Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Kissaten, el nuevo proyecto del ex dekasegi Pedro Higa
Conozca la historia de la pareja que administró la conocida tienda “Vabenne” en Isesaki y hoy se encuentra en Lima
lunes, 19 de mayo de 2014 | 10:01 AM
Kissaten, el nuevo proyecto del ex dekasegi Pedro Higa
Galeria Imagenes

Un nuevo proyecto en la vida. Esa podría ser la máxima de Pedro Higa Higa (43) quien retornó al Perú después de trabajar 23 años en Japón. Quiere aprovechar al máximo lo que ahorró con esfuerzo junto a su esposa, Ana Castillo (42) pensando siempre en el futuro de sus hijos Seiyi (10) y Hikari (7).

No es fácil. La vuelta a casa lo ha sorprendido en todo: desde la parte económica de la propia gente con mayor capacidad de gasto pero al mismo tiempo con situaciones que necesitan mejorar, particularmente con el tema de la seguridad.

Pero Higa sopesó los puntos a favor y los puntos en contra y se propuso ser artífice de su propio destino. Bajo esta consigna es que decidió orientar sus esfuerzos hacia la consolidación del negocio propio. 

Así nació Kissaten, un lugar especial donde se puede degustar desde un despachado y apetitoso pan con chicharrón, un refrescante jugo natural y distintos platos criollos a buenísimos precios.  Pero esta no es la primera vez que Higa Higa puso su propio negocio como veremos más adelante.

DEKASEGI VICTORIANO

 Pedro Higa Higa estudió la primaria y la secundaria en el Colegio nikkei La Victoria. En julio de 1989 viajó a Japón tras financiar su pasaje con la agencia Inoue. Su primer trabajo fue en Washizu, Shizuoka, cerca a Hamamatsu. En Fujikiko Kabsuhi Kaisha laboró por ocho meses dentro de una línea de producción de autopartes.

Una mejor oferta laboral en la Hino de Tokio lo convenció para mudarse de empleo. En este lugar permaneció dos años armando camiones. Tres horas extras diarias fueron suficientes para seguir en la brega.  A fines de 1992 regresó al Perú. Quiso descansar un poco pero al mismo tiempo medir la temperatura comercial del país. Bajo qué condiciones, riesgos y ventajas, se podía invertir.

Con la participación de su madre Carmen Higa, inauguró una joyería, muy cerca al mercado de Jesús María. Aunque se trató de un intento fallido que culminó prematuramente un año después, Pedro Higa lo tomó como una valiosa experiencia, sobretodo, en cuanto a las fortalezas y a las debilidades del mercado. Hoy lo encontramos 20 años después y haciendo un mero ejercicio de análisis, “las cosas han cambiado totalmente”, reflexiona.

LA EXPERIENCIA “VABENNE”

En 1998 regresa nuevamente al Perú por seis meses. Visita a varios familiares y con el ánimo al tope, emprende la vuelta a la isla. Esta vez consiguió un empleo en Gunma, en la fábrica Benkan, productora de válvulas para distintas máquinas del área hospitalaria. Permaneció 10 años en esta empresa. 

En esta etapa conoce a quien después sería su esposa: Ana Castillo (42) con quien se casa y de manera conjunta abren un negocio de regalos en pleno corazón de Isesaki, de nombre “Vabenne” por siete años. La crisis que sufrió ese país  obligó a la pareja de esposos a cerrarlo. Hasta entonces a la tienda no le fue nada mal, especialmente con los clientes brasileños.

Fue un importante apoyo para la economía de la casa y le permitió al matrimonio llevar con un poco más de tranquilidad la etapa de embarazo y la crianza de los hijos. Mientras Pedro trabajaba en la fábrica, Ana hacia lo propio en Vabenne y los niños pasaban parte del día en el Yasaka Hoikuen primero y el Hinode Hoikuen después.   

Benkan fue su último empleo. Por entonces ya visionaba la vuelta al país. “Regreso al Perú por el futuro de mis hijos y por el mío también”, se dijo asimismo. El epilogo de este nuevo proyecto fue Kissaten. Como toda empresa que se abre camino en este país, los primeros meses resultan duros y complicados. Después de un cierto nivel de posicionamiento las cosas pueden ir mejor. Al menos para respirar más tranquilo.

Dentro del servicio a la clientela en cuanto a los platos no hay algo definido. Si algo ha aprendido Pedro es a marchar de la mano del gusto del comensal. Pueden inclinarse por un pan con chicharrón pero también por los mariscos. Por eso han potenciado la preparación de los platos con la ayuda de dos expertos chef en esa especialidad.

“Hemos visto que los mariscos también están saliendo. Pero eso es más que nada los fines de semana. Vamos a darle al cliente entonces un buen producto, con sabor y presentación de primera. Por eso tenemos el respaldo de personas que dominan el tema y a la gente le ha gustado”, afirma Higa Higa.      

Kissaten

Café- Fuente de Soda- Chicharronería-Platos criollos y marinos

Av. Angélica Gamarra 434 Urb. El Trébol

Los Olivos

Telf. (511) 405-6611 

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso