Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Los superpapás que Japón quiere: los ikumen
lunes, 17 de junio de 2019 | 6:58 PM
Los superpapás que Japón quiere: los ikumen

Por: Milagros Tsukayama

Hasta el siglo VIII, “papa” significaba mamá en japonés y ahora para referirse a papá, los japoneses dicen “chichi”, que curiosamente evoca a la leche materna. Por esta sutil coincidencia, ¿acaso no podríamos decir que un papá tiene algo de mamá (y viceversa)? Aunque en Japón no era usual expresarlo, ahora también se promueve el instinto paternal como una medida para aliviar la economía del país. Para Japón, un papá hacendoso sería el hombre ideal.

Los “Ikumen”

En el 2006, un grupo de padres crearon el Ikumen Club, que busca promover la paternidad activa, en donde los hombres participan de la crianza de los hijos y las labores del hogar. Para crear el término “ikumen”, se inspiraron en 2 cualidades básicas: que el padre sea atractivo (ikemen) y se dedique al cuidado de los hijos (ikuji). Así, querían transmitir la idea de que un hombre que cría a sus hijos y es atento con su esposa resulta atractivo, moderno y sexy. Para el 2010, el término ikumen se había popularizado tanto en los medios que alcanzó a las celebridades japonesas que eran padres, quienes comenzaron a promocionarse como “ikumen”. En junio de ese mismo año, el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón adoptó el término y lanzó el Ikumen Project (proyecto Ikumen).

Una campaña como incentivo

El proyecto Ikumen fue creado para promover la crianza de los hijos entre los hombres y así animarlos a usar las licencias por paternidad. Por la estricta cultura laboral a la que han sido acostumbrados, solo un 5 % de japoneses solicitan la licencia y, quienes lo hacen, apenas toman 1 semana de descanso (Quartz, 2019) a pesar de tener el deseo de hacerlo y contar con una ley que los respalde. Aunque Japón posee una de las licencias por paternidad más generosas del mundo, los japoneses prefieren no usarla, por temor a las críticas (consideran irresponsable “sobrecargar” con trabajo a sus colegas durante su ausencia), burlas (por preferir las labores domésticas que su trabajo) y a un posible despido. Ese “quiero, pero no debo” ha provocado numerosos casos de estrés laboral, muerte por exceso de trabajo (karoshi), distanciamiento de la familia, etc. Grandes firmas como Suntory, Sony, Toyota, Mizuho y otras más se han sumado a la iniciativa, autoproclamándose ikuboss o “jefes que apoyan la crianza de los hijos” (término creado por Fathering Japan, una ONG pro-ikumen). Los ikuboss creen que si los empleados mantienen un equilibrio entre trabajo y vida familiar, estos generarán resultados positivos a la empresa, sin tener que desvivirse por ella. Con toda esta campaña, el Gobierno espera que más japoneses se acojan al beneficio por paternidad y que ese 5 % se eleve hasta un 13 % para el 2020. 

Suena genial, pero resulta irreal

En países como Islandia, Noruega y Suecia, que lideran este ranking, predomina la igualdad de género y los padres están tan involucrados como las madres en la crianza de los hijos; pero no existen campañas como el ikumen. Aunque aspira a seguir el modelo nórdico, Japón ocupa en la actualidad el puesto 110 del ranking mundial de brecha de género, de un total de 149 países. Hay quienes predicen un efecto temporal del Ikumen Project, asegurando una suerte similar a la que pasó con campañas emprendidas por el Gobierno para aliviar el exceso de trabajo y alentar el consumo, como el Shining Monday (para entrar a trabajar tarde un lunes por mes) o el Premium Friday (para salir del trabajo temprano los últimos viernes de cada mes), que no consiguieron la reacción esperada. 

Con el Ikumen Project, el Gobierno busca una supuesta igualdad de género, en donde las mujeres puedan reincorporarse al mercado laboral y los hombres, a su vez, participar de las labores consideradas tradicionalmente como “solo para mujeres”. Pero su real intención es facilitar la idea de tener y criar hijos, cubrir la escasez de fuerza laboral que ahora padece Japón y aliviar la carga económica que tradicionalmente pesaba solo en los hombres. Así, el Gobierno difícilmente conseguiría una igualdad de género, porque sigue manejando esta campaña como una medida más para aliviar su economía y no como un objetivo. Hasta podría conseguir solo que los roles se inviertan. Aunque existan iniciativas individuales a favor del ikumen y la igualdad de género, aún predominan viejos estereotipos con discursos ambiguos.

En la variedad está el gusto

Ser papá no es fácil y, con el tiempo, hasta aparecen nuevos tipos de padres. Podemos enumerar a los Nihon no otōsan, que son los padres tradicionalmente japoneses y hasta de mente cerrada. También a los que giran en torno al trabajo, como los tanshinfunin (que viajan por trabajo a otros países sin la familia), los kaisha ningen (que priorizan su trabajo) o los chichioya fuzai (padres que están ausentes o emocionalmente distantes de su familia debido al trabajo) y muchos terminan “fuera del mosquitero” o kaya no soto (porque se mantienen al margen de lo que pasa en la familia y apenas sabe algo sobre ellos). Aunque también están los padres cuya vida es la familia (kazoku seikatsu), como los ikumen. A esta lista, podríamos agregar a los kaminari oyaji o “padres trueno”, una figura común en la época de preguerra y que para ellos existe la frase “jishin kaminari kaji oyaji” o “terremotos, truenos, incendios y padres” (refiriéndose a las 4 cosas que deberíamos temer. ¡Imagínense como sería!). Aunque también hay oyaji que son tan amorosos como un abuelo que se convierten en padres por primera vez en el otoño de sus vidas.

En la actualidad, la sociedad japonesa afronta cambios necesarios como la inclusión de los extranjeros y las mujeres como fuerza laboral, ante la crisis demográfica (baja tasa de natalidad versus alta esperanza de vida). Y para ello, Japón aspira a convertir a sus salary-men en ikumen. Y, sinceramente, ¿los ikumen serán los superpapás que Japón necesita? 

FUENTES: Quartz (Youtube, 2019) “Ikumen, the Japanese campaign to make fatherhood sexy”, Quartz (Isabella Steger, 2017) “Researchers have figured out why almost no men take paternity leave in a country that offers 12 months of it”, Organization For Economic Co-Operation And Development (2016), Barbara Holthus y Wolfram Manzenreiter (2017) “Life Course, Happiness and Well-being in Japan”, The Japan Times (Kaori Shoji, 2015) “Where did all the Japanese fathers go?”, Yunuen Ysela Mandujano-Salazar (2016) “Ikumen, los recientes discursos sobre la paternidad activa en Japón”.
Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso