Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Matrimonio Matsuda protector de la gran riqueza cultural de Sandia, Puno
Después de residir 50 años en Japón es alferado en honor al Señor de Pacaypampa
lunes, 30 de septiembre de 2019 | 3:59 PM
Matrimonio Matsuda protector de la gran riqueza cultural de Sandia, Puno
Galeria Imagenes

Los esposos Imelda Téllez y Yukimitsu Matsuda, en el 2018, al volver al Perú después de 50 años de residir en Japón, asumieron la responsabilidad de ser los protectores del Señor de Pacaypampa, un culto católico que forma parte de la gran riqueza cultural de Sandia, Puno.

Durante un año se desempeñaron como los alferados de la actividad religiosa más relevante en Puno.

Los alferados en Sandia organizan efemérides a partir del 14 de setiembre y convocan la asistencia de numerosos fieles de todas las comunidades. Tienen el compromiso de agasajar a toda la comunidad

«La festividad del Señor de Pacaypampa es una celebración a lo grande», manifiesta Imelda Téllez.

Alferado procede de alférez. Y, según la explicación de los historiadores puneños, alferado es una persona que, en determinadas fiestas religiosas, preside los actos y sufraga los gastos, y tiene derecho a llevar el pendón de la festividad.

Festividad de Señor Pacay-pampa en Lima

Imelda Téllez y Yukimitsu Ma-tsuda celebraron el Lima la festividad del Santísimo Señor de Pacaypampa, el 15 de setiembre, en el local de la Asociación Brisas del Titica, con la asistencia de un buen número de nikkei invitados. De esta manera, después de un año finalizó la tarea de ser alferados.

Historia del Señor de Pacay-pampa

Esta historia nace en la comunidad campesina Huancasayani, provincia de Sandia, donde vivía una pareja de ancianos de avanzada edad con problemas de salud.

Repentinamente, un día les visita un niño humilde de diez años. Lo reciben y lo atienden al verlo cansado.

El niño les explica su odisea de caminante y su deseo de pernoctar y continuar caminando hasta encontrar el lugar donde se quedaría para siempre. Lo alojaron y lo abrigaron. En la mañana, el niño hizo las tareas de la casa; después del desayuno, les explicó que él era huérfano y buscaba dónde quedarse. Los ancianos le invitaron vivir en su casa durante todo el tiempo que necesitaba.

Gracias a la ayuda de este niño, los ancianos recuperaron la salud.

Una mañana, el niño sale para recoger agua de manantial, pasaron algunas horas y no regresa. Los ancianos van a buscarlo y no tuvieron resultados favorables. Después de un tiempo, la anciana encontró cerca del manantial el tacho lleno con agua, entonces, llama al niño a gritos, pero nadie le responde. 

Nuevamente vuelve al manantial para llevar el tacho. Enorme fue su sorpresa cuando, al agacharse, nota que algo brilla dentro del agua. Al sacar este objeto se da cuenta que es una pizarra, escasa en la zona, y tiene una imagen incrustada. Una vez en casa le cuenta a su esposo todo lo sucedido. Durante la noche, la anciana escucha una voz que le dice que se no preocupe, que él estaría siempre junto a ellos.

Con los primeros rayos del sol del día siguiente, descubren en el objeto la imagen de Cristo Crucificado junto a María. Tienen un raro sentimiento, de temor por la forma como desapareció el niño y regocijo porque comprenden que quien estuvo en casa fue alguien especial.

Desde aquella vez, los ancianos quedaron al cuidado de la imagen. Cada vez que se sentían enfermos, hacían una oración al señor crucificado y desaparecían las dolencias.

Por su avanzada edad, la anciana fallece y su esposo quedó en compañía de la santísima imagen. Algunos  años después, el anciano, en agradecimiento a la comunidad campesina le entregó la santísima imagen. En Pacaypampa le construyeron un santuario e iniciaron el culto al Señor de Pacaypampa.

 

Vive enamorada de la cultura japonesa

Imelda Téllez, nacida en Sandia, Puno, hija de papá arequipeño y mamá puneña, vive doblemente enamorada: de Yukimitsu Matsuda, su esposo, y de la cultura de Japón.

Durante los 50 años de vivir en Japón, asimiló y desarrolló las influencias culturales de este país.

Para la sociedad japonesa, la lectura ocupa el primer lugar. Por eso, en la celebración de la festividad Señor Pacay-pampa, la señora Matsuda pidió a sus invitados, más que aportar económicamente, el obsequio de libros. Su objetivo es motivar la lectura entre los niños de Sandia. Las obras que ha recopilado las regalará a los escolares de Sandia. De esta manera, pone en práctica el ejemplo cultural de Japón.

Tiene la seguridad de la semejanza entre la cultura japonesa con la cultura puneña.

De Sandia a Japón

Imelda Téllez y Yukimitsu Matsuda están felizmente casados desde hace 50 años.

Cuando estudiaba el segundo grado de primaria, la vida de Imelda cambió rápidamente. La preocupación de su papá fue darle la mejor educación a las mujeres. Entonces decidió que Imelda estudie en Arequipa. A los 11 años se despide de Sandia y se traslada a Arequipa, pero, por motivos de salud, regresa a Puno. 

Su papá continuó con el objetivo de darle a sus hijas una educación adecuada. Imelda viaja a Lima, donde estudió primaria y secundaria en el colegio Rosa de Santa María, «que fue el mejor colegio de Lima».

Al finalizar secundaria, decide estudiar Contabilidad en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Su propósito se detiene por el repentino fallecimiento de su papá y opta por trabajar antes de cumplir los 18 años.

Postula y presenta sus documentos en un empresa, donde conoce a Yukimitsu Matsuda. Hasta entonces, ella era muy respetuosa de la manera de pensar de las familias de Puno: formar un matrimonio únicamente con peruanos. Pero Yukimitsu le hizo cambiar de idea.

Cuando vuelve a la empresa para recoger sus documentos, le sorprendió ser aprobada para trabajar allí como auxiliar de contabilidad y, después, como secretaria.

Ya con un trabajo estable, ingresa a la universidad, aunque no pudo continuar sus estudios. Se casa con Yukimitsu y viajan a Japón.

Casarse con un japonés y salir del Perú fue, para Imelda, toda una odisea. Su familia de Sandia se opuso al matrimonio con Matsuda y más aun con que vaya a  vivir a Japón.

Imelda y Yukimitsu se casan muy jóvenes. Matsuda regresa a Japón y ella no puede hacerlo porque su familia, muy drástica, no aceptó que obtuviera pasaporte.

Ya casada, Imelda esperó la mayoría de edad para obtener el pasaporte, viajar a Japón y reunirse con su esposo. Y lo logró.

Yukimitsu Matsuda es de Yokohama, Japón, donde vive con su esposa. Después, se trasladan a Kanagawa.

Imelda y Yukimitsu tienen dos hijos: Víctor Koichi (significa ‘primera felicidad’) Matsuda Téllez, nacido en Hawaii, odontólogo de profesión y dueño de una clínica en Japón.

Javier Mitsuyo (‘luz del mundo’) Matsuda Téllez nació en Japón. Actualmente labora en Brasil y, por su trabajo, ha viajado por prácticamente todo el mundo.

«Mis hijos son muy inteligentes y muy buenas personas», asegura  mamá Imelda.

Desde los primeros años, el matrimonio Matsuda Téllez se entregó a trabajar como empresaria. Actualmente, tienen empresa muy reconocida en Perú y Japón. «Es una empresa pequeña. Se dedica a trabajos de arte de alpaca. Tenemos exhibiciones en Japón, con mucha aceptación», dice Imelda Téllez al explicar lo que es la empresa Alpaca Trading Company en Japón y Mitsuyo Perú en Lima.

Cada seis meses, Imelda y Yukimitsu viajan a Japón con la finalidad de difundir productos peruanos elaborados con lana de alpaca.

Imelda es una empresaria realizada. Ahora se da tiempo para dedicarse al arte. En su tiempo libro, pinta al óleo.

Además, a raíz de su experiencia cultural en Japón, se ha trazado la meta de rescatar y difundir la cultura puneña. «Quiero enseñar a la gente joven nuestra hermosa cultura milenaria».

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso