Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«Ser becarios es una experiencia única»
Carlos Oshiro Caballero, becario de Perú Kitanakagusuku Sonjinkai 2017
lunes, 15 de enero de 2018 | 7:43 PM
«Ser becarios es una experiencia única»
Galeria Imagenes

Carlos Oshiro es un joven nikkei que tuvo la oportunidad de conocer la tierra de sus antepasados, Kitanakagusuku son, en Okinawa, gracias a la beca que otorga la localidad.

¿Cómo accediste a la beca de Kitanakagusuku son?

Yo ingresé al Seinenbu (grupo de jóvenes) de Perú Kitanakagusuku Sonjinkai luego de que acompañe a mi papá al Seiyukai del sonjin. En esa actividad conocí a los chicos de Kitanakagusuku Son, quienes me invitaron a participar en sus eventos. Fue desde ese momento que me involucré más con la colectividad y con el sonjin de mis hiojii y hiobaa. Con el tiempo me enteré de la beca a Okinawa, ya que los becarios seleccionados empezaban sus preparativos y los que regresaban nos contaban felices sus vivencias. Desde entonces, siempre pensé con anhelo y emoción la idea de la beca. Ya son casi 4 años desde que ingresé y fue a inicios del 2017 que me dieron la oportunidad de ir a Okinawa.

¿Qué tiempo estuviste becado en Okinawa? 

Tres meses. Doy gracias a la Municipalidad de Kitanakagusuku Son en Okinawa y a Perú Kitanakagusuku Sonjinkai  por mantener siempre el vínculo de amistad entre Okinawa y Perú, y por hacer posible estos intercambios culturales. Agradezco de corazón por darme la oportunidad de vivir esta gran experiencia y de conocer tantas personas que se convirtieron en mi familia. 

¿Qué fue lo primero que te impresionó de Okinawa? 

Me impresionó el ichariba choode, que en castellano significa ‘una vez que nos conocemos, somos como hermanos’. Antes de la beca sabía el significado de la palabra, pero fue en Okinawa donde realmente lo sentí. Todos demostraron amabilidad e interés por conocerme desde el primer momento, y cada vez que nos veíamos nuevamente me saludaban con mucho cariño y entusiasmo. 

Lo siguiente que me impresionó fue la belleza de sus paisajes. Me impresionó ver el cielo lleno de nubes muy blancas como el algodón. Me encantaron las playas sin olas, el agua transparente y tibia. Fue la primera vez que vi y nadé con peces a mí alrededor.

¿Dónde estuviste hospedado?

En la casa de la familia Sakumoto. Moriaki San, el papá, e Ítsuki, el segundo de los hijos, becario de Okinawa del 2016 en Perú, fueron a darme la bienvenida al aeropuerto. Me recibieron como si estuviera de regreso a casa. En su casa son siete personas. Todos fueron muy amigables siempre. A todos en casa les encanta ir a la playa y por suerte me llevaron muchas veces a diferentes playas de Okinawa. 

Después de clases me preguntaban cómo me iba y se preocupaban si estaba comiendo bien, conversábamos sobre Perú, sobre Okinawa, sobre nuestras familias. 

¿Qué cursos llevaste durante la beca?

Llevé nihongo, Mukaitotaiko, Kishaba no Shishimai, Ryubu, Shuji, Uchinaguchi, Identity y sanshin. En clase no solo aprendí la materia, también compartimos mucho con los senseis. Makabe sensei no solo nos enseñó nihongo, también nos llevó a muchos lugares de Okinawa y siempre que había la oportunidad nos hacía compartir con los alumnos de los colegios, universidades o personas de la tercera edad. Fueron experiencias muy retadoras pero hermosas. En Mukaitotaiko, con Chinen Hideto y su equipo, nos divertimos mucho en clase y además pudimos verlos tocar en el Kitanakagusuku Shiosai Matsuri, fue impresionante. Los sensei de Shishimai nos invitaron a participar de su tradicional ofrenda al Dios de Kishaba y sus antepasados. También pudimos ver al baile de Shishimai realizado por los alumnos de Chuugakko y Koukou, en el mismo Kitanakagusuku Shiosai Matsuri. 

Hokama sensei tuvo mucha paciencia con nosotros y se ofrecía a enseñarnos fuera de las horas de clase, puso mucha dedicación y esfuerzo en nosotros para enseñarnos Kagiyadefu y Hatomabushi. Kazue sensei me empujó mucho en mejorar mi escritura y puso mucha atención en los detalles. En las clases de Uchinaguchi tuvimos cinco sensei, todas ellas muy entusiastas y divertidas. Todas las clases llevaban algo hecho por ellas mismas, como origami, kamishibai (cuentos de papel), kokedama, entre otros para hacer la clase más entretenida. En identidad, nos hicieron reflexionar sobre la inmigración y el sacrificio que hicieron nuestros antepasados. Gracias a la exigencia de Itsumi, sensei de sanshin, logramos tocar y cantar en poco tiempo. Tuvimos la suerte de poder acompañarla a izakayas o bares, en donde pudimos tocar y cantar delante de los asistentes. 

Alguna anécdota que hayas tenido durante tu estancia en la isla.

Una de tantas es que me equivocaba el sentido de circulación de los vehículos y de vez en cuando me iba al lado equivocado de la calle para tomar el bus hasta que me daba cuenta de que los carros vienen en sentido opuesto del que van en Perú. Otra de las anécdotas es que en una ocasión no tenía más que billetes para pagar el bus, por lo que metí un billete, recogí todas las monedas que salieron de la misma máquina y me bajé del bus, pensando que la máquina se cobraba automáticamente y me regresaba únicamente el vuelto. Sin embargo, el conductor me llamó la atención porque no había pagado por el servicio. Ahí entendí que la máquina solo cambiada el billete por monedas y que luego tenía que pagar el monto que decía en la pantalla. Fueron anécdotas un poco vergonzosas pero divertidas.

¿Por qué crees que muchos jóvenes no participan en las becas? 

Como en mi caso, creo que muchos no participan de las actividades y eventos de sus shi-cho-son porque no saben que existe un grupo de jóvenes o porque saben que son descendientes japoneses pero desconocen a qué shi-cho-son pertenecen. Por esto tampoco se enteran de la existencia de las becas culturales y técnicas que ofrece Okinawa.

¿Qué mensaje le darías a ellos?

Que aprovechen esta gran oportunidad. Ser un becario es una experiencia única. Es diferente ir de turista que de becario. La beca es un intercambio cultural, pues vives en una casa de okinawenses y aprendes sus costumbres, sus formas de pensar y actuar. Y mientras ellos nos enseñan de Okinawa y sus costumbres, nosotros les contamos sobre nuestras comidas, música, lugares turísticos y nuestras formas de vivir, entre otras cosas. Todos los días es un compartir de ideas, opiniones y de las historias de nuestros antepasados para finalmente llegar a la conclusión de que a pesar de que vivamos al otro lado del mundo, tenemos mucho en común, ya que nosotros también somos uchinanchus. Ir de beca fortalece nuestra identidad.  

Por estas razones, me gustaría invitar todos los jóvenes descendientes okinawenses a preguntar a sus padres, tíos, abuelos acerca de sus propios sonjin y a asistir a los eventos. 

En el caso específico de Perú Kitanakagusuku Sonjinkai, nosotros realizamos eventos como el festival artístico cultural todos los años, organizamos paseos de integración, Seiyukai, Keirokai, entre otros, para fortalecer nuestros vínculos y para difundir y preservar nuestra cultura okinawense. 

Finalmente, doy gracias a todas las personas que se encuentran leyendo esta entrevista y me gustaría invitarlos a nombre de la junta directiva de Perú Kitanakagusuku Sonjinkai y de Harry Isa, presidente de la institución, al Seiyukai Keirokai 2018, que se realizará este domingo 14 de enero a las 12:00 horas, en el auditorio Junji Nishime de la Asociación Okinawense del Perú (AOP).

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso