Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Charla del Departamento de Juventudes de la APJ
miércoles, 9 de agosto de 2017 | 7:11 PM
Charla del Departamento de Juventudes de la APJ

Con el título de «Nikkei Talks», se llevó a cabo el pasado sábado 5 de agosto el segundo programa formativo integral de jóvenes líderes nikkei, en el auditorio Jinnai del CCPJ. El evento contó con tres jóvenes de reconocimiento nacional e internacional que compartieron sus luchas, dificultades, objetivos y aspiraciones.

El primer expositor fue Pepe Uechi, fundador de Café Compadre, emprendimiento social que revalora el café peruano con un extra de sabor, y que ayuda a los caficultores nacionales a tener mayores ingresos y mejores oportunidades. Diseñador industrial de profesión, durante su ponencia señaló: «Si voy a invertir un tercio de mi vida en algo, que sea algo que valga la pena por lo que es y no por el resultado».

Uechi comentó que al salir de la universidad se encontró con el dilema «qué se necesita hacer» versus «donde está la plata». Luego narró su experiencia al fundar Café Compadre, junto con otros amigos, en Satipo, la selva central en donde se produce el café orgánico. Además, presentó la historia de Cristobal, un pequeño caficultor con 40 años cuyo producto se vende en el exterior a un buen precio, sin embargo, percibe a lo mucho un 10% cuando él hace el mayor trabajo dentro del proceso. Esta es la realidad de más de 220mil familias a nivel nacional. En este sentido, señaló que mediante un tostador solar se puede tostar el producto sin necesidad de gas ni electricidad. De esta forma, el caficultor puede tostar su café en la misma chacra y hacer un proceso que antes no hacía y, por ende, elevar sus ganancias.

Cada kilo de Café Compadre representa un 70% más de ingreso al agricultor y un 40% menos de contaminación al medioambiente.

La segunda expositora fue Carolina Shimabukuro, actualmente gerente de Komatsu Mitsui. Estudió mantenimiento de maquinaria pesada en Tepsup, una carrera «de hombres», sin embargo los estereotipos no la limitaron en su camino. Shimabukuro inició su ponencia presentando un video acerca de su actividad pilotando autos de carreras.

«De niña me encantaba estar en el taller de autos de mi papá, me encantaba desarmar fierros y con la ropa llena de grasa. Ese fue un momento muy importante porque me marcó mucho. Me empezaron a gustar los carros de carrera y se convirtieron en un sueño, pues me gustaba la mecánica. Cuando les comenté a mis papás, ellos me dijeron que tenía que estudiar algo más de acuerdo a una chica, quizás ingeniería. Finalmente, ingresé a Tepsup con el apoyo de ellos. Cuando ingresé éramos todo un salón de chicos y tres chicas, y al final del primer ciclo ellas se fueron y quedé yo».

Inicié el trabajo en Komatsu con mucho sacrificio, pero cuando a alguien le gusta algo no sé si llamarlo sacrificio. Viajaba mucho por el interior del país, pues las máquinas no siempre están en Lima. No pasaba cumpleaños en Lima, los días del papá y la mamá, pero finalmente estos viajes para mí fueron muy importantes pues me enseñaron bastante. He trabajado 14 años en Komatsu y he aprendido a aprovechar las oportunidades y seguir creciendo».

El último expositor fue Ricardo Villanueva Imafuku, sociólogo e investigador. Él comenzó con la guitarra a los 16 años y es ahora punto de referencia de nuestra música andina.

«Cuando era niño veía a mi papá tocando la guitarra en la sala de la casa, seguramente como ahora me ve mi hijo a mí. Y veía que cuando bajaba la guitarra, él era feliz. Y para mí eso era magia. Yo no podía creer como un instrumento de madera y cuerdas podía hacer que una persona que viene del trabajo, cansado, le empiece a cambiar el semblante y el carácter. Él empezaba a tocar las canciones que en otro momento escuchaba en la radio o la televisión. Para mí eso era una magia», compartió Villanueva Imafuku.

Se inició en el aprendizaje de la guitarra en la academia de Pepe Torres, un músico muy reconocido en el Perú, quien le enseñó la técnica y la música, y algo muy importante: creer en uno mismo. «Cuando yo tenía un año estudiando con él, ya me puso a tocar en los conciertos que él hacía en el auditorio del Museo de la Nación. Cuando lo hice me di cuenta que no era un sueño, sino que uno en realidad lo podía hacer».

«Tenía el apoyo de mis padres para estudiar música, pero al terminar el colegio ingresé a la Universidad Mayor de San Marcos a estudiar sociología, lo cual me valió muchísimo. Durante ese tiempo, seguí estudiando música. Ya tenía la experiencia de trabajar como sociólogo, ocho horas metido en una oficina sin poder tocar la guitarra, no pude aguantar. Vi que mis sueños se estaban frustando, no iba a esperar ocho horas diarias para irme a la casa a hacer lo que me gusta. Entonces pensé qué podía hacer con mi guitarra. Un amigo me dijo que una radio me podía dar un espacio para tener un programa de guitarra. Después me llamaron del instituto Orson Wells, en donde el programa creció y nos dieron el nombre de Cuerdas al aire.

Con Cuerdas al aire hacemos muchos eventos, entre ellos el Festival de Guitarra, que se hace en la APJ y ya va a tener 9 años. Cuando uno está en este camino, cada pequeño paso te conduce a otro mayor. Es una carrera a largo aliento».

Al finalizar las exposiciones, los tres panelistas recibieron diplomas de parte del Departamento de Juventudes de la APJ.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso