Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
¿Las mujeres ya tienen el “poder” en Japón?
miércoles, 24 de julio de 2019 | 7:21 PM
¿Las mujeres ya tienen el “poder” en Japón?
Kathy Matsui, vicepresidenta de Goldman Sachs Japan, creó el concepto “Womenomics”

Por: Milagros Tsukayama

En 1999, Kathy Matsui, vicepresidenta de Goldman Sachs Japan, creó el concepto “Womenomics” para describir la fórmula que podría salvar a Japón de su estancamiento económico: mujeres (women) en la economía (economics). Catorce años después (2013), el primer ministro Abe Shinzo reconoció el poder de las mujeres y prometió convertir a Japón en una “sociedad en donde las mujeres brillen”, fijándose como meta cubrir el 30 % de los cargos directivos con mujeres para este 2020. A unos meses de terminar el año, ¿realmente Japón ha conseguido empoderar a las mujeres? 

Abenomics, la economía según Abe

Cuando fue reelegido primer ministro en el 2012, Abe Shinzo creó lo que conocemos como Abenomics o “la económica de Abe” para reactivar la economía japonesa, que estuvo estancada en las últimas dos décadas. Este programa económico puede resumirse en tres flechas: flexibilidad monetaria (con ayuda del Banco Central de Japón), estímulo fiscal y reformas estructurales. Con las dos primeras flechas, Japón logró activar su economía, aunque con resultados modestos. Pero la que es más difícil de ejecutar es la tercera flecha,  porque exige cambios en su estructura económica y social, como mostrar una mayor receptividad a los extranjeros y aumentar la participación de la mujer en el mundo laboral.

Una economía “dirigida” por mujeres

Para Abe, las mujeres son el recurso estratégico para activar la economía japonesa. Si bien ha aumentado el número de trabajadoras mujeres desde que comenzó su gestión (2012), las cifras solo reflejan cantidad, más no calidad; según Atsuko Muraki, catedrática y ex viceministra de Salud, Trabajo y Bienestar Social. Por ejemplo, ahora hay tres millones más de mujeres que trabajan fuera de casa que en el 2012; aunque lo que ganan en promedio solo llega a las tres cuartas partes de lo que gana un hombre, porque mayormente sus trabajos son de medio tiempo. El 73 % de las compañías japonesas no tiene a una mujer al mando. En el Gabinete de Abe, solo hay 1 mujer para un total de 19 miembros (que para Abe “tiene la presencia de dos o tres mujeres”) y para marzo del 2019, solo 47 de los 462 legisladores eran mujeres en la Cámara Baja y en la Cámara Alta, 50 de 241 (ubicando a Japón en el puesto 165 de 193 países según su número de legisladoras, el más bajo entre los países industrializados). Ante una población que envejece, que tiene baja natalidad y que, en consecuencia, afronta una grave escasez de mano de obra y contracción de la demanda, las mujeres son las que compensarán ese déficit, al igual que los extranjeros.

¿Cómo contribuyen las mujeres a la economía?

Resulta positiva la presencia de la mujer en el mundo laboral. Para una sociedad que envejece y tiene baja natalidad, la mujer trabajadora cubriría el déficit de mano de obra, activaría la economía (por ejemplo, la mujer es quien suele administrar las finanzas del hogar y quien decide qué se debe comprar; más aún, si es económicamente independiente) y crearía mayor demanda en la industria de servicios como por ejemplo: guarderías, cuidado de ancianos, restaurantes y comida preparada, productos y servicios de belleza, vestuario, servicios inmobiliarios y financieros, agencias de viaje y de contratación de personal (Matsui, 2010). Muchos de estos servicios facilitan la (re)inserción de la mujer que trabaja, quien como ama de casa, tradicionalmente, asumía los quehaceres domésticos y el cuidado de los niños y padres ancianos.

Mujeres en política 

Para estas últimas elecciones parlamentarias en Japón, el 28 % de los candidatos ha sido mujeres, una cifra récord. Pero a pesar de existir la Ley de Paridad que promueve (pero no vincula) la participación equitativa de hombres y mujeres, solo un 15 % de los candidatos del Partido Liberal Democrático (que lidera Abe Shinzo) eran mujeres, a comparación del 45 % que tenía la oposición, el Partido Democrático Constitucional de Japón. Aunque el primer ministro Abe afirme promocionar a las mujeres y su Womenomics como estrategia de crecimiento económico, la política japonesa sigue siendo, en realidad, un “asunto de hombres”. 

Pero esto no solo se debe al acoso y burlas sexistas por parte de colegas y simpatizantes o las dificultades que encuentran las mujeres para presentar su candidatura por la poca transparencia organizativa de los partidos políticos o la falta de influencias, según contó Miura Mari, politóloga y creadora de la Ley de Paridad, en una entrevista para Nippon (2019). Generalmente, a las mujeres les resulta difícil conciliar la vida política y familiar, sintiéndose hasta culpables de dejar a los hijos mientras hacen campaña. Japón está en un sistema político regido por hombres, en donde los “problemas de mujeres” son generalmente subestimados o ignorados. Una mujer tendría más empatía al tratar casos de violencia y abuso sexual, por ejemplo. Por esto, resulta necesario para Japón aumentar el número de mujeres en política y que no solo llegue a un 10 %, cuando son las mujeres quienes representan la mitad del electorado, menciona Miura. Cuanto más sincera sea la comunicación entre políticos y electorado, mejor será nuestra política.

Familia Imperial: 13 mujeres de 18

En política, podría disimularse, pero la mujer aún no consigue brillar en Japón. Esto resulta más claro y evidente en la propia Familia Imperial, que sigue rigiéndose bajo el estricto sistema de sucesión de 1889, por el cual solo los hombres pueden acceder al trono. Como no tiene hijo varón, al actual emperador Naruhito le sucederá su sobrino, el príncipe Hisahito (quien ahora tiene 12 años). Los otros hombres en la línea de sucesión son su hermano menor, el príncipe Akishino (padre de Hisahito) y su tío, el príncipe Hitachi (hermano de Akihito). De los 18 miembros de la Familia Imperial, solo hay 4 hombres, incluyendo al exemperador Akihito. Según encuestas, por mayoría, los japoneses sí aceptarían a una mujer emperadora; pero lo que realmente mandan son los prejuicios y la tradición, sobre todo de quienes están en el poder. Con una mujer emperadora, Japón hubiera cerrado olímpicamente su brecha de género; aunque simbólicamente, también nos daría el mensaje “las mujeres tienen el poder” (algo que no todos quisieran).

El movimiento antitacones KuToo; las escuelas de Medicina que alteraron los puntajes en sus exámenes de admisión para limitar el ingreso de mujeres (por el temor a que las futuras doctoras abandonen la carrera para dar a luz y tener hijos) o la cosificación de la mujer, en donde son más conocidas las “aidorus” (celebridades) que una influencer en política y ciencias, son otros ejemplos que nos muestran que Japón aún no está preparado para las mujeres. En la actualidad, Japón ocupa el puesto 110 entre 149 países en el ranking mundial de brecha de género, por debajo del promedio mundial. El año anterior ocupaba el puesto 114 de 144, aunque unos diez años atrás no pasaba del 100.

Pero no importa cuántas leyes o movimientos aparezcan, porque nada cambiará a menos que cambie la mentalidad patriarcal o machista. Según Matsui, es necesario eliminar los viejos estereotipos y alentar una mayor igualdad de género desde casa. Una respuesta más tajante y sincera es la que dio la antropóloga Etsuko Kato al diario The Guardian: “Para crear una sociedad verdaderamente más igualitaria, debemos esperar que los japoneses conservadores mayores de 50 años se retiren”. 

FUENTES:

BBC News (2018) “Reality Check: Has Shinzo Abe's 'womenomics' worked in Japan?”, Andbank (2013) “Las medidas del primer ministro japonés”, Takeda Hiroko (2014) “All the Japan State Wants is Shining Women (and Their Families): Tatemae and Honne of AbeWomenomics”, Nippon (2016) “La brecha de género en Japón”, Nippon (2019) "El porcentaje de parlamentarias en Japón, de los más bajos del mundo", Nippon (Itakura Kimie, 2019) “Las mujeres en la política: ¿Qué cambiará con la Ley de Paridad japonesa?”, Reuters (Linda Sieg y Ami Miyazaki, 2019) “Un récord de mujeres aspira al Parlamento en Japón, pero abundan los obstáculos”, The Guardian (Nanako Yamamori, 2019) “There are almost no women in power”: Tokyo’s female workers demand change”, Los Angeles Times (2019) “En Japón, las mujeres no pueden ser emperadoras, ¿es importante?”. 
Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso