Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Las bombas atómicas en tiempos de Covid-19
miércoles, 19 de agosto de 2020 | 5:20 PM
Las bombas atómicas en tiempos de Covid-19
Galeria Imagenes

Por: Milagros Tsukayama

Fue en agosto de 1945, cuando Hiroshima y Nagasaki quedaron devastadas por dos bombas atómicas. Han pasado 75 años desde entonces y seguimos recordando estos ataques, ahora en plena pandemia de Covid-19. Si estamos viviendo una época de “larga paz”, en donde no hemos tenido una guerra de similar magnitud ni un ataque nuclear como el que sufrió Japón, ¿por qué es importante recordarlos, sobre todo ahora?. 

Una posibilidad remota pero real

Veamos primero este escenario. Si India y Pakistán, dos de los nueve países con más armas nucleares en el mundo, decidieran poner fin a su disputa por Cachemira lanzándose mutuamente pequeñas bombas nucleares, ¿qué pasaría? Además de los millones de muertos, la atmósfera quedaría cubierta de humo y polvo contaminante, que impediría el paso de los rayos solares y la temperatura descendería hasta casi los cero grados. El ecosistema a nivel mundial se alteraría, las cosechas disminuirían, las reservas se agotarían y la hambruna azotaría a todo el planeta durante años. Si una guerra nuclear a pequeña escala tiene efectos devastadores a nivel mundial, imaginémonos lo que ocurriría si fuera entre Estados Unidos y Rusia, quienes poseen en conjunto el 90% del arsenal nuclear de todo el mundo. 

El Reloj del Juicio Final

Ahora estamos a solo 100 segundos del fin del mundo, según el Reloj del Juicio Final (Doomsday Clock). Este es un reloj simbólico creado en 1947 para advertirnos qué tan cerca estamos de nuestra propia destrucción, originalmente por las bombas atómicas. Todos los años, un grupo de expertos ajusta las manecillas de este reloj, tras analizar las amenazas que afronta la humanidad. Esta es la primera vez que estamos tan cerca de la medianoche, como metáfora del apocalipsis, porque nos enfrentamos a dos amenazas en simultáneo, la de una guerra nuclear y del cambio climático.

Los riesgos que amenazan nuestra existencia

El mundo sobrevivió al impacto de meteoritos (como el que causó la extinción de los dinosaurios), grandes desastres naturales, guerras y pandemias en el pasado. Pero ahora la humanidad se enfrenta a nuevas amenazas de las que no tenemos historial de supervivencia, como afirma Nick Bostrom, director del Instituto del Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford. Hemos avanzado tanto en tecnología que hemos perdido el control de las posibles consecuencias a futuro. Estas amenazas o riesgos son:

La inteligencia artificial (IA) es la inteligencia de las máquinas, que nos ayuda a solucionar problemas concretos, como traducir un documento o analizar muestras de sangre en menor tiempo o jugar una partida de Go cuando no hay oponente humano. Pero si esta inteligencia llegara a convertirse en una superinteligencia, la humanidad habrá llegado a su fin. Estaríamos entrando a la era de la inteligencia de las máquinas, según Nick Bostrom. Estas máquinas superinteligentes tendrían la capacidad de programarse a sí mismas para crear generaciones de máquinas, cada una de ellas más sofisticada que la anterior y cada vez menos dependiente del hombre. Por ahora, nuestra inteligencia es la que nos hace superiores sobre otras especies, pero ¿qué pasará cuando las máquinas nos superen?

Biología sintética: aplicar ingeniería en seres vivos para abaratar el costo de producción de medicamentos, crear bacterias que devoren el plástico de los océanos o diagnosticar cáncer de estómago usando una píldora electrónica, son algunas de las maravillas que nos trae la biología sintética. Sin embargo, en manos equivocadas, también puede aplicarse en la creación de armas biológicas como virus o bacterias, sea de manera intencional o accidental.

Cambio climático: estamos consumiendo cada vez más recursos de los que realmente podemos regenerar y seguimos contaminando el medio ambiente. Aunque en el 2015 casi 200 países se comprometieron a reducir las emisiones de gases tóxicos, la temperatura en el mundo sigue aumentando y con ello, desaparecen más especies. Esto provocaría en el futuro hambruna, migraciones masivas o conflictos mundiales por recursos (en donde se usarían armas nucleares). 

Guerra nuclear: son nueve los países que poseen armas nucleares en todo el mundo. Estados Unidos y Rusia encabezan la lista, seguidos de Francia, Reino Unido, China, Pakistán, India, Israel y Corea del Norte, quien posee menos cabezas nucleares (ojivas) pero muestra mayor disposición para usarlas. Aunque hubo una disminución en la cantidad de armas nucleares en el 2019 con respecto al año anterior, estos países siguieron modernizando su arsenal existente. Ahora poseen menos armas nucleares, pero estas son tan sofisticadas que podrían destruir al mundo. 

El Covid-19 y las guerras nucleares 

En medio de la pandemia del Covid-19, nueve médicos de diversos países escribieron una carta abierta sobre las armas nucleares. Comienza así: “Es el año 2025. El mundo entero está desorganizado. En algunas partes del mundo, las instalaciones médicas están desbordadas; el personal médico y de enfermería está agotado, y el resto del mundo está luchando por ayudar. La economía se está derrumbando. Nadie sabe cuánto tiempo durará porque nadie ha vivido algo así antes. Ocurrió en un par de países pero no pasó mucho tiempo antes de que los efectos se extendieran a todos los países de la Tierra”. Con este relato, estos nueve médicos tratan de explicar lo que pasaría después de una guerra nuclear, aunque también refleja lo que estamos viviendo actualmente. Cuando ocurrieron los bombardeos a Hiroshima y Nagasaki, los hospitales se desbordaron. El personal médico no se dio abasto para atender a decenas de miles de víctimas a la vez. Ahora con el Covid-19, los médicos tampoco pueden darse abasto ni podrán hacerlo en una futura guerra nuclear.

Según el portal de la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN, por sus siglas en inglés), los Estados Unidos destinó USD 35.1 mil millones en armas nucleares en el 2019, cuando dicho monto pudo haber cubierto 300 000 camas en unidades de cuidados intensivos, 35 000 ventiladores y los salarios de 150 000 enfermeras y 75 000 médicos, que ahora son tan necesarios. En nombre de la “seguridad nacional”, ¿cuántas vidas humanas se han perdido por falta de equipo médico?

Hiroshima y Nagasaki son la prueba de que la principal amenaza para la humanidad es el propio hombre (y sus erradas decisiones). 

FUENTES:

New Scientist (2020) “Hiroshima’s lesson” por Anders Sandberg y Thomas Moynihan, BBVA (2018) “Riesgos existenciales para el futuro de la humanidad” por Beatriz Díaz, Investigación y Ciencia (2020) “Cómo transformaría una guerra nuclear a pequeña escala al planeta entero” por Alexandra Witze, “Carta de personal médico de todo el mundo sobre COVID-19 y la guerra nuclear”.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso