Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«Kokinawa Sin zapatos en casa»
Isaac Higa Yara presentó su tercer libro con artículos publicados en diario Perú Shimpo
sábado, 22 de febrero de 2020 | 5:37 PM
«Kokinawa Sin zapatos en casa»
Galeria Imagenes

Isaac Higa Yara, columnista de Perú Shimpo desde hace 15 años, presentó su libro Kokinawa Sin zapatos en casa (Parte 3), con artículos publicados en este diario. La ceremonia se realizó el lunes 17, en el salón Sasagawa del Centro Cultural Peruano Japonés.

Para Isaac «Koki» Higa fue un acto cultural con muchas emociones, momentos sorprendentes e inolvidables. Su hija Luna Higa Miyashiro, los sucriptores de Perú Shimpo, las personas que laboran con él, expresaron las más sinceras felicitaciones por su excelente manera de ser como papá, por su solidaridad, y por sus cualidades para escribir semanalmente en su columna «Kokilandia».

Lunes es el día más pesado por ser el inicio laboral y el final del descanso. Y 7:30 p.m., es la hora punta con mayor congestión vehicular. Sin embargo, no han sido excusa como para perderse la presentación de Kokinawa. Más bien, el salón Sasagawa quedó chico, porque muchos de los asistentes estuvieron de pie, no había espacio donde sentarse.

Cultura de Okinawa

Jorge Yamashiro, actual presidente de la Asociación Okinawense del Perú, fue el maestro de ceremonia. 

El inicio del programa ha sido con un baile y canciones típicas de la prefectura de Okinawa (Japón). Fue una expresión cultural okinawense.

Isaac Higa, por la rama materna y paterna, es descendiente de inmigrantes okinawenses. Es exbecario de la prefectura de Okinawa.

Héctor Igei, Koki Higa y Hiro Teruya, acompañados con el sanshin, instrumento musical okinawense, tocaron Kagiyadefu, baile infaltable al abrir una ceremonia. Bailó Roberto Higa.

Asimismo, dedicaron a los presentes Asadoya Yunta, una canción okinawense muy conocida en la comunidad nikkei.

«Manual para aprender a vivir»

De inmediato, Pedro Makabe, médico psiquiatra, y expresidente de la Asociación Peruano Japonesa, autor del prólogo de Kokinawa sin Zapatos en casa, hizo el comentario de esta nueva obra.

Subrayó que desde los inicios, los artículos de Koki Higa son valiosas fuentes de aprendizaje, «tanto para mi práctica profesional como para mi vida personal».

Precisó que las columnas de los diarios son generalmente conceptuales e impersonales, sin embargo, los textos de Koki son casi todos autobiográficos. 

«Cada semana nos regala un trocito de su vida y de su alma, con un estilo descriptivo muy ameno y creativo».

Afirmó que lo más esencial y trascendente de sus anécdotas es que las comparte desde su ser interior que mira las circunstancias de la vida con consciencia reflexiva, positivismo, compasión, humildad responsable y amplio sentido del humor, «dejándonos en cada párrafo una o más lecciones de vida, a tal punto que sus libros yo le pondría el nombre de Manual para aprender a vivir. Sus ecritos son una invitación a practicar buenos hábitos sociales, que nos permitan una mejor convivencia y calidad de vida para todos. Así podríamos aprender a ser mejores padres, mejores hijos, mejores ciudadanos, en fin, mejores personas».

El doctor Makabe aseguró que una de las características que más aprecia en Koki es su actitud mental positivo. Afronta los problemas y contratiempos de la vida como oportunidades para aprender, mejorar, crecer, reivindicarse, transformarse.

«Siempre me impresiona cómo acepta sus frustraciones y desilusiones con una sonrisa, y cómo convierte una situación ingrata en una narrativa divertida que encierra una lección de vida muy útil como experiencia para el futuro».

Señaló que le conmueve de Koki la mirada compasiva y empática de los defectos y errores humanos, además de su búsqueda del justo medio como balance entre los perjudiciales extremos.

«Kokinawa Sin zapatos en casa»

Isaac HigaYara dio a conocer el inicio de la columna Kokilandia en el diario de la comunidad peruano japonesa Perú Shimpo, así como el contenido de sus artículos.

En de junio del 2004, se encontraba en la prefectura de Okinawa, como becario de la Universidad de Meio, en la ciudad de Nago, se animó a escribir una líneas sobre algún momento de su infancia, emulando esas preguntas entrevistas intrascedentes que aparecen en las revistas.

«Por alguna razón desconocida lo envié a Perú Shimpo, el diario decano de la colectividad peruano japonesa y, por otra razón aún más inexplicable, tuvieron a bien publicarlo».

Indicó que desde ese ejemplar, hasta la fecha deben de haber pasado más de 500 artículos y la columna, primer sin nombre, pasó a llamarse «Kokinawa» (Koki+Okinawa) y finalmente «Kokilandia», nombre por demás pintoresco, que fue creado por un anterior director del periódico «en mención de una graciosa, inocente y bien intencionada equivocación».

Detalló que al principio, escribía sobre sus experiencias en Japón, como un nikkei que va descubriendo con asombro un mundo nuevo. La forma de ser de los japoneses, su cultura, el respeto, las calles impecables, sus ansias de uniformidad o su desarrollo como país fueron temas usuales en esas páginas. 

A su regreso al Perú, en el 2006, pensaba que esta etapa de columnista llegaría a su fin, pero luego de unas semanas de ausencia se dio cuenta que los relatos no estaban estrictamente vinculados a una región geográfica, sino a sus experiencias y a la forma en que pueda, muy personal, errada y a veces graciosamente, interpretarlas.

En relación al contenido de sus artículos, señaló que no solo ha tenido el objetivo de comunicar. «En segundo lugar ha sido, y sigue siendo, un ejercicio muy personal de autoconocimiento. Cada tema o artículo no hace más que ayudarme a ser consciente de lo que pienso y lo que siento sobre algún tema específico, algunas veces coincidiendo con los lectores y otras generando desacuerdos que he recibido en forma de correos, llamadas telefónicas o comentarios en persona».

En tercer lugar, es una forma de catarsis y a Koki le ahorra lo que gastaría en una sesión de terapia.

Manifestó que Kokinawa Sin Zapatos en casa es el tercer libro de recopilaciones, el primero ha sido en el 2006, y el segundo en el 2013.

Acerca del título de su libro,  anotó que estar sin zapatos en casa es una costumbre japonesa de limpieza y salud. «En la entrada a un hogar nos sacamos los zapatos y andamos al interior descalzos o en pantuflas. Así, lo que traemos de la calle, literal y metafóricamente, no ingresa a nuestro hogar. Este libro, así como los dos anteriores, es una invitación a andar sin zapatos en casa».

El autor de Kokinawa sin Zapatos en casa expresó la gratitud a su esposa Sonia, «por todo el apoyo a lo largo de estos años». A sus hijas Luna y Zoe «por enseñarme tanto de la vida». A su familia «por estar allí siempre». Al periódico Perú Shimpo «por soportar tantas tonterías plasmadas en todas las líneas de este irreverante columnista».

Finalmente, y no menos importante agradeció a todos los lectores de Perú Shimpo «que durante todos estos años han sido la razón de ser de mi columna semanal».

Las emociones de Koki Higa desbordaron cuando Luna, su hija mayor, le dedicó las frases más tiernas, como el cariño y la admiración a su papá, así como el amor a su familia.

Luna y Zoe Higa Miyashiro obsequiaron a su papá, dos ramos de flores.

La ceremonia de presentación finalizó con una larga fila para la dedicatoria de Isaac Higa en Kokinawa Sin zapatos en casa.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso