Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«Mi mamá era sinónimo de trabajo»
Entrevista a Yesenia Oyata, subdirectora del colegio La Victoria
lunes, 13 de mayo de 2019 | 6:43 PM
«Mi mamá era sinónimo de trabajo»
Galeria Imagenes

Por: Rubén Kanagusuku

Luego de la celebración del Día de la Madre en el colegio La Victoria, la subdirectora Yesenia Oyata Uyeda conversó con Perú Shimpo. Descendiente de Yonashiro (hoy Uruma shi, Okinawa ken por línea paterna y Tokio por línea materna)

Trabaja en el colegio La Victoria desde el 2001 hasta el 2004. Luego regresó en el 2011 hasta el día de hoy. «Conocí los tres locales del colegio. El de Saenz Peña en el distrito de La Victoria, el de la avenida Arequipa y la sede actual de Magdalena».

En la siguiente nota, nos comparte sus experiencias como educadora así como los recuerdos de su señora madre, Nelly Uyeda.

¿Cómo ve la educación en el Perú en plano general?

La educación en el Perú está cambiando bastante. Hoy en día, no hay una política educativa peruana pues con cada cambio de gobierno y cada cambio de ministerio, hay nuevas elecciones, nuevas ideologías y todo ello. Ya desde hace algunos años se ha venido implementando lo que es el curriculum nacional y ya lo tenemos en el colegio desde el año 2016. Entonces, estamos trabajando no solo en desarrollar contenidos sino competencias entre los estudiantes y que los contenidos sean solo un medio. Por eso estamos trabajando un sistema de evaluación formativo, ya no solo sumativo en donde solo importaba un promedio, una nota, un examen bimestral. Aquí ya hemos cambiado esa metodología de evaluación. Entonces, estamos trabajando evaluaciones formativas, de procesos, atendiendo también hoy en día la diferencia de los estudiantes. Ante las dificultades de los alumnos, ya no se les separa del aula sino que se trabaja con las familias, con los padres, para que ellos externamente busquen un apoyo y nos informen. De esa forma podemos apoyar esa diferencia.

¿Cuáles son las virtudes de las madres del colegio?

Son una mamás muy preocupadas por los chicos. Siempre la mayoría de ellas están pendiente del aprendizaje de sus hijos, sobre todo del nivel inicial y primaria. Siempre los acompañan. En secundaria también los acompañan. No a un 100 %, pero también hay mamás que dejan un momento sus quehaceres y se preocupan por los hijos. Y en el colegio, tenemos a las obachan que siempre están con los nietos y reemplazan a la madre que, por una serie de razones, no están presentes. En algunos casos están fuera del país. Entonces, ellas la reemplazan y hacen un papel con mucha devoción a los niños.

¿Son sobreprotectoras las mamás con las que frecuentas?

Una, como madre, siempre quiere solucionar los problemas de sus hijos, pero hay que comprender que, conforme vamos creciendo, tenemos que desarrollar la autonomía en los hijos y dejar que ellos aprendan a resolver por sí solos sus problemas para prepararlos para la vida. Porque hoy en día la educación es eso, prepararse para la vida para asumir los nuevos retos. Se trabaja mucho en el desarrollo de la autonomía. Y nosotros, desde inicial, lo vamos haciendo con pequeñas responsabilidades, pequeñas tareas y así los vamos formando.

¿Qué recuerdos tiene de su mamá?

Mi mamá era sinónimo de trabajo. El recuerdo que tengo de ella es de una mujer trabajadora, luchadora, que nos sacó a mí y a mi hermana adelante siempre, en cada situación que se presentaba. Podía haber muchos problemas y todo, pero ella siempre estaba con una sonrisa. Nunca la veías molesta. Siempre a mi hermana y a mí nos formó con una virtud: el trabajo y la honradez. Ella era la primera persona en levantarse en la casa. Nos levantábamos y ya estaba listo el desayuno. Desde muy pequeña la ayudábamos.

¿A qué se dedicaba?

Trabajaba vendiendo comida. Primero, tenía un restaurante, luego lo cerró pero siguió ofreciendo comida. Por más enferma que estuviera, ella nunca estaba en la cama. Nos dijo que el único día que la veamos en la cama era el día que ya no se iba a levantar. Y efectivamente así fue. Un mes estuvo en el hospital y luego se fue repentinamente. Eso me queda de enseñanza. Por cosas menores, nos deprimimos y nos enfermamos, pero hay que tener fe en que todo va a salir bien, seguir el ejemplo y saber que tenemos amistades que nos apoyan. Haciendo siempre una labor en equipo, podemos salir adelante.

Un saludo a los lectores del Perú Shimpo:

Les envío un cálido saludo a las madres victorianas y las madres en general. Que en este segundo domingo de mayo pasen un lindo día al lado de sus hijos, que son el mejor regalo que Dios nos ha brindado a todas las madres, y agradecer a Dios. Y para aquellos hijos que no tienen al lado a sus madres, que, con quien estén, siempre recuerden la labor de la mamá.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso