Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Contemplando árboles centenarios
桜 Sakura y Hanami 花見
jueves, 11 de abril de 2019 | 6:06 PM
Contemplando árboles centenarios

La floración de los cerezos empezó en marzo en Okinawa, se encuentra en su apogeo en las islas centrales y se extenderá hasta mayo en la septentrional Hokkaidô. Es la época del hanami. Ningún espectáculo de la naturaleza cautiva más la imaginación del pueblo japonés que la floración del sakura.

Hanami no se trata solo de la admiración provocada por la espectacular belleza de solitarios árboles o rectas u ondulantes alamedas con filas de cerezos en flor, sino también, y sobre todo, de la contemplación del carácter efímero de esa belleza. En pocos días la brisa arranca los delicados pétalos que caen a tierra para hacerse uno con el lodo. Un gran espectáculo de la naturaleza observado con una nota de tristeza. Hanami es un poderoso símbolo para todo aquel que vea más allá de la efímera belleza y es, a la vez, una tradición, atestiguada desde el período Heian (794-1185), que dice mucho de lo que es la esencia del pueblo japonés.

Hanami se puede realizar prácticamente en cualquier ciudad o pueblo de Japón, pero se aconseja visitar las grandes arboledas de Tokio o Kioto o los cerezos de los jardines alrededor de los centenares de castillos del Japón.

Hay sin embargo, cinco árboles de cerezo cuya belleza y longevidad los ha hecho merecedores de título de Tesoros Naturales del Japón y que son motivo de la peregrinación de miles y hasta decenas de miles de personas. Cuatro recibieron la distinción en 1922 y el quinto se les unió en 1952.  Tres de ellos son muy longevos, son milenarios: Hoy nos ocuparemos de los más jóvenes: un par de cerezos con más de 800 años de edad.

Kariyado-no-geba-zakura (狩宿の下馬桜)

Este hermoso árbol se encuentra en la localidad de Fujinomiya en la prefectura de Shizuoka y es el quinto de la lista de cerezos distinguidos como Tesoros Naturales, supera largamente los 800 años y recibe su nombre de la leyenda según la cual Minamoto no Yoritomo, fundador del shogunato Kamakura, durante una jornada de caza en los alrededores del monte Fuji, se detuvo junto al árbol para contemplarlo y ató su caballo a él. 

El nombre científico de este árbol es Akameno Shirobana Prunus Jamasakura y alude al color rojo del botón, al blanco de sus delicadas flores y a la variedad de cerezo yama-zakura, literalmente cerezo de montaña, que es una de la más extendidas en Japón.

Según la estadística, Kariyado-no-geba-zakura suele florecer hacia el 10 de abril, y en esos días la ciudad de Fujinomiya celebra un festival alrededor del árbol que convoca a decenas de miles de turistas.

Ishitokaba-zakura (石戸蒲桜)

Este cerezo se encuentra en la ciudad de Kitamoto, prefectura de Saitama. Suele florecer a mediados de abril cuando los cerezos de Tokio ya han perdido sus flores y muchos tokiotas  en un viaje de 50 minutos. 

Con más de 800 años de edad, Ishitokaba-zakura alcanza una altura de 12 metros y sus ramas se extienden 7,2 metros desde el tronco. Este cerezo debe su nombre a las muchas piedras que se encontraban alrededor de él, muchas de las cuales fueron retiradas en las últimas décadas para brindar comodidad al árbol.

Aparte de su longevidad, este cerezo, un híbrido kaba-zakura, tiene la particularidad de ser el único hibrido natural de dos de las principales variedades de sakura existentes en Japón: el yama-zakura y el edo-higan-zakura. 

Principales variedades de sakura

El edo-higan-zakura debe su nombre al higan, el equinoccio de primavera en torno al cual suele florecer. El más antiguo de los cerezos japoneses pertenece a esta variedad.

El ôyama-zakura, como el yama-zakura, es también un cerezo oriundo de las montañas y suele encontrarse al norte de Japón y en Shikoku. 

El ôshima-zakura es una variedad nativa de las islas Izu en la costa de Shizuoka con características flores blancas. La variedad somei-yoshino, fácil de encontrar en Tokio, se considera un cruce de ôshima y edo –higan.

El mame-zakura es muy común en los alrededores del monte Fuji y se distinguen por su talla más bien baja y su gran resistencia a las bajas temperaturas.

Por último, la variedad de más bella floración, el shidare-zakura, puede alcanzar más de 20 metros y nos ocuparemos de ella en un próximo artículo sobre los cerezos milenarios del Japón. (FraKazu)

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso