Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
El budismo: cuando la religión puede inspirarnos a vivir mejor
lunes, 18 de marzo de 2019 | 8:42 PM
El budismo: cuando la religión puede inspirarnos a vivir mejor

Por: Milagros Tsukayama

Aunque es una religión, el budismo se ha hecho más conocido en Occidente con conceptos que se han incorporado en nuestra vida diaria (sin que seamos practicantes budistas), como el minimalismo Zen, el reiki (imposición de manos para curar), la meditación o el nam-myoho-renge-kyo (mantra para calmar nuestra mente). Y las enseñanzas del Dalai Lama, líder del budismo tibetano, han hecho eco en nosotros, sin que dominemos conceptos budistas, en forma de frases inspiradoras. ¿Es posible que una religión pueda inspirarnos a vivir mejor?

«Ama al país, ama la religión»

China es el país con la mayor cantidad de practicantes budistas. Pero además del budismo, China profesa también el islam, el protestantismo, el taoísmo y el catolicismo. Aparentemente, existe libertad de culto. Pero en la actualidad, el gobierno es quien ejerce control sobre todas las religiones, adaptándolas al pensamiento del Partido Comunista Chino regente, según sus intereses, para así controlar a su población. Esta chinificación (sinización) de las religiones forma parte del plan del gobierno chino para controlar todo lo que opere en el país (incluso la religión). Mientras tanto, el gobierno promueve su eslogan «ama a tu país, ama la religión». Para un futuro, lo que China buscaría es chinificar también al mundo, imponiendo sus propias reglas como potencia mundial. Pero por lo pronto, espera culminar el OBOR («una franja, un camino», por sus siglas en inglés) para este 2049, año en donde se cumplirán 100 años de fundación de la República Popular China. Como si fuera una nueva «ruta de la seda», el OBOR es un megaproyecto que conectaría China con más de 60 países de Asia, Medio Oriente, Europa y África, a través de infraestructura que facilitaría el comercio e intercambio comercial. Pero quien aún se resiste, es Tíbet, que reclama su independencia. Su territorio sigue bajo dominio chino (desde 1950), es considerado zona estratégica y rica en recursos naturales y, además, es cuna de una de las escuelas budistas que más se ha popularizado en Occidente (y no necesariamente por su significado religioso): el budismo tibetano.

Dalai Lama, líder religioso e «influencer»

El budismo tibetano tiene como líder a Tenzin Gyatso, el 14.° Dalai Lama, conocido en el mundo simplemente como Dalai Lama. Nacido en 1935 bajo el nombre de Lhamo Dondhup, el Dalai Lama tuvo que escapar de Tíbet en marzo de 1959, ante la represión militar china. Pero aún en medio del conflicto, el Dalai Lama asume un «camino intermedio» y conciliador con China, al luchar por la autonomía del Tíbet, pero no por su total independencia. Para él, «Tíbet puede existir dentro de China con el mismo espíritu con el que la Unión Europea se mantiene unida», en donde cada país miembro preserva su cultura nacional mientras persigue objetivos colectivos. Pero solo es un sueño que nunca se concretará si sigue la chinificación. El Dalai Lama es consciente de esta realidad y sabe que podría ser incluso el último en ostentar dicho título. En 1995, el gobierno chino secuestró a quien fuera el encargado de elegir a su sucesor, el Panchem Lama, aduciendo que fue un nombramiento ilegal. Para controlar al próximo Dalai Lama y, con esto, a la religión y al pueblo tibetano, el gobierno chino nombró a su propio Panchen Lama, que sigue fielmente los ideales comunistas de una China que ahora muestra una marcada ambición capitalista. 

En este mes, el Dalai Lama cumple 60 años en exilio, pero sus declaraciones han conseguido transformar mentes en Occidente, atrayendo la simpatía de creyentes y no creyentes, entre políticos y personajes poderosos, actores de Hollywood y gente «común y corriente» que busca la verdadera felicidad que tanta falta le hace al mundo.

¿Todos tenemos derecho a la felicidad?

A pesar de vivir en el exilio, el rostro del Dalai Lama refleja paz y serenidad. Cuando aparece en público, se le ve sonriente y hasta suelta sus propias bromas, porque para él, la felicidad es el propósito de la vida. El Dalai Lama explica que todos tenemos derecho a sobrevivir y para hacerlo, necesitamos algo que nos motive, como es la búsqueda de la felicidad (que tiene que ver más con nuestra propia actitud y no con nuestro entorno material). Aunque la vida sea muy difícil, no debemos enfocarnos únicamente en su lado negativo, porque eso no ayuda a encontrar soluciones y solo destruye la paz de nuestra mente. 

¿Cómo alcanzamos la felicidad?

Sus palabras de motivación, que superan barreras de idioma, cultura y país, han atraído la atención de Occidente hacia el budismo, aunque con un enfoque más espiritual que religioso. Al convivir en una sociedad mayormente materialista y carente de valores,  ¿cómo podemos alcanzar la felicidad que tanto promueve el Dalai Lama? A través de 5 frases, él mismo nos responde:

1) «La felicidad no es algo que ya está hecho. Viene de tus propias acciones» (no debemos enfocarnos solo en cosas materiales, porque solo traen una felicidad efímera).

2) «La ira es el destructor de una mente en calma» (no dejemos que la ira, el odio y todo sentimiento negativo como la envidia o la ambición domine nuestra mente y nuestras acciones).

3) «Nuestro principal propósito en esta vida es ayudar a los demás. Y si no puedes ayudarlos, al menos no les hagas daño» (la empatía y la compasión son esenciales para obrar bien con nosotros mismos y nuestro prójimo y con ello, sentirnos bien).

4) «Mi religión es muy simple. Mi religión es bondad» (la espiritualidad no necesariamente tiene que ver con religión. No olvidemos nunca  nuestro lado espiritual. Ni tampoco basta con orar para pedir por nuestra felicidad, sino esforzarse por encontrarla y para eso, ayuda mucho la meditación).

5) «Elige ser optimista, se siente mucho mejor» (¿por qué nos hemos olvidado de sonreír? Ser negativos o muy formales ante todo puede ocultar la verdadera felicidad o la solución a un  problema).

Según el Dalai Lama, somos animales sociales y, por ello, dependemos de la sociedad para vivir. Pero no vivimos en armonía y nos hemos vuelto materialistas, competitivos, individualistas y hasta carentes de valores. Como nikkei que somos y herederos de un sincretismo cultural católico (en su mayoría) y budista (por el butsudan), podemos inspirarnos en el budismo para vivir mejor y en armonía con nuestro entorno. Tampoco es necesario que profesemos religión alguna para hacerlo, porque solo basta con tener la motivación de ser mejores personas.

FUENTES: Charlie Campbell (Time, 2019) «The Dalai Lama Has Been the Face of Buddhism for 60 Years. China Wants to Change That», Jen Christensen (CNN, 2017) «El arma secreta del Dalai Lama para ser feliz y cómo puedes usarla en tu vida», Elyane Youssef (Elephant Journal, 2017) «The Dalai Lama's 6 Key Tips to Happiness», AsiaNews (2018) «El Partido comunista chino vuelca su atención al budismo tibetano mongol». 

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso