Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Ginyu Igei: se estrenó obra teatral de Okinawa en Lima
viernes, 13 de marzo de 2020 | 3:37 PM
Ginyu Igei: se estrenó obra teatral de Okinawa en Lima
Galeria Imagenes

Por: Milagros Tsukayama

Tras su exitoso estreno en Okinawa en noviembre del 2019, el pasado martes se presentó en video la obra teatral: “Ginyu: historia de Ginyu Igei. Tendiendo un puente de arcoiris sobre el mundo” en el Dai Hall del Centro Cultural Peruano Japonés, que narra la vida y obra del patriarca y sensei de la colectividad nikkei, Ginyu Igei (1908-2005). Abel Fukumoto, presidente de APJ, dio la bienvenida recordando cómo Kenji, nieto de Ginyu, hizo conocido la vida de su abuelo en Okinawa a través de su talento musical, así como la importancia de la proyección de esta obra teatral, que se realiza en el marco de los 120 años de la inmigración japonesa al Perú como un destacado ejemplo de issei.

La obra se desarrolla como dos historias paralelas, que comienzan y terminan en la casa de Kenji en Lima del 2019. A través de los recuerdos de Kenji, el abuelo Ginyu entra en escena. 

Antes de venir al Perú, Ginyu era maestro en Okinawa y por las noches orientaba a futuros jóvenes que anhelaban inmigrar a Sudamérica, así como él. Sin embargo, por ser el chonan (hermano mayor) de seis hermanos y ser maestro en Okinawa, su padre se opuso a su viaje, a menos que prometiera regresar en quince años. Su padre falleció antes de que Ginyu pudiera cumplir su promesa.

En 1934, Ginyu vino con su esposa al Perú. Entró a la escuela de Chancay como subdirector, aunque su sueño era ser agricultor. En Lima, Ginyu disfrutaba de comida, vivienda y trabajo, mientras que en Okinawa se vivía una precaria realidad. 

Para marzo de 1940, Ginyu enviudó y se convirtió en padre soltero de sus tres hijos, Yoichi, Nobuyuki y Keiyu. Dos meses después, Lima y Callao fueron testigos del saqueo a japoneses. La situación familiar y económica de Ginyu empeoró y tuvo que dejar la docencia. Arrendó un terreno y consiguió una abundante cosecha, por lo que se ganó el aprecio y una estrecha amistad con el dueño, José Antonio Lavalle. Por su influyente cargo como ministro de Estado, Lavalle consiguió salvar a Ginyu de la deportación a los campos de concentración en los Estados Unidos.

No obstante, con la guerra, Ginyu perdió el cultivo de plátanos, por lo que se dedicó a otros negocios como la reparación de pianos, agricultura, bodega y restaurante; incluso abrió su propia escuela. Por esta guerra, Ginyu encontró dificultades como docente, en donde los padres no podían pagar las mensualidades, otros querían inscribir a sus hijos en colegios peruanos y la pasión kachigumi negaba la derrota de Japón y creía que era mejor aprender solo japonés. 

Durante la época de posguerra, la colonia japonesa organizó funciones artísticas para recaudar fondos y provisiones para enviar a Okinawa. En 1950, Ginyu contrajo nuevas nupcias y nació su cuarto hijo, Jorge, quien es el actual director del Museo de la Inmigración Japonesa al Perú “Carlos Chiyoteru Hiraoka” y fue el primer becario de Perú que viajó a Ginoza por tres meses.

En esta parte de la trama, es cuando se incluye la historia de la colectividad nikkei, con imágenes como fondo del Policlínico Peruano Japonés, entre otras. 

Por el documental “Hawaii ni Ikiru” (Vivir en Hawái), Ginyu tuvo la oportunidad de viajar a Hawái y Estados Unidos para solicitar los derechos de emisión para Sudamérica. Fue un proyecto auspiciado por la agencia de viajes Kinjo Travel con motivo de celebrar su vigésimo aniversario. El 22 de julio de 1969, se estrenó el documental en el Perú y luego, en Bolivia, Argentina y Brasil, siendo un éxito total: ¡tuvo más de diez mil espectadores! Como final de su biografía, se enumeraron todas las distinciones y reconocimientos que recibió dentro y fuera de Perú. Ginyu adquirió la nacionalidad peruana en 1964. Falleció a los 97 años.

¿Por qué Ginyu se interesó en alentar la inmigración entre los jóvenes antes de venir al Perú? Según el propio Ginyu, los jóvenes okinawenses solo tenían dos opciones en aquella época, que eran enrolarse al ejército o inmigrar. Ginyu prefería enviarlos a América para un futuro mejor, antes que perder la vida en una guerra. 

La obra llegó a su fin con el anuncio del próximo Uchinaanchu Taikai, que se celebrará en el 2021, en donde se reúnen todos los uchinanchu, sean por sangre o por pasión. Todo el elenco se hizo presente para la despedida con el personaje de Kenji entonando “Uchinanchu Yaibin” del original Kenji Igei y un dinámico acompañamiento de taikos.

Con 23 escenas en total, dos horas de duración, material visual que añadía información histórica a la trama y una impecable producción artística y musical que refleja el por qué “el escritor [Akihito] Arai ganó todos los concursos organizados por la prefectura sobre temas teatrales de inmigración”, según contó Jorge Igei, el público espectador en Dai Hall aplaudió maravillado. 

Como detalle técnico, la obra está en idioma japonés y contó con subtítulos al español gracias a Diana Kinjo, nikkei peruana residente en Okinawa. Jorge Igei hizo la revisión y corrección de la traducción y la Prefectura de Okinawa, la revisión final.

Fotos: Key Ytosu Moromisato y Familia Igei Cueva.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso