Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Senshûraku: Takakeishô levantó Copa del Emperador
Takayasu cae derrotado y frustra desempate
lunes, 26 de noviembre de 2018 | 6:22 PM
Senshûraku: Takakeishô levantó Copa del Emperador

Cuando con un poco de fortuna Takayasu derrotó a Takakeishô en la fecha 14, el mundo del sumô se preparó para ver la definición del Kyûshû Basho 2018 en un kettei-sen, en un combate final de desempate, asumiendo que ambos sekitori superarían a sus rivales de senshûraku.

Takakeishô, con un ligero susto, derrotó al M3 Nishikigi, la gran sorpresa del torneo. En cierto momento del combate Nishikigi tuvo la ventaja, pero el komusubi supo recuperarse, venció a Nishikigi, tomó una victoria de ventaja y aseguró su lugar en el kettei-sen, siempre y cuando Takayasu derrotase al sekiwake Mitakeumi.

Pero Takayasu no pudo superar a Mitakeumi y Takakeishô consiguió su primer Yûshô a la edad de 22 años y 3 meses y convirtiéndose en apenas el quinto komusubi que gana un Yûshô desde que en 1958 se instaurara el sistema de 6 torneos anuales.

De los 4 komusubi que antecedieron a Takakeishô, 2 llegarían a ser ôzeki (Kaiketsu y Kaiô) y 2 alcanzarían el rango de yokozuna (los hermanos Takanohana y Wakanohana).

El triunfo de Takakeishô lo convirtió también en el sexto sekitori más joven en ganar su hatsu-yûshô. El más joven de todos fue el gran Takanohana que, en enero de 1992, logró su hatsu-yùshô con 19 años y 5 meses, y que ganaría 22 campeonatos. Luego vienen los dai-yokozuna Kitanoumi (24), Hakuhô (42), Asashôryû (28), el yokozuna Wakanohana (5). ¿Cuántos Yûshô ganará Takakeishô?

Con el Yûshô, el 13-2, el 9-6 del Aki Basho 2018 y el título de sekiwake asegurado para el banzuke de enero 2019, Takakeishô ha iniciado una carrera hacia el título de ôzeki. Si Takakeishô obtiene once victorias en el Hatsu Basho 2019, será ôzeki en marzo.

Un dato más acerca de la juventud. Buena parte de los grandes yokozuna alcanzó el máximo título del sumô profesional entre los 21 y los 24 años. A los ya mencionados hay que añadir los nombres del gran Taihô (32), Kashiwado (5), Akebono (11) Hokutoumi (8).

Takakeishô añade el Yûshô de Makuuchi, la máxima división del sumô profesional, a los Yûshô que ya había conseguido en las divisiones inferiores: Jûryô, Makushita, Jonidan y Jonokuchi. En cuanto a los premios especiales, el campeonato y la gran actuación brindada por Takakeishô le aseguraron su tercer Shûkun-shô y su segundo Kantô-shô.

Takakeishô (13-2) M3 Nishikigi (8-7)

Quizá fue la primera vez en este torneo que Takakeishô perdió de manera tan ostensible el tachi-ai. El komusubi no atacó con su acostumbrado ímpetu y no solo cedió la iniciativa al M3, sino que cometió el error de retroceder al primer empujón de Nishikigi. 

El segundo empujón de Nishikigi hizo retroceder más a Takakeishô que tocó el tawara con los talones. El komusubi se descompuso y estuvo a punto de caer hacia delante. Una rápida reacción del M3 habría concluido el combate. Pero Nishikigi dejó pasar la oportunidad. 

A partir de ese momento el combate cambió de rumbo. Takakeishô recordó lo que sabe hacer y atacó el pecho de su rival con las dos manos. Nishikigi perdió el equilibrio, resbaló y Takakeishô no desaprovechó la ocasión para dar un manotazo que envió al M3 a la arena. Takakeishô tendrá que reconocer que esta fue la victoria que más le ha costado. 

El komusubi quedó a la espera de lo que hiciese el ôzeki Takayasu. 

Mitakeumi (7-8) – Takayasu (12-3)

El sekiwake Mitakeumi había iniciado el torneo con la esperanza de lograr un kachi-koshi de dos dígitos y alcanzar la promoción al título de ôzeki. Pero este no ha sido un buen torneo para Mitakeumi que ni siquiera ha logrado el kachi-koshi. 

Pero Mitakeumi demostró en este combate que tiene el sumô y argumentos para volver a tentar el título de ôzeki. En uno de los mejores combates del torneo, derrotó al ôzeki Takayasu y le negó la posibilidad de disputar un kettei-sen por el título del torneo. 

El tachi-ai de Takayasu no tuvo la efectividad de otras oportunidades, tomó ventaja el sekiwake que obligó a retroceder al ôzeki. Takayasu respondió con categoría: neutralizó el empuje y logró retomar el centro del dohyô. Pecho contra pecho, los sekitori estudiaban la situación y se preparaban para el ataque o el contraataque. Con firmeza, Takayasu asía el mawashi con la mano izquierda. Mitakeumi no tocaba mawashi. 

Takayasu lanzó el ataque: aprovechando el agarre, preparó un lanzamiento por shitatenage. La reacción de Mitakeumi dio muestra de sus grandes condiciones técnicas: sin tocar el mawashi y presintiendo el shitatenage, hizo un rápido movimiento y filtró su brazo derecho bajo el brazo rival, lo apoyó sobre la espalda del ôzeki, hizo palanca, obligó al ôzeki a soltar el mawashi y lo lanzó al suelo con un sukuinage de brillante ejecución.

El veloz movimiento de brazo de Mitakeumi fue una gran lección de sumô. Con ese movimiento, Takayasu perdió una gran ocasión para obtener su hatsu-yùshô.

Frente al televisor, Takakeishô y los rikishi del Chiganoura-beya celebraron el primer Yûshô del heya. (FraKazu) 

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso