio importante para disfrutar ya que no solamente tienes una fotógrafa, sino que son 58 fotógrafas en las que puedes ver las diferentes miradas de mujeres.

¿Cómo te iniciaste como fotógrafa?

Regresé de Japón y en el año 2004 comencé a estudiar.

¿Con qué objetivos viajaste a Japón?

Al principio fue como paseo, pero me quedé durante tres años, y luego regresé al Perú.

¿Cuántos años tenías?

Tenía 17 años. Viajé a Japón para visitar a mi familia.

Todavía no había decidido estudiar fotografía, pero sí tenía claro que quería algo con arte. Y cuando regresé al Perú le comenté a una tía, y ella me ayudó a buscar algo que me llamara la atención. Ella es fotógrafa y me enseñó su portafolio, entonces me pareció que eso era lo que yo quería hacer. Mi tía se llama Viviana Hosaka. 

Y ahí comencé a estudiar en el Centro de Imagen en el 2004, terminé en el 2006, y volví a Japón.

¿Por cuánto tiempo?

Estuve tres años, hasta el 2009, el fallecimiento de mi abuelo materno, Juan Takashima, me marcó mucho, yo no estuve en Lima, cuando eso pasó, por eso para mí fue como un proceso muy duro, porque a mi regreso a Perú, mi tesis iba a ser en base a mi abuelo. Ahora estoy en un proyecto igual (inspirado en) mi abuelo, pero ya no es el proyecto inicial, sino que consiste en otro proyecto dada la circunstancia. Estoy conversando con personas que conocían a mi abuelo, estoy buscando fotografías antiguas para armar el proyecto.

¿Cuál consideras que es el valor de los abuelos?

Creo que los abuelos siempre te marcan, son especiales. Los papás están siempre para corregirte, los abuelos para malcriarte, por así decirlo. Mi abuelo me marcó mucho.

No sé si al ser japonés, es ser una persona un poco más seca, estar un poco más callado, y esto es lo que me interesa conocer más de mi abuelo, y ya al no tenerlo físicamente, es como un proceso de doble esfuerzo.

¿Viviste con tu abuelo?

Sí, claro. No vivía en su casa, pero todos los días iba allá para almorzar con él. Ha sido una relación muy cercana.

¿En este momento qué recuerdos te vienen?

Sentarme con él y llenar el crucigrama. No nos sentábamos para conversar, sino nos dedicábamos al crucigrama, es lo primero que se me viene a la mente.

¿Desde cuándo te dedicas a hacer foto arte?

Volví hace un par de años, pues me costó volver a hacer proyectos después de haber perdido a mi abuelo.

¿Cuántos proyectos tienes ahora?

Tengo tres proyectos: uno con mi abuelo, otro es el proyecto con los santos, es como para curar lo que me dejó el colegio católico. Y el otro es de los zoológicos. A mí los zoológicos me perturban un poco.

¿Cómo defines la exosición «58 fotógrafas peruanas»?

Me llama la atención las diferentes miradas. Cada artista tiene una mirada muy particular de algo, y eso me parece superinteresante. Y lo más importantes es que nos brinden un espacio para nosotras.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso