Año de la inversión para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria

Version Bilingüe
64 Años: diario de Bandera de la Colectividad Nikkei

Regresar
«Cuando tus hijas te miran y te extienden los brazos es en ese momento que te sientes papá»
Entrevista a Enrique Ishida Dancourt, padre de Maemi y Saori
lunes, 22 de junio de 2015 | 5:42 PM
«Cuando tus hijas te miran y te extienden los brazos es en ese momento que te sientes papá»
Galeria Imagenes

Por: Ciria Chauca Falconí

Enrique Ishida Dancourt, nieto de un inmigrante japonés, es padre de Maemi y Saori y está casado con Cecilia Komatsudani. Es abogado corporativo y actualmente se desempeña como presidente de la Cooperativa Pacífico. 

En la siguiente entrevista, define lo que es ser papá desde su experiencia, que -confiesa- tiene  errores permanentes. Además, revela que este Día del Padre estará feliz porque sabe que ha preparado a sus hijas «para que puedan salir del nido tan jóvenes y descubrir la vida fuera de la casa, con sus propias experiencias».

¿Qué es ser papá?

Es una gracia de Dios y una asunción de responsabilidad que dura toda la vida, sin importar la edad de los hijos.

El nivel de responsabilidad va cambiando, los primeros días te eres espectador, luego un cuidador de bebé, más adelante un educador. Después un amigo que pretende ser consejero, o tal vez un protector disfrazado de amigo. Seguro que más adelante mi sentido de responsabilidad se convertirá en un esfuerzo por molestar lo menos posible a mis hijas. 

Pero lo que no cambia es la gracia de Dios, está cada día que veo a mis hijas, en cada momento que hablo con ellas, cuando veo su desenvolvimiento, el crecimiento en cada etapa de sus vidas, y también lo siento cuando ellas me divierten, me hacen sentir feliz.

¿Cuánto cambió su vida con la llegada de su primera hija?

Totalmente. ¡Nunca más duermes tranquilo!

¿Pudo acompañar a su esposa en los momentos en que sus hijas nacieron?

Tuve la suerte de estar al lado de Cecilia en el nacimiento de Maemi y Saori. Y tengo la suerte de estar casado con ella hace casi veinticuatro años, y de compartir la experiencia de ser padres desde hace veintidós.

¿Cómo fueron los primeros meses de papá?

Tengo clarísimo que los primeros meses fueron mucho más intensos para la mamá que para mí. Yo estaba en el trabajo en el día y recién al finalizar la tarde llegaba a casa. Era la mamá la que se fajaba en ese momento e incluso en las noches. Acompañé algunas desveladas, pero no todas. Para mí no ha sido muy complicado. Cecilia y las bebés me la hicieron fácil. Aunque me he encargado de todo para mis hijas, bañarlas, cambiarles pañales, darles el biberón, hacerlas dormir, etc., lo he ido haciendo poco a poco, como sin darme cuenta, sin tanta complicación, sin sentir sacrificios. 

¿Se dio tiempo para jugar con ellas?

He intentado ser un papá que dé tiempo y atención a sus hijas. Más que por un deber, por el gusto enorme de pasar tiempo con ellas, cuando eran bebés, niñas, y hasta ahora que ya son ma-yores de edad. Creo que todo ese tiempo ha dado sus frutos, porque las siento cercanas a mí. Con una inmensa confianza. Con comodidad. 

¿Algún recuerdo especial de cuando ellas eran pequeñas?

Tengo muchos recuerdos especiales. Recuerdo que por mi poca habilidad para el canto, y ante la necesidad de cantarles para que duerman, utilizaba la melodía del «Cumpleaños feliz» para cualquier letra que se me ocurriera. Me inventaba cuentos y cuando me pedían repetirlo, ellas me iban corrigiendo, según la versión original, que muchas veces ya no recordaba. 

¿Qué sintió cuando le dijeron papá por primera vez?

Una dicha enorme, no solo que cuando lo hicieron por primera vez, sino siempre que lo dicen. Y es que, incluso desde antes que hablen, cuando tus hijas te miran y te extienden los brazos, sientes complicidad, amor, ternura, etc. Es en ese momento cuando te sientes papá.

¿Antes de tenerlas se sentía preparado para ser papá? 

Nunca lo he estado, ni lo estoy, ni lo estaré. Soy imperfecto. Soy un papá con muchos defectos, con errores permanentes. Cada día que gano experiencia, se basa en algo que no hice bien. Y cuando lo haces bien se generan nuevas situaciones, en algunas se acierta, en otras, la mayoría, uno se vuelve a equivocar.

¿Tiene alguna particularidad ser papá nikkei?

En principio podríamos pensar que no, y podríamos decir que se es papá a secas, sin importar la colectividad a la que perteneces. Pero por otro lado, cuando ves los principios y valores que compartimos, sí puedes considerar que tiene una particularidad el ser papá nikkei, o con mayor precisión el ser simplemente nikkei, ya sea que tengas hijos o no. 

Aunque los principios y valores son universales y no pertenecen a ninguna colectividad en especial, si preguntas a personas no nikkei que definan a nuestra colectividad, lo más probable es que nos definan por los principios y valores, como la laboriosidad, la honradez, el respeto, el orden. Yo diría que ahí está la particularidad de ser papá nikkei, el tratar de que nosotros y nuestros hijos hagamos honor a esa definición, el hacer honor a nuestros ancestros. Y que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos se sientan orgullosos de ser nikkeis, y estén obligados también a una actuación recta, para que nos sigan definiendo como hasta ahora.

¿Qué tiene de especial este Día del Padre para usted?

Maemi, la mayor, hace cuatro años partió al extranjero a estudiar, por lo que ya no está conmigo el tercer domingo de junio. Saori, la menor, partirá en julio también a estudiar fuera. Este Día del Padre tiene eso de especial, tal vez sea el último que celebre físicamente con una de mis hijas. 

Probablemente, en los siguientes años me saludarán por teléfono, por Skype, o por correo, pero ya no habrá el beso de la mañana. Y aunque eso me causa tristeza, también siento una gran alegría porque sé que ellas están preparadas para su nueva etapa. Por eso estaré más feliz que triste, y seguiré celebrando, con la alegría de haberlas preparado con mi mayor ánimo, con mi mayor entusiasmo, para que puedan salir del nido, tan jóvenes y descubrir la vida fuera de la casa, con sus propias experiencias. No soy un papá que quiere que sus hijas circulen alrededor de él. Me he esforzado por no ser indispensable para ellas. Y tengo la confianza de que harán de sus vidas una realidad basada en lo bueno que han aprendido. 

Yo también soy hijo y tengo la suerte de tener a mi padre cerca, probablemente seguiré celebrando más como hijo que como padre.

¿Cómo saludará a su padre?

En mi saludo solo le puedo decir que es mucho mejor papá de lo que yo trato de ser cada día. Y que todo lo bueno que puedo ser como padre, es porque trato de imitarlo a él. 

¿Sus saludos para los papás peruanos?

Saludo a todos los padres en su día, y les rindo un homenaje especial a los que, queriéndolo, no podrán estar con sus hijos, ya sea porque están lejos o porque tienen que trabajar, o por cualquier otra razón que les impida abrazarlos.

Inicio | Nosotros | Legal | Politica de privacidad | Redes de Conectividad | Soporte| Diseño de Páginas Web | Contactenos |
Perú Shimpo. Copyright © 1997 - 2019
Desarrollado por Diseño Web Perú S.A.C
Este sitio está protegido por las leyes internacionales de derechos de autor y marca registrada. Todos los derechos reservados.
al usar este sitio web aceptas los terminos y condiciones a continuacion: se prohibe el uso y copia de informacion y lementos de nustro sitio web sin previo consentimiento , la territorialidad de jurisdicción a la Republica del Perú, para mas informacion vea : condiciones de uso