Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Etsurô Sotoo, un japonés en la Sagrada Familia
Desde 2013 es su escultor oficial
miércoles, 12 de abril de 2017 | 8:10 PM
Etsurô Sotoo, un japonés en la Sagrada Familia
Galeria Imagenes

Etsurô Sotoo (Fukuoka, 1953) se había graduado en la escuela de arte de Kyoto y trabajaba como profesor de arte. Pero anhelaba algo más; de lo único que tenía certeza era que quería trabajar con piedra. 

En 1978, con 25 años, el joven Sotoo enfrentaba la más acuciante pregunta que puede plantarse el ser humano: ¿Cuál es el sentido de la existencia humana? Y tratando de encontrar una respuesta que diese sentido a su vida dejó su trabajo, hizo la maleta y viajó a Europa con la vaga noción de que quizá ahí encontraría una respuesta.

La perfección de París no le permitió encontrar nada a lo cual dedicar su vida. En Barcelona, en cambio, se topó con un lugar donde había una montaña de piedras y encontró lo que ha sido su vida desde hace casi 40 años.

En 1978, la Sagrada Familia estaba muy lejos del estado en que se encuentra hoy, tampoco gozaba de la fama mundial que atrae a millones de visitantes al año. La primera impresión que tuvo Sotoo de la catedral, que iba a convertirse en obra y sentido de su vida, no fue la de un conjunto de gloriosas agujas que desafían la gravedad, sino la de una enorme pila de «piedras sucias y mal cortadas».

«Sentí que estas piedras me estaban esperando»

Se inició como cortador, gracias a la intervención de un escultor barcelonés. Las primeras etapas fueron duras: a la dificultad del idioma se unía la hostilidad y acoso de algunos picapedreros españoles.

Al ver su nivel de preparación, le encargaron trabajos más exigentes e impresionó tanto a los arquitectos de la catedral con su primera escultura que le encomendaron la restauración del Portal del Rosario, dañado durante los bombardeos de la Guerra Civil Española.

Los encargos crecieron en importancia: esculpió quince ángeles y el coro niños del Portal de la Natividad, varios pináculos del templos, cuatro gárgolas de la Torre de los Evangelistas. 

Ya en el siglo XXI, Sotoo ganó el concurso para realizar las tres puertas de la Fachada de la Natividad. La arquitecta Chiara Curti las describe así: «Cuando encargaron a Sotoo las puertas, nadie podía imaginar que serían tan bellas. Cando las colocaron, parecían estar allí desde siempre. La única fachada construida por Gaudí en vida estaba esperándolas».

Ninguna foto, a menos que sea de muy gran formato, puede dar cuenta de la natural, delicada y sublime belleza de las puertas de la Fachada de la Natividad. Los diseños de Sotoo dan cuenta de una gran asimilación de las ideas del propio Gaudí.

Hay que recordar que la Fachada de la Natividad, a la cual Sotoo ha consagrado buena parte de su vida, es la única que la Unesco ha declarado como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Y la obra que Sotoo ha realizado en ella le valió el Premio Michelangelo de Escultura en el año 2012, entre muchas otras distinciones y premios.

Después de la realización de esas puertas, algunos lo consideran sucesor del propio Gaudí, conocido en España como el Arquitecto de Dios. La compenetración que Sotoo ha conseguido con la filosofía y cosmovisión del genial arquitecto catalán es notable.

Y es que, al igual que la obra Gaudí, la obra de Sotoo busca en la naturaleza las respuestas estéticas y técnicas que le permitan llegar a Dios.

Pero para Etsurô Sotoo el trabajo en el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia ha sido también un camino de iluminación. 

«Pedí el bautismo en 1991. Gaudí hizo saltar en mí una chispa, pero no lo ha sido todo. Yo estaba preparado porque hacía tiempo que buscaba: me acerqué al budismo, al shintoísmo, al new age, porque tenía necesidad de verdad, era un joven que buscaba algo distinto de los demás. Generalmente a los jóvenes no les interesa la religión; en cambio, yo me adhería a las propuestas que me ofrecían porque necesitaba conocer la verdad. Cuando llegué a la Sagrada Familia y descubrí a Gaudí fue algo grandioso, así que decidí quedarme donde estaba Gaudí; sin conocer nada más, me adherí. Y soy muy feliz». (FraKazu)

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso