Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Yoko Okayama: «Ojichan, obachan, gracias por cuidarme como su hija, como su nieta»
Voluntaria de JICA le dedicó dos años a adultos mayores del Centro Jinnai
jueves, 13 de diciembre de 2018 | 7:05 PM
Yoko Okayama: «Ojichan, obachan, gracias por cuidarme como su hija, como su nieta»
Galeria Imagenes

Finalizar su trabajo con el Centro Recrecional Ryoichi Jinnai de la Asociación Peruano Japonesa, para Yoko Okayama, ha sido una experiencia emocionante y enriquecedora.

En la entrevista, luego de la ceremonia de despedida, la voluntaria de JICA declaró que sentía mucha pena y que, a la vez, estaba muy contenta: «Me despido de las obachan y los ojichan que me han tratado muy bien y con bastante cariño».

Durante dos años, Yoko acudió al Centro Jinnai de lunes a viernes y cada día se esmeró con los adultos mayores.

Aseguró que, a ella, las abuelitas y los abuelitos de Jinnai le han enseñado muchas cosas.

«Antes de venir aquí. yo no sabía de la historia de la colectividad nikkei, pero las obachan y los ojichan me contaron la historia de la comunidad peruano-japonesa».

De esta manera, ella supo la vida que tuvieron los inmigrantes japoneses en el Perú. «En un inicio, ha sido muy difícil para los inmigrantes japoneses. Por su dedicación, lograron superar las dificultades y la colectividad nikkei ha crecido mucho».

Según Yoko, al valorar lo que le tocó vivir a sus antepasados, las obachan y los ojichan sienten mucho respeto por sus padres.

Para la voluntaria de JICA, asimismo, su relación con los adultos mayores significó descubrir la situación actual de los peruanos que trabajan en Japón.

«Yo no sabía mucho de la situación de los dekasegi peruanos. Al dialogar con las obachan y los ojichan, supe que actualmente en Japón ya hay koreisha (adultos mayores) en la comunidad peruana. Uno de los problemas es que ellos no pueden hablar el japonés».

A partir de esta nueva experiencia, a Yoko le gustaría ayudar a los nikkei en Japón. «Ahora, como ya son mayores, necesitan mucha atención».

«Mi ojichan cambió mi vida»

Yoko Okayama, 30 años, nació en la prefectura de Yamaguchi, Japón. Estudió Economía, pero su vida cambió paulatinamente cuando su ojichan, Shigeto, padecía de demencia senil.

«Atendí a mi ojichan, entonces pensé que me gustaría cuidar a una persona con demencia senil. Por eso ahora tengo licenciatura de cuidado a personas con demencia senil». Y gracias a su ojichan Shigeto, los adultos mayores de la colectividad nikkei tuvieron los dos años más felices.

Shigeto falleció, pero, por la rama materna, Yoko tiene una abuelita de 85 años, Shizuko, que aún vive en una casa de reposo. 

Yoko está muy, muy agradecida a las ojichan y obachan del Perú.

«Ojichan y obachan de Jinnai, muchísimas gracias por cuidarme como su hija, como  su nieta, por eso me voy a Japón muy contenta, muy feliz».

Desde enero del 2019, como voluntaria de JICA, Yoko iniciará su trabajo en Kanagawa, Japón.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Infraestructura | Soporte Panel de control | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2011
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso