Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Un siglo de la llegada al Perú de Yokichi Nouchi al Perú
miércoles, 22 de marzo de 2017 | 8:10 PM
Un siglo de la llegada al Perú de Yokichi Nouchi al Perú
Galeria Imagenes

El pasado 17 de marzo se cumplió un siglo desde la llegada de Yokichi Nouchi al Perú, nacido en 1895. Llegó a nuestro país a bordo del Kiyo Maru, junto con oriundos de Fukushima ken, como Hisashi Sugano, entre otros.

A su arribo en marzo de 1917, a los 21 años, trabajó de peón en la hacienda San Nicolás. Y al ver que no se cumplían los contratos de trabajo, viajó a Estados Unidos, Brasil y Bolivia en busca de otras oportunidades. Regresa nuevamente al Perú en 1923 y entra a trabajar en el proyecto del ferrocarril Cusco-Santa Ana.

Yokichi se establece en un campamento del pueblo de Machu Picchu (actual Aguas Calientes), y se casa con María Portillo, con quien llega a tener cinco hijos.

Después del proyecto ferrocarrilero, decide quedarse en aquel pueblo, y se convierte en el principal pilar de su desarrollo.

Destacándose por su ingenio y habilidad, Yokichi llegó a construir una planta hidroeléctrica para el pueblo, aprendió no solo el español, sino también el quechua y el inglés. Trabajó como guía y tuvo la oportunidad de acompañar a Yoshitaro Amano en su travesía por la ciudadela inca.

Entre 1939 y 1941, es nombrado máxima autoridad del pueblo de Machu Picchu, y se le considera así su primer alcalde.

En 1948 es nombrado nuevamente alcalde, tras haber trabajado en la reconstrucción del pueblo, que había padecido grandes desastres debido a las inundaciones de aquel tiempo.

Se casó por segunda vez con María Morales, con quien tuvo nuevamente 5 hijos.

En la siguiente entrevista, Luz Marina Nouchi, la quinta hija de Yokichi Nouchi recuerda pasajes de su niñéz al lado de su padre:

¿Dónde nació usted?

En el Cusco, porque ya mi papá había estado en Machu Picchu. Después de la inundación que hubo por lluvias torrenciales, mi mamá se asustó. Esa vivienda era tipo japonesa, de madera, y [las lluvias] arrasaron la primera planta. Mi mamá se asustó y se mudaron para el Cusco.

¿Hasta qué edad estuvo al lado de su papá?

Hasta los 12 años. Allí falleció, el 29 de agosto de 1969. Yo estaba en primero de secundaria. Falleció en los brazos de mi hermana.

¿Qué recuerdos tiene de su padre?

Los de un hombre muy cariñoso. Hasta en las mismas cartas que tengo me doy cuenta cómo nos amaba muchísimo. Era un hombre muy educado hasta en la forma de tratar a mi mamá (María Morales), su esposa. Ella lo apoyó bastante a mi papá que era un hombre de mil oficios. Yo siempre lo veía creando inventos como batidoras y otras cosas. Se ayudaba así un poco.

¿Qué impulsó a su padre a migrar al Perú?

Cuando visité Japón me decían que él no tenía ningún motivo por el que irse al extranjero. Luego perdieron la pista de mi papá. Mi abuela estaba triste porque lo quería mucho; y en 1945, en plena Segunda Guerra Mundial, falleció. Él quería conocer latinoamérica y otros lugares por su afán aventurero. No sé qué otras cosas lo habrán impulsado.

Él siempre tenía ese ímpetu de conocer nuevos lugares. Por lo que tengo entendido, él se fue a varios otros lugares como Estados Unidos, Brasil y Bolivia. Cuando estaban padeciendo los japoneses en el Perú, le aconsejaron que se bautice y se cambie de nombre para pasar desapercibido. Y fue así que él y varios japoneses aceptaron y el obispo le puso de nombre Óscar.

¿Qué otros recuerdos tiene de él?

Escuchaba, cuando venían los vecinos, hablar mucho de él. Vivíamos en Zaguán del Cielo, una unidad vecinal del Cusco. Él estuvo un periodo de dos años de alcalde de Aguas Calientes. Después estuvo como agente municipal y después como juez de paz. Él donó el primer piso de la casa a la policía para que se instalen allí. En ese tiempo recién se iniciaba el pueblo. Le gustaba también la medicina alternativa y cuando descubrió los manantiales de agua, le decía a los pobladores que eso era bueno para la salud, recordando los onsen del Japón, usaba también yerbas y otras plantas medicinales. Él fue uno de los primeros japoneses que subió a ver la ciudadela de Machu Picchu.

Todos sus logros los hizo por amor, por honor y por todo.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso