Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Shinnenkai de Lima Nikko: un espíritu imperecedero
viernes, 2 de febrero de 2018 | 7:32 PM
Shinnenkai de Lima Nikko: un espíritu imperecedero
Galeria Imagenes

Por: Milagros Tsukayama

Como en sus recordadas épocas de colegio, los exalumnos de Lima Nikko dijeron una vez más «¡presente!» el pasado domingo 28 de enero. En un ambiente de camaradería, bromas y saludos, la Asociación de Exalumnos de la ex-Escuela Japonesa Lima Nikko celebró así su tradicional Shinnenkai. 

La ceremonia comenzó con palabras de bienvenida de su animador Gerardo Maruy, exalumno de la promoción XVII. Todos de pie entonaron el himno de Lima Nikko (Kooka) y la canción por el año nuevo (Shinnen no Uta). Su reelecto presidente, Enrique Yamaguchi, juró para un nuevo periodo, acompañado de su directiva: Óscar Takuma (vicepresidente), Margarita Yamamoto (consejera), Víctor Makino (tesorero), Eloísa Tanaka (secretaría de actas), Carmen Miyamoto (vocal) y Consuelo Momiy (fiscal). 

Yamaguchi pronunció un sincero discurso, dejándonos ver que Lima Nikko ocupa aún un lugar importante en sus vidas. «Cada reunión de exalumnos de Lima Nikko es como revivir nuestra feliz niñez. Nos olvidamos de que somos ojiichan y solo sentimos que han pasado unos años nada más, y no 75». 

Como un homenaje imperecedero, Yamaguchi propuso la construcción de un monumento para recordar a los issei. «Ellos son los verdaderos héroes de nuestros orígenes». Para ello, invocó la colaboración de todos: familias, amigos, kenjinkai, cooperativas y APJ. 

El recuerdo de quienes ya no están estuvo presente en los discursos de los invitados: Gloria Akamine, presidenta de Fujinkai; Jorge Kunigami, presidente de APJ, y el padre Ernesto Yamaguchi, hijo del reelecto presidente de Lima Nikko.  

Jorge Kunigami quedó especialmente conmovido ante el recuerdo de su obaachan. «La recuerdo sentada, rezando». Con la voz quebrada, continuó: «Nunca pude hablar con ella, no entendía». Aunque no compartían el mismo idioma, Kunigami captó de su obaachan aquello que Yamaguchi pretende transmitir con el monumento.  

La iniciativa fue recibida con agrado por Kunigami, quien reconoció la importancia de Lima Nikko para concretarlo: «Hay fuerza y se pueden conseguir los recursos, pero ustedes tienen la sabiduría para hacerlo. Si puedo ayudar, díganme cómo, para eso estoy en APJ. Quiero hacer algo por ellos [los issei]. Mi periodo termina en marzo, pero me gustaría seguir colaborando. Habrá una nueva directiva, con gente nueva. Pero ese kimochi (sentimiento) que tienen ustedes, transmítanlo. No se cansen, ayúdennos», fue su pedido especial. Con sus palabras reafirmó el apoyo de la APJ para el proyecto, y solo sería cuestión de formalizarlo.

Kunigami destacó los valores como una práctica en peligro de extinción —incluso en Japón—, pero que la comunidad nikkei sigue practicándolos; como así le comentaron importantes visitas japonesas que vinieron al Perú durante su periodo.    

La parte protocolar culminó con el brindis de honor a cargo de Margarita Yamamoto. El almuerzo estuvo amenizado con un variado espectáculo de danzas (Grupo de Erica Yonamine), música okinawense (Kariyushi no Kai de Héctor Igei) y karaoke de la clase de Yochan Azama. Todos los exalumnos, que estaban ubicados en mesas según la promoción a la que pertenecen, interpretaron animadamente canciones japonesas, incluso los invitados como Jorge Kunigami. La parte dinámica estuvo casi al final con la rifa de diversos productos, la mayoría hechos por los propios exalumnos como Shizuko Gushiken y sus obras hechas en origami. 

El fin del encuentro lo marcó Aogeba toutoshi, una canción de gratitud a los profesores y que se canta en las ceremonias de graduación en Japón.   

¿Qué futuro le espera a Lima Nikko?

Aunque el espíritu de Lima Nikko demuestre ser tan fuerte a pesar de los años, su presidente Enrique Yamaguchi ve la realidad. Es algo que no puede transmitirse a los hijos y solo se quedará con los exalumnos.

«Conociendo a mis hijos, es muy difícil. Ellos ya tienen sus propios compromisos. Lo que influye es la edad, muchos ya no podemos reunirnos. Una gran mayoría necesita de sus hijos para movilizarse y ellos no tienen tiempo», comentó.

Yamaguchi considera que Lima Nikko nos dejará el monumento como un legado cuando ellos ya no estén. «Quienes han vivido con los issei, saben su real significado». Eso hay que transmitirlo a las nuevas generaciones. Con optimismo, Yamaguchi concluye la entrevista: «En la vida, todo tiene su etapa». 

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso