Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
“En Japón la cultura de la higiene controla el contagio de coronavirus”
Entrevista a Koichi Shibata, becario de Fukuoka, que llegó a Lima en vuelo humanitario
jueves, 2 de julio de 2020 | 4:18 PM
“En Japón la cultura de la higiene controla el contagio de coronavirus”
Padre-hijo: Jorge Shibata, quien reside y trabaja en Japón y Koichi Shibata, becario 2019 de la prefectura de Fukuoka.
Galeria Imagenes
Padre-hijo: Jorge Shibata, quien reside y trabaja en Japón y Koichi Shibata, becario 2019 de la prefectura de Fukuoka.Becarios 2019 de la prefectura de la prefectura de FukuokaNovios en Japón: Leslie Azaña y Koichi Shibata.

Por Ciria Cahuca Falconí

Para el nikkei peruano Koichi Shibata ser becario de la prefectura de Fukuoka, Japón, entre marzo del 2019 a marzo del 2020, fue una experiencia muy enriquecedora. Por el cierre de las fronteras en Perú, estuvo varado por cuatro meses, hasta que retornó al Perú el 25 de junio en un vuelo humanitario.

Si bien, Japón es un país con mucho hacinamiento en el transporte, el becario 2019 resalta que “su cultura de higiene es muy fuerte y por esa razón se pudo controlar los contagios del coronavirus”.

Hijo de Jorge Shibata, descendiente de Fukuoka y de mamá chalaca que falleció cuando él tenía 5 años, Koichi hizo el postgrado en diseño gráfico en la universidad de «Kyushu Sangyo University, Zokei Junior College of Art and Design». 

Gracias a la beca que le ha otorgado Perú Fukuoka Kenjinkai ha tenido su tercer viaje a Japón. La primera vez ha sido cuando él tenía 13 años, para visitar a su papá. La segunda vez fue como dekasegi, para trabajar en fábricas japonesas.

¿Continúas en cuarentena y cuándo finaliza?

La cuarentena empezó ni bien pisé suelo peruano, el día jueves 25 de junio en el Hotel BTH Lima Golf. En un inicio, nos indicaron que nos quedaríamos aquí por 6 días, aproximadamente, hasta que venga personal del MINSA a hacernos la prueba. Sin embargo, el día 27 de junio, nos hicieron la prueba y salió negativo, por lo cual el 29 de junio, nos dejaron salir para ir a nuestras casas a terminar la cuarentena, es decir completar los 14 días.

¿Cómo fue la atención en este hotel?

Pues, la atención buena. Cuando llegamos nos desinfectaron, nos registramos y nos dieron las indicaciones debidas. Además, cada día nos dieron tres comidas básicas y bien servidas. No entiendo por qué, la gente se ha quejado tanto.

En Japón, ¿Fukuoka ha sido una de las prefecturas con menor número de contagiados de coronavirus?

No, en su momento fue de las prefecturas con mayor número de contagios. De hecho, Fukuoka fue de las primeras prefecturas en entrar en estado de emergencia, pero felizmente nadie de mi entorno cercano se contagió.

¿Japón es de los países con menor número de contagiados y fallecidos de coronavirus?, ¿cómo ha enfrentado la pandemia mundial?

Sí, a pesar de que, al inicio, Japón tuvo un pico muy elevado de contagios en invierno, luego llegando el verano bajó. Felizmente, su cultura de higiene es muy fuerte y por esa razón se pudo controlar los contagios. El uso de alcohol y mascarillas es algo que se utiliza  constantemente desde hace mucho tiempo en los centros comerciales y también lo usan las personas. Si bien es un país con mucho hacinamiento dentro de sus transportes, ayuda mucho que, en el transporte público, las personas no hablen, de esa forma también se evita el contagio.

Además, se empezó a usar más las tarjetas de crédito y los medios de transportes están unificados en sus pagos para poder utilizar las tarjetas (pasmo, nimoca, suika, etc.) y recargarlas en las máquinas de las estaciones. 

A tu retorno después de más de un año ¿qué es lo que más te llama atención?

La gente con mascarilla. De niño y joven pensaba, ¿por qué en Japón usaban tanta mascarilla y por qué aquí no?. Bueno, ahora la cosa se igualó. 

Aparte de eso, no he podido ver mucho, porque ni bien bajé del avión me trajeron a cuarentena de inmediato. Lo que he podido ver por redes sociales es que la gente o una parte de ella está metida en sus casas con miedo. Ya en los próximos días supongo que podré ver el cambio.

Otra cosa que me impactó fue que después de estar en un ambiente donde todo el día era japonés, volver y que todos te hablen en español es muy extraño. Claro, anteriormente ya he estado en Japón, pero en el ambiente de fábrica o de dekasegi, donde todos mis compañeros de trabajo eran brasileros o peruanos, entonces, todo el día, hablaba casi el mismo idioma de mi país. Sin embargo, estudiar allá y vivir, prácticamente, independiente es forzarme a pensar y hablar en japonés. Por eso fue raro.

Al finalizar tus estudios de becario, ¿cómo han sido los cuatro meses siguientes en Fukuoka?

Han sido interesantes, en realidad, en el mes de febrero mi novia (Leslie Azaña) fue a visitarme a Japón por un mes. Estuvimos paseando por Tokio, Shizuoka, Kyoto y Osaka. Ya se vivía todo el tema del virus, pero aún no era tan extremo. Es más, estuvimos en Yokohama, a pocas cuadras de donde había parado el crucero que estaba lleno de contagiados, felizmente no nos acercamos por ese lado.

Pero, luego de ese viaje empezó la parte fuerte de la pandemia en Japón, y además se cerró la frontera de Perú, por lo que ya no pude volver en la fecha correspondiente. Por ese motivo, tuve que coordinar con el koryu center qué iba a suceder a partir de ese momento y el tema de la visa, la subvensión económica para poder seguir sosteniéndome en Japón. Además, tuve que ver la manera de economizar más, racionar alimentos, o ir al super a buscar más ofertas y comprar en cantidades más grandes para evitar salir. 

Por otra parte, debo agradecer mucho al Consulado del Perú en Nagoya, en especial a la señorita Julissa de la Cruz. Desde que les informé mi caso estuvieron muy al pendiente. Me enviaron una caja con víveres, me avisaron de diferentes viajes humanitarios que por una u otra razón se cancelaban o se confirmaban con muy poco tiempo de anticipación, pero siempre estuvieron gustosos en apoyarme y darme asesoría hasta el final que me apoyaron económicamente con mi regreso en el vuelo de repatriación.

También agradecer al Koryu center de Fukuoka y al Gobierno de Fukuoka por el año de becario y el apoyo en el tiempo que tuve que quedarme por motivo del Covid-19.

¿Cómo ha sido tu experiencia como becario?

Muy enriquecedora, compartir con chicos de otros países (Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, México, USA) y practicar otros idiomas (japonés, inglés y portugués). 

Las actividades como becario son muy buenas, hay muchas personas y familias que te apoyan. Te llevan a conocer los lugares históricos, las comidas tradicionales, festividades, deportes, etc. Kazokukai cumple un rol muy fuerte en esta experiencia, esa asociación organiza muchas actividades para los becarios para que puedan conocer más y llegar a sus raíces.

El koryu center organiza otras actividades en las que nosotros podamos apoyar, por ejemplo, el shiteishouhei o Beca de niños. Son 10 días intensivos de mucha cultura, juegos, estilo de vida japonesa y aprendizaje. Vienen niños de muchos países con raíces fukuokanas, los cuales tenemos que guiar en su estadía. 

El estilo de vida como becario es independiente. Cada uno tenía que organizarse de manera económica y en tiempos para poder cumplir con todas las actividades oficiales, clases y además distraerse. Juntos cocinábamos las cenas todos los días, planeábamos salidas y excursiones, jugabamos videojuegos, etc. Prácticamente éramos una familia.

Por otra parte pude observar la diferencia en la educación del diseño gráfico en la universidad, una de las más grandes es que en sus primeros años hacen su especialización y acabando eso, recién hacen los estudios generales, al revés que aquí. Además, me di cuenta de que los alumnos son más operativos que analíticos, la timidez les juega en contra, no preguntan casi nada y aceptan sin refutar las palabras del profesor.

Por otro lado, varios becarios vivimos el tema del racismo. Como todo país, Japón también tiene sus aspectos negativos y éste es uno de ellos. A pesar de tener los rasgos japoneses, al ser un estudiante extranjero, no hablar el idioma a nivel nativo y, además tener más experiencia que ellos en el campo en que estudiábamos, provocó que afloren esos aspectos no tan bonitos de algunas personas. De hecho, Japón aún es un país con una mentalidad cerrada y competitiva, diría hasta cierto punto “picón” jajaja, suena raro porque si bien me excluyeron de un par de grupos, también el sentirse picones hizo que subieran su nivel en presentación de trabajos… no querían dejarse ganar por el “gaijin”.

También pude practicar béisbol en el equipo de la universidad, fue una experiencia muy fuerte. Al principio vi el nivel y era MUY SUPERIOR al peruano (la universidad estaba dentro del top 10 por varios años). Los chicos practicaban mucho durante el día (todo el día) y por la noche hacían entrenamiento individual o por parejas. Literalmente vivían una vida de deportistas como si fueran de élite, con staff de colaboradores, horarios para cada cosa, comidas todos juntos, etc. Fue muy loco porque en el draft del 2019, un compañero fue elegido para tener un contrato en un equipo profesional de Japón (Fukumori a los Rakuten Eagles). O sea, un día lo tienes al lado matándote de risa con él o haciendo jugadas con él y al día siguiente tiene un contrato con un equipo profesional.

Aparte de todo eso está permitido hacer viajes dentro del país para conocer otros lugares de Japón, pero no puedes trabajar, no puedes manejar ningún vehículo de motor (carro o motocicleta) y tampoco se puede viajar afuera del país.

¿En tus tiempos libres cantabas?

No podía hacerlo mucho porque si practicaba como era debido, los vecinos podían llamarme a la policía. Japón es un país de paredes de cartón y sumándole que es sumamente silencioso, imagínate. Y pensar en ir al karaoke tendría que tener mucho dinero para ir a cantar a cada rato, es muy caro.

¿Vienes de Japón con una visión diferente sobre el diseño gráfico?

En realidad, vengo con una visión no muy diferente a cuando me fui de Perú, pero sí debo aceptar que hay muchas tendencias raras, locas y hasta bizarras. El tema del diseño digital y redes sociales allá se explota mucho, sobre todo en Instagram. Sin embargo, el Facebook ya quedó muy de lado, es netamente informativo, pero no para hacer publicidad, para eso usan el Instagram, donde sí utilizan mucho la pauta, publicidad pagada.

¿Has nutrido con un estudio más tu CV?

Sí, vengo con la especialización en diseño gráfico publicitario, dirección de arte y branding. Además, realicé un proyecto de investigación acerca de las diferencias entre la publicidad japonesa y la peruana. También concluí la beca de intercambio cultural otorgada por el gobierno de Fukuoka.

Además, tuve la oportunidad de apoyar a unos amigos que abrieron su negocio de tacos, haciéndoles todo el tema de identidad corporativa y branding. Si van a Fukuoka, en alguna oportunidad, visiten o busquen “TACOMIA” (búsquenlos en Instagram)

¿Tienes comunicación con Perú Fukuoka Kenjinkai?

Sí, actualmente soy miembro de la directiva, ya que soy el líder del comité de jóvenes. 

Cuando estuve allá, nos comunicamos para el encuentro mundial de fukuokanos que se realizó en el mes de noviembre del 2019. Luego de eso hubo muy poca comunicación la verdad, salvo con algunos miembros.

Al regresar me pidieron hacer un informe detallado de mi año como kempi (becario) y cómo fue el proceso luego de terminar ese tiempo y quedarme por el Covid-19.

¿Uno de tus objetivos como becario ha sido motivar a los jóvenes una mayor participación en la colectividad nikkei?

En realidad, sí, era uno de los objetivos y lo sigue siendo. Pero, luego de muchas conversaciones con becarios de los otros países, casi todos los kenjinkai estamos pasando por la misma crisis, el tema de la identidad y las raíces japonesas se están perdiendo. Lamentablemente, en el Perú, no somos una comunidad tan unida o tan fuerte como es Bolivia o Paraguay. Incluso, Brasil, siendo la colonia más grande, viene sufriendo de este tipo de problemáticas. 

Los jóvenes actualmente no se interesan mucho por las actividades del kenjinkai porque piensan que son almuerzos o cenas de encuentro de adultos mayores y que se van a aburrir. Suelen realizarse las mismas actividades, los mismos shows, tanto que hasta ya se sabe el programa. Por eso, creo que debería haber un cambio generacional en las directivas. De esa manera modernizar y llegar mejor a los jóvenes sería más sencillo. Implementar nuevas actividades, cosas que les puedan interesar, el estilo de vida de Japón, cómo es la juventud actual japonesa y sobre todo que se enganchen más con su cultura e historia familiar.

El tema de la mezcla de culturas, ha afectado mucho. Un ejemplo de ello es la pérdida casi total del idioma japonés a nivel nativo dentro de la colectividad. Puedo decir que, aproximadamente, el 80% no habla japonés. Esto, también es una traba muy fuerte, ya que el idioma es algo que puede atarte a tus raíces japonesas. Y, a pesar de que viajes a Nihon, si no sabes el idioma, no vas a entender nada. Lastimosamente, luego de la II Guerra Mundial, en donde nuestros abuelos prohibieron a nuestros padres aprender o hablar japonés por el miedo a ser llevados a campos de concentración, el idioma japonés desapareció de la lengua de nuestros padres y a nosotros solo llegaron una que otra palabrita. Adicionalmente, ahora los colegios nikkei se preocupan más por dar certificaciones para entrar a la universidad o que el alumnado aprenda más el inglés, que el japonés. Y, con la diversidad cultural en los colegios, los estudiantes salimos con un japonés súper pobre.

Entonces, claro que mi objetivo es motivar a los jóvenes a una mayor participación, pero aquí también entran varios factores. Por ejemplo, la familia juega un rol fundamental, ya que debe impulsar eso, los padres deberían de poner cierta presión sobre sus hijos para que aprendan el idioma y la cultura. Los colegios nikkei, también tienen ese plus de ser llamados “colegios peruanos japoneses”, entonces deben ponerlo en práctica y enseñar con más fuerza, sobre todo, el idioma. Tal vez no dentro de la currícula formal, pero como una actividad extra curricular podría ser una buena alternativa. 

Profesionalmente, ¿cuáles son tus proyectos inmediatos?

Volver a rodar en moto nuevamente.

Bueno, a nivel laboral, conseguir un trabajo a tiempo completo como diseñador gráfico y proyectos para trabajar como freelance. Ahora, también ir armando pequeños programas para empezar con el tema de docencia. En cuanto a lo académico, presentar mi tesis para titularme, tal vez el próximo año porque en el 2020 ya está casi todo perdido. Más adelante, planeo estudiar una carrera que antes no me dejaron estudiar, maquillaje. Y, en otros aspectos, por qué no, viajar otra vez al extranjero. Tenemos un viaje pendiente con mi novia que es ir a Alicante, Londres y Marsella… y pensar en radicar por allá. 

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso