Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Visita de Ginoza Sonjinkai a Perú Shimpo
miércoles, 18 de enero de 2017 | 7:22 PM
Visita de Ginoza Sonjinkai a Perú Shimpo

El día de ayer, Perú Shimpo tuvo la grata visita de Ginoza Sonjinkai, que llegó con sus becarios Makoto Kin (40) e Itoe Shinzato (24), quienes cumplen la tarea de ser los embajadores de Ginoza-son en el mundo en un viaje de 40 días por Argentina, Perú, Brasil y Hawái, país que por primera vez se incluye en la travesía del intercambio impulsado por la Municipalidad de Ginoza. Como parte de la visita, la delegación pudo compartir sus vivencias en el Perú y conocer más acerca de la colectividad peruano-japonesa.

«Me dijeron que las personas del sonjinkai son muy amables y que te tratan como familiares»

Makoto Kin, trabajador de la Municipalidad de Ginoza, en la prefectura de Okinawa, pertenece a la sección de construcción y su especialidad son las carreteras.

¿Por qué se animó a participar en este proyecto de intercambio?

En Ginoza comenzamos con los programas de intercambio de recibimiento hace 32 años, siendo los pioneros, y en cuanto a visitas a Sudamérica estamos cumpliendo 11 años. En esta ocasión, me animé a postular por mi interés de saber cómo viven los adultos mayores en este continente, ya que antes trabajaba en el cargo de bienestar y cuidado de personas de edad avanzada. 

¿Qué pensaba antes del viaje?

Actualmente, estos programas de intercambio se realizan con nikkeis que son sansei (tercera generación) o yonsei (cuarta generación), que no nos conocemos para nada. Por eso pensé en la importancia de llevarnos bien con estas nuevas generaciones. 

¿Qué idioma ha usado en este viaje?

En Argentina pudimos conocer a muchas personas que hablan el idioma japonés, por lo que casi todos los días lo usábamos sin problemas. En Perú utilizamos el inglés para la comunicación, ya que muchos lo dominan. 

¿Qué imagen del Perú tenía antes de venir?

Al tratarse de Sudamérica, imaginaba un lugar peligroso, pero tuve la impresión de que tienen una civilización alta. Con instalaciones, edificios que se ven en grandes ciudades.

¿Qué cosas les había contado los becarios de años anteriores?

Me dijeron que las personas del Sonjinkai son muy amables y que te tratan como familiares. También me contaron que es una experiencia que vale mucho.

¿Qué de la colectividad peruano-japonesa le ha sorprendido?

Me sorprende que haya tantos restaurantes de comida japonesa en la ciudad. En cuanto a la AELU, que visité, me pareció un lugar genial, donde los nikkeis pueden encontrarse para practicar algún deporte. También me gustó que en APJ haya un lugar donde los adultos mayores puedan compartir actividades. Y encima con voluntarios, ya que en Japón los voluntarios tienen la imagen de que lo hacen a la fuerza, mientras que acá en Perú se sentía que lo hacen de corazón.

¿Qué tal la comida peruana?

Primera vez que pruebo en este viaje, pero es muy bueno. También probé el Okinawa Soba y me hizo recordar el sabor de mi tierra. 

¿Qué piensas acerca del futuro de este programa de intercambio?

Pienso que al tener estar relaciones de kenjinkais, sonjinkais, uno tiene la obligación de saber acerca de su propia cultura. Espero seguir conociendo más sobre la mía para poder transmitirla con orgullo en el futuro.

«He sentido la importancia de cuidar la cultura de Okinawa en este viaje»

Itoe Shinzato, estudiante de Okinawa Christian University, se especializa en el idioma inglés. 

¿Cómo te animaste a postular en este programa?

Tuve la oportunidad de viajar a Nueva Zelanda por otro programa, y en ese momento me di cuenta que comparto otra cultura en comparación a los demás japoneses. Entonces empecé a tener conciencia por esa «identidad especial» que tenemos los okinawenses.

¿De qué se trata?

Es difícil resumirla, pero trata de que los okinawenses son personas bondadosas, que tratan al prójimo como familiares, te reciben de gran manera. Además, tienen una cultura particular, inigualable, y tienen platos muy ricos que hacen que uno se sienta orgullosa. 

¿Has podido sentir el feeling de Okinawa en la colectividad peruano-japonesa?

Cuando visitamos a los adultos mayores, vimos que los ojiichan bailaban una canción okinawense llamada Ashibina, que había bailado en una actividad escolar cuando era pequeña. Me sorprendió escucharla aquí, y a la vez fue una bonita experiencia.

¿Qué te ha parecido la comida peruana?

Muy picante las salsas, pero muy bueno. 

¿Pudiste averiguar sobre el Perú antes del viaje?

Siendo sincera, no pude averiguar mucho porque estaba ocupada por el tema de mi tesis de graduación. Pero estoy aprovechando cada momento para aprender en este viaje. 

¿Qué cosas de Okinawa quieres transmitir en este viaje?

El Kachiashi, el baile de Okinawa, porque se puede enseñar sin necesidad del uso del idioma. Quisiera bailar con todos. 

¿Cuál es tu sueño a futuro?

Quisiera conocer a más personas de diferentes culturas, lugares para compartir ideas y costumbres. Siento que eso hace que uno crezca como persona y sirve para la vida.

¿Qué quieres transmitir en tu retorno al Japón?

Que en el mundo hay muchos okinawenses que piensan en la tierra de sus ancestros. También quiero hacer saber la importancia de estos programas de intercambios. El eisa, sanshin es normal para nosotros, pero es algo importante para los nikkeis. He sentido la importancia de cuidar la cultura de Okinawa en este viaje.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso