Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Sotsukon: la práctica japonesa para salvar un matrimonio
martes, 18 de febrero de 2020 | 4:36 PM
Sotsukon: la práctica japonesa para salvar un matrimonio

Por: Milagros Tsukayama

En 1986, un comercial japonés de bolas de naftalina “Tansu Ni Gon” popularizó la frase “teishu genki de rusu ga ii” (“un esposo sano y ausente es mejor”). Para las mujeres japonesas, el esposo ideal era aquel que traía dinero, tenía salud y no estuviera en casa. Con la jubilación, esta figura del esposo ideal se desvanecía y se convertía, más bien, en una carga. Sin embargo, hay una práctica japonesa que recomienda “graduarnos del matrimonio”, con la que podríamos evitar los divorcios y podríamos mantener viva la llama del amor (y nuestra luz propia). 

Antes de perder la paciencia

Cuando el esposo se jubila, la esposa generalmente pierde la libertad que antes disfrutaba como ama de casa. Aunque terminará su soledad de las mañanas y tardes, a la que ya se había acostumbrado, el trabajo en casa ahora le resultará interminable. Tendrá que dedicar más tiempo al esposo y prepararle más comida que antes (porque él solía almorzar fuera de casa cuando trabajaba); además de disponer de menos tiempo libre para ella misma y tener que darle explicaciones si quiere salir de compras o conversar con las amigas, cuando antes no lo hacía. Si su esposo jubilado resulta ser un holgazán y no hace nada en la casa (goro-goro-shite-iru), la esposa lo calificará de “sodan gomi” (porque su presencia es comparable a la basura de gran tamaño) o “nureochiba” (porque se pega a la esposa, como las hojas húmedas que caen al suelo y son difíciles de recoger). El esposo, que está acostumbrado a depender de su esposa para todo, no puede vivir sin ella, literalmente: “¿dónde está el café?, no lo encuentro”, “¿podrías planchar mi pantalón? o “ya quiero comer”. Tras años de postergar sus propios sueños por la casa y los hijos, la esposa podría llegar a perder la paciencia y pedirle el divorcio o, de lo contrario, podría seguir aguantando. Seguirá conviviendo bajo el mismo techo, pero dormirá en cama separada (kateinai bekkyo) o incluso, le pedirá un divorcio “virtual” (kateinai rikon), en donde legalmente seguirán casados, pero solo porque lo dice el papel. No obstante, no todos los matrimonios son iguales. Hay parejas que siguen amándose y gustándose, aún más con los años, pero sienten la necesidad de tener su propio espacio. Por lo general, es la esposa quien posterga sus propios sueños por el esposo y los hijos.  

Origen de la “graduación del matrimonio”

En el 2004, la escritora japonesa Yumiko Sugiyama publicó “Sotsukon no susume” (“Recomendando el Sotsukon”) tras preguntarse cómo sería un matrimonio en donde los cónyuges consiguen la libertad que tanto aspiran sin tener que divorciarse. Así fue como creó el término “sotsukon” o “graduación del matrimonio”, que proviene de “sotsugyo” (graduación) y “kekkon” (matrimonio). Sotsukon describe a los cónyuges maduros, generalmente a partir de los 60 años, que viven independientemente uno del otro después de criar a los hijos, pero mantienen el contacto entre ellos y no tienen intención de divorciarse. Aún se aman y quieren seguir legalmente casados.

Cada uno por su cuenta  

Uno de los casos más conocidos de sotsukon fue protagonizado por el comediante japonés Akira Shimizu en el 2013, cuando anunció su “graduación del matrimonio”. A sus 59 años, se separó temporalmente de su esposa Megumi, quien en ese entonces tenía 57, y de esta experiencia, escribió el libro “Sotsukon. Atarashii ai no katachi” (“Sotsukon. Una forma nueva de amor”). Tras un año y cuatro meses de su “graduación”, Shimizu reconoció que fue difícil vivir solo y reafirmó la importancia de su esposa.

Otro caso menos mediático es el de los esposos Shojiro y Kimiko Shindo, quienes en el 2016 tenían 71 y 69 años, respectivamente, cuando declararon vivir felices bajo el sistema sotsukon. Ambos tenían 46 años de casados, eran profesores jubilados y tenían 3 hijas, pero vivían en prefecturas distintas. Shojiro vivía en Hokkaido y Kimiko, en Kagoshima; aunque mantenían contacto por teléfono e email.

Tipos de sotsukon

Algunos matrimonios deciden seguir viviendo bajo un mismo techo, pero actúan como compañeros de renta, en donde cada uno se cocina y hace la limpieza. Otros deciden vivir en casas separadas o mudarse a otra ciudad o país y mantener una estrecha comunicación por email y teléfono, como si fuera una relación a distancia. En otros casos, la pareja comparte los gastos en común o llega a un acuerdo, para quien tenga menos ingresos, reciba una manutención por parte del cónyuge más solvente. En todos estos casos, el amor se vive de lejos.

Ventajas y desventajas

A menos que no exista un acuerdo mutuo, el sotsukon no funcionaría para el cónyuge que tenga dependencia económica. Otra desventaja sería el potencial peligro que atraería esta aparente libertad, con un posible romance tentando a uno de los cónyuges y que terminaría en divorcio. Sin embargo, si ambos cónyuges se aman y se gustan, pero aún tienen metas personales que cumplir, el sotsukon puede ser una opción. 

A diferencia del divorcio, el sotsukon es una pausa en el matrimonio, no exige trámites legales, mantiene la unión conyugal y permite que las parejas retomen la vida en común que tenían cuando lo deseen y, a diferencia de una separación, con el sotsukon, la pareja se mantiene en contacto. Además, la consejera matrimonial, Atsuko Okano, sugiere hacer un “pequeño sotsukon”, como un viaje con los amigos o una visita a la casa de los padres, cuando el divorcio se asoma en un matrimonio (o hace falta refrescarlo) o cuando los cónyuges viven separados. 

El sotsukon es un acuerdo entre dos personas, basado en el respeto, confianza y empatía, y en donde la pareja se “gradúa” de las obligaciones conyugales para ir en busca de sus sueños postergados y reafirmar los sentimientos por la pareja. Estará alejada por la distancia, pero no por la falta de amor. Como reza el dicho: “nunca es tarde para amar” y tampoco lo es para hacer realidad nuestros sueños. 

FUENTES:

Savvy Tokyo (2020) Graduating from Marriage, the Japanese Phenomenon of Sotsukon” por Kirsty Kawano, Asia One (2016) “Graduating' from marriage: More elderly Japanese couples living separately while remaining together” por Reiko Bando, Anne Kasschau, Susumu Eguchi (2015) “Using Japanese Slang”, International Press (2016) “Sotsukon: cuando los esposos deciden vivir separados, pero seguir casados”.
Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso