Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
“Difundir nuestra cultura okinawense” es la mayor misión de AOP
Entrevista a Raúl Tsuto Kobashigawa Kiyan, presidente institucional
lunes, 5 de abril de 2021 | 4:09 PM
“Difundir nuestra cultura okinawense” es la mayor misión de AOP

Por: Ciria Chauca Falconí

Raúl Tsuto Kobashigawa Kiyan  preside la Asociación Okinawense del Perú, AOP. Peruano sansei, nieto de inmigrantes de la prefectura de Okinawa, Japón, ingeniero industrial, con maestría en Gestión Económica Empresarial, ha asumido el desafío de dirigir una institución en tiempos de Covid 19.

En entrevista virtual, explica la situación actual de la AOP, cuánto ha cambiado a partir de marzo del 2020 y cómo enfrenta los efectos económicos. Asimismo, da a conocer sus objetivos de presidente de una asociación que es considerada como una “gran familia!!!... solidaria, esforzada, luchadora, muy unida, alegre y divertida”. Y tiene como mayor misión difundir la cultura okinawense.

Por el Día de la Amistad Peruano Japonesa, que se celebra hoy 3 de abril, Raúl Kobashigawa brinda a la colectividad nikkei y a la comunidad en general “un abrazo muy fraterno”.

¿En un año cuánto ha cambiado la Asociación Okinawense del Perú?

Muchísimo… lamentablemente, producto de la Pandemia que asola al mundo entero, hemos tenido que reinventarnos en muchos aspectos, pasando por un proceso que empezó aceptando la realidad, aprendiendo y adaptándonos a la nueva manera de vivir, y con resiliencia salir adelante.

¿Para la AOP cómo son las consecuencias económicas?

Los ingresos más importantes que tiene la AOP provienen del alquiler de sus instalaciones deportivas, así como del auditorio. También provienen de los diversos talleres que se realizan en la AOP; además, tenemos ingresos importantes provenientes de los servicios del Restaurante, y de manera muy particular, gracias a un Convenio de Cooperación con la Asociación Peruano Japonesa colaboramos con la atención de los adultos mayores del Centro Recreacional Ryoichi Jinnai.

Con esta Pandemia ninguna de las actividades descritas se pueden realizar… Imagínese, cómo nos afecta esta situación…

Pero, gracias a la iniciativa de nuestro Gerente, Roberto Higa y a todo su equipo de colaboradores, se reemplazó todo por el ya conocido “Delivery AOP”, que permite en estos momentos, poder asumir gran parte de los costos mensuales que tenemos.

Tenemos que agradecer a la gran cantidad de familias que apoyaron y siguen apoyando a la AOP, solicitando este servicio.

¿En tiempos de coronavirus ha tenido que reinventarse esta institución?

Definitivamente sí, como todos en el mundo lo hemos tenido que hacer…

Primero, tanto directivos, asociados y simpatizantes, hemos tenido que dejar de asistir a nuestra casa matriz ubicada en Ate, para realizar reuniones virtuales, las actividades que solían convocar a grandes cantidades de familias enteras también fueron reemplazadas por actividades virtuales. Hemos tenido que implementar protocolos de bioseguridad, y quizás el cambio más radical, fue el de tener que cambiar todas nuestra actividades generadoras de ingresos por el “Delivery AOP”.

¿Cuántos meses tiene el servicio delivery de AOP?, ¿cuántas personas trabajan?

Estamos próximos a cumplir un año en esta actividad… es increíble que haya pasado este tiempo ya. En los momentos de mayor demanda, logramos atender a unas 500 familias al mes, repartiendo verduras, frutas y abarrotes, pero ahora la cartera de productos se ha incrementado, y atendemos también pedidos de carnes, artículos de limpieza e higiene, y lo último es la preparación del tradicional “Obento” los días sábados.

Es increíble también que en esta reinvención, podamos dar trabajo a 18 colaboradores nuestros, y 6 tercerizados que nos apoyan con la distribución.

¿El local de AOP sigue funcionando y de qué manera?

En estos momentos, y siendo muy respetuosos de las normativas sanitarias, no podemos realizar actividades que convoquen a las personas.

Nuestro Auditorio ha sido convertido en todo un gran patio de operaciones en donde se llevan a cabo las actividades del Delivery, contando con espacios para la recepción de los productos, la desinfección de los mismos, la preparación de los pedidos, y el despacho en sí.

También, de acuerdo a las medidas sanitarias, eventualmente la piscina funciona, pero solo para la preparación de los atletas de alto rendimiento, no así para fines recreativos, lo que está prohibido. 

¿Cómo presidente de la Asociación Okinawense del Perú cuáles son sus objetivos?

Para este año de gestión, nos hemos fijado 5 ejes de gestión: (1) Salud: priorizar la salud de todos: colaboradores, directivos, asociados y simpatizantes en general, acatando las disposiciones del Gobierno Central, Minsa, entre otros. (2) Disciplina de Gastos: tenemos un Presupuesto de Ingresos y Gastos que debemos respetar. (3) Difusión de la Cultura Okinawense: nuestra mayor misión, es la de difundir nuestra cultura Okinawense, si no lo hacemos seríamos cualquier otra asociación cultural, social o deportiva, pero lo que nos hace ser lo que somos, es justamente difundir nuestra cultura. (4) Trabajo muy estrecho con “Consejeros”, “Fujinkai AOP”, “Jóvenes”, “Shi-Cho-Son”: (5) Obra física: En las últimas Directivas se ha vuelto una tradición el realizar una obra que quede para la institución, Así María Luisa Kohatsu, dejó para la AOP el Parque Infantil, la Biblioteca, y empezó las obras de la zona de parillas; Akira Yamashiro, dejó para la institución los equipo de aire acondicionado para el Auditorio. Lo importante de todo esto y que tenemos que resaltar, es que ninguna de estas obras le costó a la AOP nada, todo fue realizado con actividades y “tocando puertas”, y eso es lo que pretendemos hacer.

¿Usted estuvo preparado para ser presidente institucional con plataforma virtual y hacer frente a la pandemia?

Considero que no. La pandemia todavía continúa y va a seguir un tiempo más, creo que casi nadie en el mundo estaba preparado para una situación así. Lo importante en cualquier situación es reconocer nuestras limitaciones, para saber en qué debemos mejorar y fortalecernos, y con mucho esfuerzo y actitud positiva, rodearse de personas con múltiples capacidades pero sobre todo con mucha vocación de servicio, hacerle frente a las diversas situaciones que se nos presenten, y con mucha resiliencia seguir avanzando.

¿Covid 19 ha cambiado el escenario de la comunidad nikkei?

Considero que la esencia que tenemos como colectividad nikkei no la hemos perdido ni la vamos a perder. Siempre que reconozcamos nuestras raíces, practiquemos los valores que nos legaron nuestros antepasados, teniendo una visión y misión claras, no perderemos nuestra identidad.

Lo que sí es cierto, es que las maneras de hacer las cosas sí han cambiado… el no poder reunirnos, el no podernos dar un abrazo, el modo de realizar nuestras actividades no presenciales, eso sí ha cambiado, pero no va a quitarnos nuestra esencia de ninguna manera.

Considero también que en estos 122 años de la inmigración japonesa, los nikkeis nos hemos ganado un espacio en el escenario social, que no fue gratuito, ha sido producto del esfuerzo, solidaridad, humidad, gratitud, disciplina, etc., que todos practicamos y que nos caracteriza como comunidad nikkei. 

Hay que reconocer a la Asociación Peruano Japonesa como entidad matriz de nuestra comunidad, por los esfuerzos que realizan, representándonos muy dignamente.

¿Tiene alguna particularidad ser socio de AOP?

Sí, claro que sí… en principio, formará parte de una gran familia, en donde uno es acogido como un miembro más de nuestra gran familia. Además podrá gozar de todos los servicios que ofrece nuestra institución, restaurante, campos deportivos, piscina, talleres, biblioteca, zonas de esparcimiento familiar, etc., además de aprender de nuestra cultura.

¿Qué es la Asociación Okinawense del Perú?

Es una gran familia, solidaria, esforzada, luchadora, muy unida, alegre y divertida. Su sede institucional es nuestra casa. 

Es una gran comunidad que con mucho esfuerzo y humildad, cumple con los fines para las que fue creada, así, podemos decir que es una institución cuya misión es la de representar a la colectividad okinawense en el país y en el extranjero, además de integrar a todos sus miembros. De la misma manera preservar y difundir nuestra cultura a las futuras generaciones y en general a toda la comunidad.

La AOP recibió un gran legado de sus fundadores, en cuanto a valores, aspectos culturales y muchas tradiciones, que ahora constituyen una gran responsabilidad y que asumimos con mucho compromiso, honor y humildad, en seguir por el camino trazado.

¿Su mensaje?, su llamado para las nuevas generaciones.

En lo personal, me gusta mucho trabajar con jóvenes, la energía, las ideas disruptivas, el dinamismo que tienen, los nuevos conocimientos que poseen son invaluables. No debemos subestimar el potencial de los jóvenes.

Es imprescindible para todas nuestras instituciones motivar y fomentar la participación de los jóvenes para que sean quienes asuman las riendas de las mismas.

Debemos involucrar a los jóvenes en el quehacer de las instituciones, que conozcan y vivan la experiencia de cada institución, enseñarles a querer a sus instituciones, para asegurar la trascendencia de las mismas.

Toda institución debería tener un Departamento o Dirección de Jóvenes, en donde aprendan y se forjen, los nuevos líderes. 

¿Sus saludos por el 3 de abril?

En este día, en el que conmemoramos el arribo de los primeros inmigrantes japoneses al Perú, fecha en la que se inició esta hermosa historia de amistad entre dos pueblos distantes y diferentes, deseo saludar en nombre de la Asociación Okinawense del Perú, a toda la colectividad peruano japonesa, y brindar a todos un abrazo muy fraterno, que sea un día de celebraciones, pero también de reflexiones, que honremos a nuestros antecesores, seamos dignos de todo el sacrificio realizado por ellos, y que miremos el futuro con mucho optimismo y sigamos construyendo los lazos que unen y estrechan aún más a nuestros pueblos, del Perú y del Japón.

Raúl Tsuto Kobashigawa Kiyan

“Soy nieto de inmigrantes japoneses que vinieron al Perú desde la prefectura de Okinawa. Mi abuelo paterno ha nacido en la prefectura de Nishihara, ha sido comerciante. En Lima se estableció en Barrios Altos. Mi abuelo materno nació en la ciudad de Nakagusuku, tenía una bodega y se estableció en el Callao.

“Soy hijo de Elena Kiyan Tomona y Raúl Kobashigawa Shiroma.

“Mi esposa es Laura Nakasone Nozoe.

“Tuve la oportunidad de conocer la prefectura de Okinawa… fue un sueño cumplido conocer la tierra de mis ancestros. Fue muy emocionante y conmovedor estar en Okinawa… ojalá en un futuro próximo pueda volver…”

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso