Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Colegios nikkei reciben en donación piezas arqueológicas
De parte de Jorge Cox Denegri
martes, 21 de agosto de 2018 | 5:59 PM
Colegios nikkei reciben en donación piezas arqueológicas
Galeria Imagenes

El pasado viernes 17 de agosto se realizó en el Museo de la Inmigración Japonesa al Perú «Carlos Chiyoteru» la firma de donación de cuarenta piezas precolombinas a los cuatro colegios de la colectividad nikkei: Hideyo Noguchi, José Gálvez, La Unión y La Victoria por parte de Jorge Cox Denegri. 

La ceremonia inició con las palabras de bienvenidas del presidente de la APJ, Eduardo Yanahura, y del director del Museo, Jorge Igei.

«La idea fue por la iniciativa del Alberto Yzu y la APJ ha querido contribuir en la donación de las vitrinas que muestran las piezas. Agradecemos a la familia Cox y solicitamos a los colegios nikkei que se han hecho acreedores de esta donación a su adecuado mantenimiento y uso», señaló Yanahura.

Seguidamente, Jorge Cox Denegri hizo uso de la palabra.

«Así como hubo una inmigración japonesa, hace 150 años hubo una inmigración italiana. Entre ellos, la familia Larco. Mi tatarabuelo, Rafael Víctor Larco Bruno, se casa con una arequipeña, Josefina Herrera, de allí viene el conocido apellido Larco Herrera. Fueron seis hermanos, el más conocido Víctor Larco Herrera, quien también tuvo una colección arqueológica en el Museo Nacional de la Cultura Peruana en la avenida Alfonso Ugarte.

Carlos Larco Herrera tiene mucho que ver con los primeros issei, pues fueron como 300 que trabajaron en la hacienda Chiclín en el norte del Perú. Tanto así que los primeros inmigrantes piden que sea nombrado cónsul honorario en Trujillo con delegación en Ancash y en Lambayeque. Llegó a ser protector de la comunidad japonesa en el Perú, muy querido y respetado, e incluso nombrado presidente honorario de la AELU. Carlos Larco también tuvo una colección arqueológica muy interesante, la cual presta para una exhibición en Nagoya en los años treinta y después la obsequia a la Universidad de Tokio.

En 1956, el Museo de Chiclín queda vacío. En 1961, mi papá con Victor Larco y mi mamá forman una colección colonial. El museo fue muy bonito cuando estábamos en la hacienda, pero Juan Velazco Alvarado realizó la reforma agraria y terminó con todo. Ahora el grupo Gloria es dueño de la hacienda Chiclín.

Después de la reforma agraria, llevó toda la colección a la casa que tenemos y allí sufrí una serie de robos. Doné una parte de las piezas que quedaban al museo de la Universidad Nacional de Trujillo y a la Universidad Antenor Orrego. Allí fue cuando le pregunté a don Alberto Yzu si el Museo de la Inmigración Japonesa quería piezas y, a través de ellos, llegamos a los colegios de la colectividad.

Por mi parte, encantado porque sé que van a estar en buenas manos».

Acto seguido, se procedió a la firma de los convenios con los cuatro colegios de la colectividad.

Finalmente, el director del colegio José Gálvez, Henner Ortíz, hizo uso de la palabra en representación de los directores, agradeciendo la donación.

El brindis de honor estuvo a cargo de Alberto Yzu.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso