Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
Kotsunyo y Sadahira, una historia de amor que dio origen al templo Kifune
miércoles, 23 de septiembre de 2020 | 4:58 PM
Kotsunyo y Sadahira, una historia de amor que dio origen al templo Kifune
Galeria Imagenes

Por: Milagros Tsukayama

El pasado jueves 17, la Fundación Japón Madrid organizó la conferencia online “Kotsunyo, la princesa de los demonios, y el amor del cortesano”, a cargo de la Dra. Pilar Cabañas (España) y la Dra. Yayoi Kawamura (Japón). Estas especialistas en arte japonés encontraron esta historia de amor como imágenes de un libro de gran valor estético pero poco conocido, en la biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid. Esta historia además está considerada como origen del santuario shintoísta Kifune de Kyoto, por lo que la denominan “Kifune no Honji”. 

Este evento contó además con la moderación de Patricia Portillo, coordinadora de Fundación Nippon Madrid, y palabras de bienvenida a cargo de Kei Matsushima, subdirector de Fundación Japón Madrid. Sin ser ajeno a la nueva normalidad, Matsushima destacó la ventaja que tiene el formato online para seguir compartiendo contenidos a todo el mundo e intercambiar opiniones entre todos, sin importar el lugar de residencia.

Antes de analizar los detalles estéticos de la obra, Cabañas y Kawamura relataron la historia por turnos. La historia comienza en el Palacio Imperial de Kyoto con una  competencia de abanicos pintados. El abanico ganador fue el que tenía retratada a una bella mujer y fue entregado al cortesano Sadahira, quien quedó prendado de la imagen. Cuando conoció a la bella mujer, con ayuda divina, nació en ambos el amor. A Sadahira no le importó que ella sea Kotsunyo, la hija del rey de los oni, malignos seres carnívoros. Kotsunyo era distinta y de bondad innata e infinita. Sadahira la acompañó hasta el reino oni y Kotsunyo lo escondió dentro de su kimono, tras reducirlo de tamaño con su varita mágica. Los oni olfatearon la carne humana instantáneamente y el rey oni descubrió a Sadahira. Kotsunyo suplicó a su padre que no lo devorara, pero para salvar su vida, ella tenía que convertirse en el sacrificio. Cuando tuvieron que despedirse, ambos enamorados se intercambiaron trozos de sus obis (cinturón), como prenda de amor eterno. Kotsunyo fue devorada por su padre, como castigo ejemplar. Sadahira regresó a casa y rezó por el alma de su amada. A los pocos días, la tía de Sadahira dio a luz a una niña, pero fue rechazada porque nació con el puño izquierdo cerrado. Sadahira se apiadó de la pequeña y la acogió en su casa, que llenó de alegría. Cuando la niña cumplió 13 años, su puño se abrió espontáneamente y dejó caer un trozo de obi, que era el que Sadahira había entregado a Kotsunyo. Sadahira comprendió que ella era la reencarnación de Kotsunyo y se casó con ella. Cuando se enteró el rey oni, la corte de Kyoto se sumió en caos y conflictos. 

En otra escena, aparece Tsuchigumo, un monstruo araña, y una escena final describe a una princesa que viaja a través del río Kifune y en donde su barco se detuviera, construiría un santuario. El santuario shintoísta de Kifune terminó siendo consagrado a la pareja de amantes Kotsunyo y Sadahira. 

Esta historia se encuadra dentro de un género literario muy difundido desde la edad media en Japón denominado Honjimono, que narra la historia fundacional de un templo o las reencarnaciones de seres bondadosos como fue Kotsunyo. Las doctoras Cabañas y Kawamura encontraron diversos detalles en las escenas, por ejemplo: 

Perspectiva caballera: las escenas están representadas desde cierta altura (como si el espectador observara la escena desde el techo). 

Fukinuki yatai: traducido como “tejados borrados”, porque se representa el interior de los palacios sin techos ni tejados, ofreciendo una vista generosa del interior.

Figuras humanas: los rostros son ovalados y los ojos y nariz son apenas una línea. Se diferencian a los personajes por las vestimentas o kimonos. 

Nubes: elemento importante en la pintura japonesa, las nubes enmarcan las escenas. Ocultan las partes que no nos interesan y sirvan para enfatizar las partes que sí deseamos destacar. Las nubes de esta obra son alargadas, lineales, de color grisáceo y matizadas con polvos de oro esparcidos por encima. Las nubes alargadas son denominadas suyari-gasumi (bruma en forma de lanza). 

“Obra de taller”: la diferencia de trazos en las escenas denota trabajo de maestro y discípulo. El maestro pintó las escenas principales, los rostros y kimonos de los protagonistas y sus discípulos intervinieron los detalles secundarios.

Influencia china: que se refleja en los trajes y arquitectura representados en las escenas.

Este Kifune no Hojin tiene formato orihon (acordeón) y consta de 15 cartones sobre los cuales están adheridas las ilustraciones, 29 en total. No tiene texto, solo imágenes. Sus hojas son washi y su portada está forrada en una lujosa tela kinran (brocado), con fondo de hilo azul de algodón y nubes en hilo de plata. 

Este álbum fue comparado por ambas especialistas con otras versiones disponibles en el extranjero (formato emaki o rollo). La Dra. Cabañas analizó la versión que se encuentra en el Museo Nacional de Etnografía de Leiden (Holanda) y la Dra. Kawamura, el mismo formato en el Museo de Arte de Harvard (Estados Unidos). En la versión de Harvard, la escena del banquete de los oni no es tan cruel y dramática como la versión del Complutense, se evita el desnudo y el rostro del rey oni luce más humano y menos fantasmagórico. Existe un carácter más cercano entre el ejemplar de Leiden y el de la Complutense.

Kifune no Honji es una obra de mediados del siglo XVII, puramente pictórica, vistosa y llena de color. No tiene texto que señalara a su artífice ni título que pudiera ser traducido o dar una pista sobre su narración, expresaron las expositoras. Es parte de la donación bibliográfica que hizo el ingeniero Juan Cebrián Cervera a la Universidad Complutense en la segunda década del siglo XX.

FUNDACIÓN JAPÓN MADRID

Institución oficial del gobierno japonés, tiene como misión promover el intercambio cultural y el entendimiento mutuo entre Japón y otros países del mundo. Actualmente cuenta con 25 oficinas en el exterior, 2 de ellas en países de habla hispana: México y España. Este año, la oficina en España está cumpliendo su décimo aniversario.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso