Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Ser orgulloso del legado de antepasados japoneses
Exhorta artista plástico visual José Asato, que expone en Centro Cultural Ricardo Palma
miércoles, 20 de febrero de 2019 | 8:08 PM
Ser orgulloso del legado de antepasados japoneses
Galeria Imagenes

Por: Ciria Chauca Falconí

José Asato, artista plástico visual, se graduó en el 2018, en el marco del 100.o aniversario de fundación de la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú, de donde egresaron muy reconocidos artistas nikkei como Tilsa Tsuchiya y Venancio Shinki.

Es la primera vez que participa en la exposición colectiva «Muesta de Muestras III», que está abierta hasta el 24 de marzo, de lunes a domingo en la sala Raúl Porras Barrenechea del Centro Cultural Ricardo Palma (av. Larco 770). El ingreso es libre.

Participan 16 artistas egresados de Ensabap, bajo la curaduría de Angie Bonino.

Por la rama paterna, José es nieto de un inmigrante que vino al Perú desde la prefectura de Okinawa, Japón. Tiene predilección por la cultura japonesa, porque influye en sus creaciones artísticas. Es un apasionado de Kintsugi, una técnica que los japoneses emplearon para reconstruir cerámicas rotas con oro.

En su reflexión por los 120 años de la inmigración japonesa al Perú, sugiere sentirse orgullosos por el legado de los antepasados y mantenerse unidos.

¿»Muestra de Muestras III» es tu primera exposición colectiva?

Sí, en 2018 ingresé al taller de Artes Integradas de Angie Bonino, pues  quería experimentar nuevas cosas, nuevos conceptos y, sobre todo, iniciar una investigación basada en la experimentación de nuevos medios y materiales que tengan que ver con ciencia y tecnología para poder desempeñarme como artista visual.

¿Qué presentas?

Presento una videoinstalación que se se titula «Seres Antropomorfos». Este proyecto consta de una serie de animaciones digitales inspiradas en la fauna sagrada, que se encuentran a manera de iconografía en el santuario arqueológico de Pachacamac. De este modo, realicé videos donde los personajes icónicos cobran vida para traerlos a un contexto donde puedan interactuar con los paisajes del oráculo, de tal forma que el espectador pueda sentir cómo vieron nuestros antepasados a estos seres que hoy componen el imaginario Yschma. 

¿Qué materiales utilizas?

En realidad me gusta mucho esta pregunta. A decir verdad, es muy incierto el material que yo elija, siempre estoy en una constante investigación en cuanto a materiales, pues me gusta mucho explorarlos y generar nuevas cosas con ellos. A veces, cuando empiezo un proyecto, muchas de las exploraciones no funcionan, pero eso hace que formen parte de mi investigación y luego vuelvo a usarlos para otros proyectos. Siento que es parte del proceso al cual estoy acostumbrado; siempre anoto en bitácoras los materiales y las expresiones que ellos me pueden dar. La elección del material siempre se define por la técnica que utilice. 

¿Hay algún color que se impone?

Bueno, en cuanto a los colores particularmente me gusta mucho el rojo, siento que forma parte de mi interés por algunos temas mitológicos y de algunas cuestiones religiosas. Percibo en él algo que me conecta con algunas creencias católicas; es un poco difícil de explicarlo porque es una constante en mi trabajo de la que hace poco me he dado cuenta. 

¿Tienes un estilo personal?

Creo que no, siempre he estado enfocado en el proceso, he probado diversos medios y estilos para realizar mis obras. A veces empiezas de una manera y no sé cómo va terminar mi trabajo y creo que, más que un estilo, he encontrado un método para poder producir mi creaciones.

Te gradúas en el  100.o aniversario de Ensabap, ¿tiene algún significado?

Sí, me gradué en el 2018. Me siento muy contento de pertenecer a este maravilloso grupo porque, más que un taller, fue un lugar donde compartíamos conocimientos y ahora siento que se ha formado una hermandad porque nos apoyamos siempre en todo.

Como artista, ¿cuáles son tus proyectos inmediatos?

Actualmente me encuentro realizando un proyecto fotográfico que consiste en un documental sobre el papel de la imagen dentro de la religión católica. Es un proyecto que estoy desarrollando basado en la conmemoración de la Semana Santa en el distrito de Lurín.

¿Te gustaría exponer en el Centro Cultural Peruano Japonés?

Me encantaría. Tengo algunos proyectos que he trabajado en la escuela que aún no han sido expuestos.

¿Por qué elegiste la escultura?

Porque desde pequeño me gustó crear cosas, siempre hice de mis juguetes mis propias creaciones y cuando me enteré de la existencia de la escuela, no dudé ni un segundo en postular, porque lo mío era intervenir el espacio con mis creaciones.

¿Cómo te iniciaste?

En el ámbito artístico, desde muy pequeño. Por suerte, al lado de mi casa vivía un carpintero y un señor que hacía esculturas en yeso; después de un tiempo me hice muy amigos de ellos pasando horas en el taller de carpintería y haciendo pruebas con yeso. Tanta fue la experiencia con el yeso que mis manos andaban maltratadas.   

¿La cultura de Japón influye en tus esculturas?

Sí, me gusta el arte japonés, sus acabados son muy finos, sobre todo sus cerámica reconstruidas (kintsugi). Es una técnica que emplearon para reconstruir cerámicas rotas con oro. Por otro lado, los grabados japoneses son de mi favoritos, sus xilografías son magníficas, me encantan. En fin, esas referencias las veo reflejadas en algunos objetos decorativos que tengo en mi casa. Por ahí también viene la influencia del rojo, ya que la mayoría de esculturas y adornos que tengo en mi casa son de ese color, con algunos detalles dorados y fondos negros.

¿Conoces Japón? ¿Has obtenido alguna beca?

No conozco Japón, pero es uno de los sitios a los que más anhelo ir, sobre todo a Okinawa; dicen que hay muchos Asato por allá. Parte de mi familia vivió un tiempo ahí y tengo las mejores referencias del lugar. Aún no he postulado a ninguna beca prefectural.

¿Cómo defines la «nikkeidad»?

Migrar de tu país natal a otro, por una crisis demográfica dejando tu familia y empiezas desde cero, es algo para valorarlo mucho.  Mi abuelo llegó desde muy lejos a Perú para empezar una nueva vida. Fruto de esto, admiro a mi abuelo por el amor que le tuvo a su familia y respeto por su trabajo, que era cultivar la tierra.

¿Te sientes nikkei?

Mi abuelo fue japonés. Soy nieto, me considero sansei, pero tengo tanto de japonés como de peruano, siempre he tenido inquietud por conocer un poco más acerca de mi ascendencia.

Se celebra el 120.o aniversario de la inmigración japonesa. ¿Cuál es tu reflexión?

Creo que la crisis demográfica que llegó a Japón hace más de un siglo llevó a que japoneses como mi abuelo tengan un lugar de trabajo acá en Perú, pero no obstante, la crisis política de los años 90 en Perú llevó a que muchos peruanos descendientes de japoneses tengan una oportunidad de trabajo en Japón. Mi padre y otros descendientes migraron y, gracias a ellos, pudo generar ingresos para poder mantener a la familia. Son 120 años de la migración japonesa al Perú. Deberíamos sentirnos orgullosos por el legado que nos dejaron nuestros abuelos, debemos mantenernos unidos para que nuestra comunidad siga creciendo de la mejor manera.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso