Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Lección de economía moderna bajo receta moral
La teoría de la conciliación moral-económica de Eiichi Shibusawa regresa con bríos
sábado, 28 de enero de 2017 | 7:32 PM
Lección de economía moderna bajo receta moral

Por Christian Hiyane Yzena

Dentro de su lógica económica, encuentra una moral pasiva y otra activa. La primera exige tener tacto para evitar hacer lo que no se debe hacer, y la segunda, la animosidad por lo que debe de hacerse. Se le conoce como la teoría de la conciliación moral-economía (dotoku keizai goitsu-setsu) y su autor, el japonés Eiichi Shibusawa (1840-1931), asoma con fuerza en medio de un avasallador sistema que vive esquilmando los intereses ajenos en nombre del libre mercado. 

Fundador del banco más longevo de la historia japonesa, el Primer Banco Nacional, y considerado el padre del capitalismo japonés, Shibusawa basó su materia numeral sobre dos pilares: las Analectas de Confucio y el Ábaco. Admirador del célebre pensador y filósofo chino, encontró en las charlas que sostuvo con sus discípulos a la mejor de las enseñanzas de integridad personal. Y en el Ábaco, el cálculo económico.

Está claro que la esencia de la economía se alimenta de la moral y viceversa. No pueden existir de manera separada sino que se atraen. Como un buen manual de marketing en tiempos en que se hablaba muy poco de él, Shibusawa ya tocaba el tema de la credibilidad para lograr la permanencia en el mercado y analizaba el beneficio personal gracias a comportamientos o acciones ilícitas que aseguraban un éxito que tarde o temprano, caería. Es —sentenciaba— la economía la mejor muestra de lo efímero por medio de lo taimado.

Una de las máximas de las Analectas confucianas que citaba con regularidad, era la de «el hombre bueno permite a los demás ponerse en pie primero cuando él mismo quiere hacerlo, y deja pasar a los demás cuando es él quien quiere salir». La reciprocidad y el liderazgo se alinean con la oportunidad y el bien común pensando que llegará a cada uno de los miembros aunque no siempre en el mismo momento. 

Después de la quiebra financiera de Lehman-Brothers, en el 2008, las miradas hacía un modelo reflexivo están acabando con años de hegemonía del desarrollo personal, la ortodoxia capitalista y el pragmatismo. Las sensaciones de crisis también han contribuido a echar una mirada atrás. Al menos en Japón, la filosofía de Shibusawa se está expandiendo y Occidente cada vez le toma más atención.

Sentido contrario

La filosofía asiática nunca dejará de llamarnos la atención y si bien en su génesis hay un derrotero de responsabilidad y honestidad, es especialmente sorprendente los caminos a los que podemos arribar cuando se actúa con lealtad. La concepción de Shibusawa sobre colocar por detrás la intención de apropiarnos de lo ajeno permitirán que se desarrolle armoniosamente las actividades económicas. Lo contrario nos conducirá a salir todos derrotados. 

Asimismo, señala que el líder que permite que los compañeros aparezcan y los socorra sin ninguna intención subalterna corresponde al terreno de la sabiduría. Esa «generosa concesión» es el equivalente al bien común o interés público, en nuestros tiempos. Tal como lo señala el especialista en filosofía de administración de empresas, Kazuhiro Tanaka, antiguamente, proporcionarle a la gente una mejor calidad de vida dependía exclusivamente del Estado. También hizo un importante anuncio, un mayor compromiso de la sociedad civil si intentamos que nuestros gobiernos prosperen basados en las relaciones comerciales e industriales promoviendo las ciencias.

Economía y moral activa

Solo existe una manera de que la moral activa funcione y es a través de la economía. En su afán por remontar y copar los escenarios económicos del propio interés, muchas corporaciones y empresas han sucumbido por errores humanos. Ejemplos en estos años tenemos a raudales. El paso de la economía individual a la empresarial también tiene su base en la honradez y aunque parezca sacado de un manual de moralina, la teoría de Shibusawa dista de la que propugnaba Adam Smith que, en efecto, colocaba como prerrequisito el respeto a las normas establecidas, pero una vez que estas se superen, el desarrollo personal contaba con carta blanca y el «interés público sucedía al beneficio privado».

Pero entre ambos no existía mayor competencia a excepción de la postura conciliadora de que el beneficio privado es la fuerza que activa el interés público. Como señala Tanaka, «si hubiera que expresar la esencia de la teoría de la conciliación de Shibusawa, habría que decir que consiste en supeditar el beneficio privado sola y únicamente al interés público. No implica, en absoluto, relegar el beneficio privado a un plano secundario ni minimizar su importancia. El beneficio privado es equiparable en todo caso al interés público, entendiéndolo como algo importante, pero que solo puede esperarse como fruto de este. Las Analectas y el Ábaco, juntos, encierran en sí la posibilidad de hacer una importante contribución al mundo».

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso