Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Mukashi Mukashi
Pepe Cabana Kojachi cultiva el kamishibai (teatro de papel japonés) en el país desde hace 15 años
lunes, 20 de febrero de 2017 | 7:22 PM
Mukashi Mukashi

Por Christian Hiyane Yzena

José Cabana Kojachi (Lima, 1970), más conocido como Pepe Cabana, se está abriendo camino en el país como cultor del kamishibai, el arte del teatro de papel del Japón. Diseñador de profesión, es conocido también como «Mukashi Mukashi», el nombre de su empresa. 

¿Qué es kamishibai? 

Literalmente quiere decir ‘teatro de papel’. Es una manera de compartir historias en Japón. Mientras uno va contando historias de manera oral, va mostrando ilustraciones en papel. Estas ilustraciones van dentro de un teatro de madera que se llama Butai y crea una atmósfera muy especial. 

¿Tiene esa condición de ser transportable, movible?

Es un teatro portátil porque surge de manera urbana. En algunos países dicen que es un arte callejero. A mí no me gusta la palabra pero es urbana, aparte porque fue de alguna manera pensada en cómo llamar la atención de la gente. En un momento los militares lo usaban como un medio para transmitir sus ideas, pero se dieron cuenta de que el kamishibai es un recurso para la paz. Los vendedores de golosinas también lo usaban y lo colocaban en una bicicleta. Es un teatro muy simpático.

¿Has buscado respetar la versión japonesa del kamishibai?

Como un compromiso. En una oportunidad alguien me dijo: «¿Por qué no imitas?» Creo que no se trataba de imitar, porque puedes estar faltándole el respeto a algo. Para mí es un tema de respeto, investigar me llevó ocho años antes de hacerlo público. Esto me ayudó poco a poco a empezar sin haber ido a Japón. Ellos mismos lo han visto y no se explican cómo es posible que haya conseguido eso. 

¿Cuánto te interesas por el kamishibai?

Es muy simpático porque físicamente lo vi por primera vez en Argentina. Me llamó la atención cuando sacaron el Butai (caja de madera), lo colocaron en una mesa, se pusieron a contar y la gente estaba cautivada. Fue en el 2003 y lo vi en vivo y en directo. Por entonces estaba de luna de miel con mi esposa en Buenos Aires. Visité el Jardín Japonés. Estaba Matsuri Daiko (grupo de música okinawense) y sabía que se iban a presentar allí. Kamishibai estaba hecho por una mujer y la diferencia es que casi no se le veía. Y cómo es el destino, la volví a ver en Buenos Aires. Ella es Amalia Sato. 

Desde Japón a Lima. ¿El kamishibai sigue siendo un arte inexplorado?

Creo que en general en el mundo, pero hay países que han tomado una visión a partir del cómo, es mi opinión, ya que el kamishibai no fue creado para ser un recurso de la lectura. Cuando un educador lo ve se da cuenta de que a partir de eso se pueden generar muchas cosas. Pero hay que adaptarlo. Ello depende de la persona, a quiénes va dirigida. Y un país que ha avanzado mucho en eso es Chile. Ya hay una inversión a nivel de gobierno. Todas las bibliotecas públicas de Chile tienen un teatro de madera, tienen una selección de cuentos.

¿Se le conoce como kamishibai también?

Sí, o pequeño teatro de papel. Pero siempre hacen la mención de que es una técnica japonesa. 

¿Entonces no se ha avanzado mucho en su investigación?

No creo que se haya investigado mucho. Tú puedes entrar a Wikipedia y te dicen que es una técnica milenaria. Kamishibai no es una técnica milenaria. No tiene ni cien años en Japón. Milenaria es la manera que han tenido los japoneses en educarse a través de pergaminos. Es una serie de instrucciones que llevaron a que alguien se pregunte: «Bueno y esto cómo lo adapto». Y es así como se convierte en kamishibai. Hay de alguna manera mucha desinformación. Al ver que kamishibai es algo sencillo, se cree que cualquiera lo puede hacer. Y el que no es nikkei debería ver que detrás de todo aquello que sea japonés siempre ha habido un trabajo.

¿Y además en lo sencillo está el trabajo?

Claro. Tú te encargas, yo estoy haciendo ahorita una adaptación de dos obras de Shakespeare, Romeo y Julieta y Mucho ruido y pocas nueces a kamishibai. Lo estoy presentando en los locales del Británico (instituto de enseñanza de inglés) y van familias y niños de tres años. ¿Tú sabes lo que es adaptar para un público como ellos? 

El Butai tiene bastante parecido al retablo ayacuchano

Exacto. A mí se me ocurre la idea de hacer una fusión del retablo con el Butai. El teatro de madera es mágico. No sé como describirlo. Lo puedes tener allí ubicado y cerrado. Haces la invitación y lo abres y ¡wao!... Es como si pasaras una varita mágica. 

¿Después del teatro de madera como soporte tenemos el papel?

Siempre debe de ser hecho en papel. Todos los diseños son hechos a mano. Tiene que tener una rigidez para que pueda ser mostrado. Cuando lo ves de cierta posición o tiene un cierto corte, quizás mi profesión de diseño me ha ayudado a identificar todo eso, digo «ah, esto es para este lado». Trabajo con papel canson, cartulina dúplex, trabajo con papel periódico. Luego de hacerlo a mano lo paso a la computadora. Los originales igual se van maltratando. 

¿Qué otros elementos tienes? 

Estas dos paletas de madera. Es como acá el código de los heladeros (Pepe lanza el sonido característico de las cornetas de los helados) o cuando afilan un cuchillo (que requiere de las armónicas). Kamishibai tiene estas dos paletas que son como un llamado, una invitación. Como elementos tenemos: narrador, paletas de madera y el butai. 

LA VARIEDAD DEL KAMISHIBAI

¿Has adaptado historias nikkei también? 

Sí, claro. Por ejemplo, el Museo de la Inmigración de la Asociación Peruano Japonesa estuvo de aniversario y me invitó a hacer un par de historias. Me fui reuniendo, juntando fotos, preguntando sobre el señor Carlos Hiraoka (así es como se llama el museo en homenaje al destacado empresario y fundador de las tiendas Hiraoka en todo el Perú). He hecho cuentos de Shakespeare, de los Hermnos Grimm, cuentos peruanos, cuentos de empresas. Por ejemplo, si quieren hacer la historia de la empresa, convocan a los hijos de los trabajadores, yo me encargo de ello. 

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso